Buscanos en las redes sociales

Space Force: La ficción supera a la realidad

Series

Space Force: La ficción supera a la realidad

Hoy vamos a dedicarnos a una comedia recientemente estrenada en Netflix y que tiene en su nómina a uno de los mejores actores del género.

Pergeñar una buena sátira no es de por sí fácil. Pero se vuelve más complicado cuando el objeto de la burla hace cosas mucho mas delirantes que las que se les pudieran ocurrir a cualquier guionista. Así que cuando Donal Trump dijo, en 2018 «Para defender Estados Unidos no basta con tener presencia en el espacio, debemos tener el dominio del espacio» para acto seguido ordenar la creación de una sexta rama de las Fuerzas Armadas denominada Fuerza Espacial, le estaba poniendo las cosas bastante difíciles a cualquiera que pretendiese satirizarlo.

El proyecto nunca se llevó a cabo, pero Steve Carell y Greg Daniels (el mismo dúo al que debemos la versión norteamericana de The Office) ya habían recogido el guante y alumbraron junto a Netflix los diez episodios de una serie que explora en tono de comedia lo que podría haber ocurrido si la idea de Trump se hubiera hecho realidad. ¿Les irá mejor que al presidente? Lo veremos.

 

BOOTS ON THE MOON 2024

El día en que el General Mark Naird (Steve Carell) recibe su quinta estrella espera recibir también el mando de la Fuerza Aérea, lo que implica el retiro de su enemigo Kick Grabaston (Noah Emmerich) pero en su lugar, lo que obtiene es el mando de la recientemente creada Fuerza Espacial, puesto que es poco mas que un chiste. Aún así, Mark supera el mal trago y se muda a una base «secreta» en Colorado, junto a su esposa Maggie (Lisa Kudrow) y su hija Erin (Diana Silvers) para intentar reflotar la tan largamente abandonada carrera espacial, bajo el lema «Botas en la luna en el 2024».

Apenas un año después de su nombramiento, la vida de Mark ha cambiado… para peor. La fuerza que dirige sigue siendo un chiste, las botas están muy lejos de llegar a la luna y nuestro protagonista tiene que lidiar con las exigencias del presidente, los requerimientos del jefe científico Dr. Adrian Mallory (John Malkovich), las descabelladas ideas del responsable de medios de comunicación «Fuckinkg Tony» Scarapiducci (Ben Schwartz) y la completa inoperancia de su asistente personal Brad Gregory (Don Lake). Su situación personal no es mucho más alentadora: Maggie está en prisión y allí se quedará por al menos 40 años y Erin no acaba de ajustarse a la vida pueblerina, y para colmo está saliendo con Yuri «Bobby» Telatovich (Alex Sparrow), un soldado que es a todas luces, un espía ruso.

 

DELÍRIUM TRÉMENS

La primera mitad de la serie es básicamente una sucesión de situaciones delirantes que alcanzan su clímax y comienzan un franco descenso hacia el final, cuando el costado dramático cobra mayor relevancia. Lo mejor por lejos es la interacción entre Malkovich y Carell. La «vis cómica» del primero se potencia en las escenas que comparte con el protagonista de Virgen a los 40 (The 40-Year-Old Virgin, 2005) y así mismo algunas de las mejores escenas «serias» son también las que ocurren entre ellos dos.

El final es muy abierto, los guionistas dejan a la mayoría de los protagonistas en una serie de situaciones tan imposibles que nos queda el sabor de boca de que no están muy seguros acerca de una posible continuación. Personalmente me recordó el caso de Sledge Hammer (1986 – 1988). Tras una temporada de 22 episodios, los creadores de la serie estaban tan convencidos de que no habría continuación que hicieron que el protagonista destruyera toda la ciudad de Chicago intentando desmantelar un artefacto nuclear. Así que cuando recibieron la noticia de la renovación, se vieron obligados a realizar una segunda temporada en forma de precuela.

Puede que no sea eso lo ocurrido con Space Force, al menos, según el propio Daniels, quién ha dicho a medios norteamericanos «Ciertamente esperamos un par de temporadas más, y hemos empezado a reunir a los escritores principales para discutir lo que sucederá el próximo año. No tenemos respuesta aún, pero bueno. Hay mucho por hacer, basados en dónde terminamos.». Habrá que esperar y ver si recibimos una nueva tanda de episodios. Lo que es yo… espero que así sea.

 

 

Continue Reading

Tiene 46 años, es programador y lee ciencia-ficción desde que tiene memoria, aunque su primer libro "serio" lo leyó a los 12.

Comentar

Más en Series

Trending

CM! PODCAST

To Top

Desarrollado por Offshoot media