Buscanos en las redes sociales

Re:Mind: misterio a la japonesa

Series

Re:Mind: misterio a la japonesa

Una extraña, pero interesante propuesta de TV Tokio y Netflix que se ve arruinada por la pobreza de las actuaciones… ¡D’ouch, les conté toda la nota en la bajada!

 

ONCE INDIECITAS

Once estudiantes secundarias en la víspera de su graduación se despiertan sentadas alrededor de una larga mesa de madera, con sus rostros cubiertos por capuchas. Pronto descubren que tienen los pies sujetos al piso, con los tobillos metidos en una suerte de puerta-trampa en el suelo asegurada con un candado. El cuarto en el que se encuentran les resulta desconocido, una habitación de recargada decoración plagada de relojes, cuadros, animales embalsamados, candelabros… y un libro de Ernest Hemingway titulado «I Guess Everything Reminds You of Something» (en inglés en el original japonés).

Esa frase Supongo que todo nos recuerda algo será fundamental para descubrir las razones por las cuales las protagonistas se encuentran en esa situación. La idea es que nada de lo que hay en la habitación está allí por casualidad. Las chicas deben observar atentamente su entorno y cada cosa que les evoque un recuerdo será la excusa para aliviar su conciencia y admitir sus múltiples culpas, en la esperanza de que esa expiación las libere de su cautiverio.

BUENA IDEA, DESARROLLO PASABLE, PERO…

La premisa es interesante: un misterio por resolver (¿Quién secuestró a las estudiantes y por qué?), con el aliciente de que quienes deben hallar las respuestas son las propias víctimas, con los escasos medios que el secuestrador ha puesto a su disposición y sin poder moverse de dónde están sentadas. A medida que la trama avanza, descubriremos una historia de bulling, violencia escolar, buenas intenciones mal dirigidas, amor y mezquindades personales. De transcurrir la acción en los estados unidos, puede que hubiese sido menos entretenida, pero (asumiendo que la narración sea un reflejo no demasiado distorsionado de la realidad) las estructuras de clase de un colegio secundario japonés sorprenderán al espectador occidental: sus estereotipos son bastante distintos de los que acostumbran a poblar esta clase de historias.

Como pasa muchas veces, hay bastante humo y espejos: movidas efectistas que no tienen lógica aparente. Por ejemplo, al principio de la serie aparecen en la sala sapos y ratas, que luego desaparecen sin dejar rastros y sin una razón creíble. A las ratas se las ve marchar diligentemente por una puerta, como atraídas por un flautista invisible, los sapos… bueno, supongo que se los habrán comido las ratas. Menos plausible aún es la forma que desaparecen las chicas a medida que confiesan sus culpas. Estas desapariciones siempre están precedidas por un corte de luz que no dura ni un minuto y son completamente silenciosas… ¿cómo se supone que hace el secuestrador para, en tan poco tiempo, deshacerse de la muchacha y volver a cerrar los candados que la sujetaban? ¿Cómo logra que no forcejee y no profiera ni un grito?

La resolución del misterio también nos deja a con varias dudas. Tantas, que a los doce capítulos de la serie se decidió anexarle un decimotercer episodio, un especial titulado RE:WIND que actúa de precuela y supuestamente aclara los hechos. En la práctica, sin embargo, no es más que una especie de documental sobre una semana en la vida de las protagonistas, plagado de escenas «a lo House of cards», con la acción detenida y las protagonistas mirando a cámara y hablando directamente con el espectador. Concejo gratuito para directores: no usen esta técnica, ya no le queda bien ni siquiera a la serie que la impuso.

 

…PÉSIMAS ACTUACIONES

Lo primero que me sorprendió de la serie fue lo mal que actuaban todas y cada una de las protagonistas. No lograba imaginarme como habían logrado hacer un casting tan pobre. La respuesta es que las muchachas pertenecen a algo llamado Hiragana Keyakizaka46, un grupo de J-pop (pop japonés) surgido de un casting al estilo «Idol» ¿No entendieron nada? Yo tampoco. Si no son milenials ni cultores del pop oriental, la explicación más aproximada es que esta serie está protagonizada por las Bandana japonesas. Da dolor de muelas ver los patéticos intentos de las chicas por expresar, aunque mas no sea, una emoción. Las alegres (o tristes o sorprendidas… nunca se sabe) jovencitas ya habían protagonizado una serie de doce episodios para Amazon Japón titulada Tokuyama Daigoro wo Dare ga Koroshita ka? en Julio de 2016. En esa oportunidad, les tocó representar a un grupo de estudiantes secundarias que enfrentaban un curioso misterio. Se nota que intentan diversificar.

 

Y AL FINAL ¿LA MIRO?

Mas allá de la pobreza actoral, la serie se deja ver, sobre todo porque los capítulos no duran más de veinte minutos, lo que la convierte en ideal para ver en esos momentos de ocio tan breves que no se puede encarar el visionado de nada más interesante.

Tiene 46 años, es programador y lee ciencia-ficción desde que tiene memoria, aunque su primer libro "serio" lo leyó a los 12.

Comentar

Más en Series

Trending

CM! PODCAST

To Top

Desarrollado por Offshoot media