Buscanos en las redes sociales

Nueve números y recuadros

Cómics

Nueve números y recuadros

Después de su publicación semanal en Internet entre 2013 y 2016, Locorabia editora acaba de recopilar en papel Sudoku, de Alejandro Farias, Otto Zaiser y Pablo Colaso. El repaso del tomo, a continuación.

Después de su publicación semanal en Internet entre 2013 y 2016, Locorabia editora acaba de recopilar en papel Sudoku, de Alejandro Farias, Otto Zaiser y Pablo Colaso. El repaso del tomo, a continuación. 

Piratas y sirenas

Bruno ‘el Tano’, Ciro y Andrés son tres amigos porteños en ese difícil momento de la vida que representa el tránsito entre la (pos) adolescencia y la adultez. Como tales, son un poco parecidos a todos nosotros durante aquel ambiguo margen de edad que va desde los veintipico a los treinta y algo; jóvenes sin muchas responsabilidades, informales y despreocupados, con una única e impostergable urgencia en común, el sexo. Levantar una mina para obtener sus favores amatorios es el norte ansiado por todos, hacia el cual dirigirán sus esfuerzos con dispar suerte. Al menos ese es el presunto, simpático, punto de partida de este relato de 88 páginas. A poco de andar y muy sutilmente la trama comienza a dar un vuelco hacia el otro costado del asunto, acaso más interesante, esto es, el inicio y la evolución de una relación de pareja.

El protagonismo implícito es asumido por Andrés desde el mismo instante en que conoce a Daniela y logra, no sin ciertos sobresaltos muy graciosos y bien orquestados argumentalmente, conquistarla. Antes y durante el proceso, que incluirá salidas a boliches y el cine, forzados encuentros ‘casuales’ en la vía pública, llamados, mensajes y otros tantos tropiezos de diversa índole; sus dos amigos, el abuelo y Florencia, la compañera de departamento de su interés amoroso, pasarán a alternar los roles secundarios con mayor o menor relevancia y eficacia según el caso, mientras que su pasado volverá a atormentarlo bajo la amenaza del regreso de su ex, la impredecible Ema, con graves consecuencias sobre el futuro inmediato.

Regiones conocidas

El registro calificaría como comedia dramática, alternando por ello pasos de humor y enredos, con otros momentos algo más intensos, de mayor peso emocional, si se quiere. Su telón de fondo es, obviamente, el costumbrismo, terreno muy poco frecuentado en nuestra historieta en el último tiempo, a excepción de algunas pocas obras. La forma de publicación seriada, vía soporte web, a lo largo de cuatro años (2013-2016), explota gran parte de la potencialidad intrínseca del subgénero en cuestión, tanto en lo referente a recursos narrativos como contextuales, a través de situaciones cotidianas, diálogos, lugares y hábitos que nunca lucen forzados. Por el contrario, su desenvolvimiento siempre se da de modo natural y creíble ante el lector; todo un logro de los guionistas, Alejandro Farias y Otto Zaiser, el hecho de mezclar sabiamente instancias de vida recurrentes en función de un buen relato.

La narrativa de Pablo Colaso, con fuerte influencia de la escuela franco-belga, pero también del medio local -prueba de ello es Ciro, claro homenaje a Pepe Sánchez-, hace fluir la trama sin mayores sobresaltos. De hecho, convierte en fortaleza la dificultad que supone para todo dibujante atarse a una determinada puesta en página, elaborando ingeniosas formas de sortearla. La aplicación de una gama de color, que varía hacia el epílogo, es también una muestra de su personal y característico estilo. El diseño y la expresividad de los personajes constituyen otro punto fuerte -sabemos en quién se inspiró gráficamente para Andrés, otra celebración de la amistad en una obra que trata, precisamente, de los afectos-, la calidez de Daniela, el gélido carácter de Ema, los secundarios recurrentes -el novio de Flor, su amigo gay, etc.-, todos tienen su impronta distintiva. A lo que hay que agregar un destacado laburo en materia de fondos.

Acaso el mejor ejemplo del elevado grado de coherencia interna mencionado anteriormente tenga que ver con la razón del título del cómic y su consecuente puesta en página, con una estructura basada en la grilla de nueve cuadros y similar número de capítulos en su extensión, cuya razón obedece a la afición de Dani por el famoso juego matemático de origen japonés, que logra trasladarle a Andrés conforme ambos se afianzan como pareja, elemento que se resignifica hábilmente en el epílogo -agregado exclusivamente para la versión impresa-, logrando arrancar una sonrisa agridulce al lector. La vida, nada más, nada menos. Y las personas que conocemos al atravesarla.

Number One

Sudoku es muchas cosas, sin lugar a dudas. Pero por encima de todas, el primer trabajo como dibujante integral de Pablo Colaso, al que más de uno descubrirá ahora, señalándolo como el nuevo ‘tapado’ de la historieta nacional. No está mal que eso pase, es, en cierta forma, un acto de justicia para con su trabajo. Tardío, eso sí, pero más vale tarde que nunca. Para los que tenemos la suerte de conocerlo, por el contrario, ese reconocimiento es la consecuencia lógica de su enorme talento, sumado a los muchos esfuerzos que viene llevando adelante en el medio desde hace décadas, que empiezan con sus colaboraciones en el dibujo de historieta, pero ni de cerca terminan ahí. Su añeja militancia en la escena independiente rosarina, los trabajos en el campo del diseño gráfico y la ardua labor docente practicada tanto en escuelas como en diferentes talleres de cómics y animación, lo hacían largamente merecedor de este gran momento. Su alegría es, también, nuestra. Ya iba siendo hora.

Continue Reading
Publicidad

37 años, Licenciado en Comunicación Social. Comiquero por naturaleza, casi. Cinéfilo. Voraz lector, accidental escritor.

Comentar

Más en Cómics

Trending

CM! PODCAST

To Top

Desarrollado por Offshoot media