Buscanos en las redes sociales

Central Mutante ::.

La imaginación al poder

Cómics

La imaginación al poder

Crítica de Fantaciencia, de Mauro Mantella y Leandro Rizzo, republicada por Rabdomantes Ediciones

Desde un punto de vista estructural e histórico, el término Fantaciencia vendría a ubicarse en una zona gris e indefinida, a medio camino entre la fantasía épica y la ciencia ficción, amalgamando elementos constitutivos propios de ambos géneros; con raíces que pueden rastrearse a través de un amplio abanico de manifestaciones artísticas vanguardistas; además de la ficción literaria, claro está.

La denominación, elegida por Mauro Mantella (El Hombre Primordial, Ucrónicas) para titular la ambiciosa novela gráfica retrofuturista dibujada por Leandro Rizzo (Crossed, Zombie Zero) en blanco y negro, que Ovni Press supo publicar en el lejano 2008, no tuvo nada de azaroso. Por el contrario, le sienta muchísimo mejor que Ficcionauts, título que la obra recibió en el gran país del norte, donde fue dos veces editada. Con un recorrido que también incluye el mercado italiano, el trabajo se encontraba descatalogado en nuestro país, hasta que a fines del año pasado Rabdomantes Ediciones se encargó de recuperarlo, en una edición corregida y aumentada, definitiva, coloreada para la ocasión por Marcelo Blanco.

El cuidado libro de 96 páginas (formato 24×17), prologado por Hernán Khatchadourian, cuenta con una nueva doble-portada del propio dibujante y muchos extras a modo de complemento, que los fans agradecerán. Hay aquí numerosos bocetos conceptuales de los personajes, entornos y vehículos, pin ups varios, la reproducción de su tapa original, por Roberto Viacava, y un completo listado de las muchas referencias (literarias, televisivas y cinematográficas) citadas en sus viñetas.

Pórtico

La historia está estructurada en tres capítulos, que totalizan 64 páginas. El presente propuesto tiene lugar hacia el año 1956, en la fantástica ciudad de Hipercity, hogar de los reconocidos Ficcionautas, grupo encargado de corregir cualquier anomalía creativa que perjudique el normal devenir de las grandes creaciones ficticias humanas de todos los tiempos. Conforman el heroico cuarteto la bella Zool Stone, exitosa actriz que decidió abandonar el cine para acompañar a su amado Dalan Valley, valeroso aventurero y líder, el brillante profesor Emerio Standford, reputado científico amigo de afamados personajes de la literatura universal, y el intrépido joven Jack ‘el Homo-Fictio’, quien saltó de las páginas de Charles Dickens a nuestra realidad, situación que le confirió invulnerabilidad ante cualquier tipo de ataque.

Al inicio de la trama, ciertos indicios de que algo anda mal con el Omnilibro llaman la atención de los protagonistas, que se trasladan a Ideópolis para consultar a su enigmática jefa, Lady Principia Conceptia, al respecto. Mientras tanto, uno de los villanos menos peligrosos de la agrupación, el Profesor Calculus Poisson, recibe la visita del desconocido Agente X. Enfundado en una armadura y proveniente del Más Allá, el hombre tiene un elaborado plan que incluye la manipulación del pusilánime enemigo (bajo la promesa de otorgarle mayor reconocimiento) y su ayudante, Jon In the Hole, para acabar con nuestros héroes. Las piezas se ubican sobre el tablero para que el inusitado juego, finalmente, se ponga en marcha. Los Ficcionautas deberán enfrentar el mayor desafío de su cruzada, sin que nadie sepa a ciencia cierta quién está moviendo los hilos de todo cuanto acontece en las diferentes realidades imaginadas.

Mundos en el abismo

Quienes hayan accedido al resto de la producción de Mantella, trabajos reseñados en este sitio conforme Rabdomantes los iba recuperando editorialmente, sabrán que los límites fácticos son puestos a prueba una y otra vez por su pluma, en lo que constituye una original ‘marca de estilo’ fuertemente influenciada por reconocidos escribas ingleses del noveno arte. Este caso no es la excepción, pero la particularidad pasa porque la obra en sí misma fue concebida como un explícito homenaje a la ciencia ficción y fantasía en cualquiera de sus formas, lo que la convierte en una lectura particularmente recomendable para los seguidores de ambos géneros. Sin reservas.

Por lo demás y considerando la extensión, hay decisiones creativas que bien merecen ser destacadas. En primer lugar, el hecho de mostrar al grupo ya constituido y en acción desde el vamos, agiliza los tiempos de la etapa introductoria, perfilando rápida y efectivamente a los diferentes personajes, que terminarán de definirse de cara al lector merced a las actitudes que toman frente a las diferentes instancias del conflicto. Después, el diario personal de Zool representa un hábil recurso argumental para conocer, de primera mano, las impresiones de los protagonistas conforme todo se va complicando en sus vidas. Lo que resta es metaficción pura, a muchos niveles, con inesperados giros y un final que no es lo que parece.

En el apartado gráfico, sorprende gratamente el grado de profundidad que aporta el coloreado de Blanco al gran trabajo de Rizzo. Para constatarlo, basta con repasar la edición original de Ovni, en B/N. La lograda paleta de colores se convierte en el complemento perfecto para que la historieta adquiera su identidad última. Los trazos destacan por su clasicismo, evidente desde lo sobrio de la puesta en página, pero también por el detallismo que manejan, necesario para dar cuenta de la imaginería visual propuesta. Hay un diseño conceptual que abreva, obviamente, en el retrofuturismo, palpable en los diferentes entornos por los que transitan los héroes, así como en las máquinas, armas, robots, naves y monstruos que pueblan la trama. Del mismo modo, la narrativa nunca pierde fluidez ni los personajes expresividad.

Con todas sus alusiones de diversa índole, Fantaciencia se propone como un interesante destino historietístico, que exigirá más de una visita para el pleno disfrute del lector. La calificación de ‘clásico de culto’ le cae como anillo al dedo a este cómic, tan entrañable como aquella vieja película del espacio que disfrutamos volver a ver. Una y otra vez.

Si te gusta lo que hacemos podes colaborar con nosotros a través de un cafecito haciendo click acá.

Continue Reading
Publicidad

41 años, Licenciado en comunicación social. Comiquero por naturaleza, casi. Cinéfilo. Voraz lector, ocasional escritor.

Comentar

Más en Cómics

Trending

CM! PODCAST

To Top

Desarrollado por Central Mutante