Buscanos en las redes sociales

Central Mutante ::.

Superman, arriba en el cielo: Análisis de la miniserie de Tom King y Andy Kubert.

Cómics

Superman, arriba en el cielo: Análisis de la miniserie de Tom King y Andy Kubert.

Análisis de la miniserie recopilada hace un mes por Ovni Press originalmente publicada en Superman: Up In The Sky 1-6 y Superman Giant 3-13/15-16.

Llegué a este libro más de casualidad que por convencimiento. Afortunadamente, terminó siendo una grata sorpresa. El exespía de la CIA devenido en guionista Tom King (California, 1978) se consagró definitivamente entre el público con su logrado paso por la franquicia del hombre murciélago, entre 2016 y 2019, pero también había sabido cosechar el favor de la crítica especializada escribiendo ciertos proyectos puntuales con personajes de menor perfil en DC y Marvel Comics. Cuando se anunció oficialmente la noticia de que iba a hacerse cargo de el primer ícono de la editorial, acompañado nada menos que por el gran Andy Kubert (Nueva Jersey, 1962) en los lápices, logró concitar sobre sí toda la atención del fandom comiquero mundial. Con razón.  

Originalmente publicada en Superman: Up In The Sky 1-6 y Superman Giant 3-13/15-16, con fecha de salida entre 2018 y 2019, la miniserie recopilada hace un mes por Ovni Press en un único tomo de 176 páginas en formato 24x 17 cms. propone una aproximación tan simple como efectiva del octogenario personaje, por fuera de la continuidad actual.

Este dato resulta decisivo, puesto que no es necesario seguir las series que protagoniza ni, mucho menos, estar al tanto de algún suceso mainstream puntual, previamente narrado. Basta con tener un conocimiento general sobre el mito para poder disfrutar convenientemente del serial. Esto lo vuelve apto para lectores principiantes, cómo no, pero también termina otorgándole un indudable atractivo extra para aquellos algo más curtidos en el medio.

Funciona a muchos niveles

La aproximación pensada por ambos artistas viene a oponerse a aquella tácita sentencia  imperante en la industria al respecto de que el último hijo de Kryptón sería ‘difícil de escribir’; por su naturaleza, por sus poderes, por la cantidad de relatos que ya han sido narrados en ocho décadas de historia editorial, etc. El modo que encuentran para romper con aquel prejuicio es reducir conceptualmente al hombre de acero a la mínima expresión, su esencia, si se quiere. ¿Qué lo hace ser quién es? Su determinación, obviamente. Pues bien, en la puesta a prueba de esa sencilla respuesta encuentra su eje argumental la saga.

Alice, una niña huérfana de ascendencia afroamericana que vive en un hogar de adoptivo en Gotham City, ha desaparecido, aparentemente raptada por extraterrestres. Batman pasa el dato a su colega, quien comienza a investigar las pistas hasta obsesionarse con el caso, al punto de dejar desprotegido nuestro planeta e iniciar un viaje con rumbo incierto por gran parte del universo hasta dar con ella. Y allí, en esa particular carrera de postas espacial, de un lugar y tiempo a otro, por acción de un inestable portal interdimensional, se presentarán múltiples desafíos a resolver.

Un match de boxeo contra el poderoso Mighto, la reversión de su mítica carrera alrededor del mundo contra Flash, una misión imposible en la Segunda Guerra Mundial junto al Sgto. Rock y sus Easy Comandos, el desdoblamiento de sus dos identidades, un enfrentamiento contra Darkseid (en su perfil más maquiavélico) y, finalmente, el último acto del conflicto, con la desarticulación de los oscuros planes del misterioso villano alien responsable de raptar a la pequeña. Estos problemas, además de asegurar la consabida cuota de acción y homenajes, abarcan dilemas éticos y morales que forzarán al límite la motivación de Kal El, generándole dudas. Mostrándonos un héroe seguro de sí mismo, pero para nada infalible.

Después, la miniserie presenta muy buenas interacciones con su habitual elenco de secundarios y en relación al resto de sus compañeros de la JLA, donde el guionista demuestra un buen desempeño caracterizando. Por el lado de la  gráfica, Kubert ratifica el buen nivel característico de su trazo, con la espectacularidad de siempre, ayudado por las correctas tintas de Sandra Hope y el color de Brad Anderson. Pasando en limpio, Arriba en el cielo resulta una  lectura muy agradable, que asegura la sonrisa satisfactoria a propios y extraños. Demostrando, asimismo, que el primer superhéroe de la historia todavía puede ser vehículo narrativo para grandes relatos. Solo hay que saber entenderlo.

Si te gusta lo que hacemos podes colaborar con nosotros a través de un cafecito haciendo click acá.

Continue Reading
Publicidad
También te puede interesar...

41 años, Licenciado en comunicación social. Comiquero por naturaleza, casi cinéfilo. Voraz lector, ocasional escritor.

Comentar

Más en Cómics

Trending

CM! PODCAST

To Top

Desarrollado por Central Mutante