Buscanos en las redes sociales

Central Mutante ::.

El Odio Argentino

Cómics

El Odio Argentino

Guido reseña “Animal Urbano” de Guillermo Grillo y Edu Molina , primer número de la reedición de Comic.Ar.

Siempre se nos da por clasificar hasta lo imposible alguna obra, no nos contentamos que tenga una clasificación genérica, no, esta debe ser lo más puntillosa posible. Sino vean el género de terror, ya no hay una obra que pertenezca puramente al género, ahora todas deben pasar por un cuidadoso escrutinio para ubicarla en: de zombis, terror psicológico, asesino serial, “más tirando al suspenso“, slasher, de fantasmas, de exorcismos, found footage, etc.

Pero la paz no llega cuando logramos colocar a la obra en un subgénero, no, porqué estas subclasificaciones abren la puerta a algo peor, mucho menos objetivo y más subjetivo: los rankings o agrupaciones que no encuentran tranquilidad y que intentan calar hondo en la curiosidad del lector/espectador: ¿Cuál es la obra más original? ¿Cuál es el elseworld más emblemático? Las mejores tres obras postdecada del ’80… etc

Finalmente, llegamos a la pregunta que nos trae aquí, ¿cuál es el superhéroe más argentino?

La respuesta debería ser “Animal Urbano“.

Para defender tamaña respuesta primero hay que mencionar el origen del héroe: un obrero torturado y desaparecido por la dictadura militar, arrojado por estos a un lago contaminado renace años después convertido en una masa mutante vive solo por odio hacia sus asesinos. Luego el desarrollo de su publicación, propiamente es el canto de supervivencia de cualquier trabajador post-convertibilidad: comenzó a publicarse por un sello editorial, para pasar a venderse a través de un catálogo de cosméticos, luego la autoedición y finalmente ser rescatado en una edición a la altura de su calidad por Comic.Ar.

Una vez mencionado eso, empezamos a ver caracterizar a su protagonista y vemos las similitudes de este con el espíritu argentino. Lejos de peinarse con gomina, de ser un millonario, de vivir en un basurero pero con el traje siempre limpio, este héroe nacional y popular habla mal, vive en la villa con quienes se siente más relacionado, lejos de la hipocresía de la ciudad o de la falsa seguridad de los milicos a quienes detesta (la maldita policía), tan desprovisto de creencias que no viste traje, solo un trapo que parece habérsele enganchado al cuello. Tan solo él, y sus pelotas y pito al viento.

En el primer número de la reedición de Comic.Ar se reúnen los primeros números de la etapa de la editorial Furor iniciada en 1993 y las del sello Imaginador arrancadas en 1997.

Tato Dabat es el primer guionista de la serie y el creador del mutante, él fija las bases que luego usará Guillermo Grillo y que va a potenciar utilizando el origen villero del personaje para dotarle de humanidad al personaje y empezar a usarlo para una denuncia social, en constante lucha por defender a los marginados que buscan vivir en paz. Se pasa de un superhéroe de manual, del que hay millones de ejemplos y en los que varía solamente el origen, en este caso más local. Cuando Guillo toma la capitanía, se comienza a marcar aún más esta característica, pero para usarlo a favor de la historia, no solamente vive en una villa, hace de esta una declaración de principios a favor de los olvidados por la sociedad.

Establecido el héroe y sus principios, el villano también madura, ya se va dejando de lado el clásico malo, el ladrón o violento que se aprovecha de otras personas pasa a buscar al verdadero villano, aquel que teniendo el poder de proteger a la sociedad no lo hace y pretende el beneficio propio.

Una vez madurado el villano a quien el héroe debe atacar, comienza a cambiar el tono. Las primeras historias juegan con lo bizarro y la sátira, utilizan el tono un poco de moda de esos tiempos de “El Cazador“, “The Maxx“, “Tank Girl“, “Judge Dredd”. En este tomo a ninguna de las historias les falta acción, hay piñas por todos lados, los argumentos acompañan muy bien y los personajes son interesantes, aunque poco sabemos del mutante y hable poco y nada, Guillo se las ingenia para que siempre haya algo que contar y no sea solo un revoleo de piñas.

Lo que hace Edu Molina desde la primera página es hermoso en todos los sentidos, es impresionante que estemos ante una de sus primeras publicaciones y mirándolas ahora podemos entender la calidad que maneja hoy en día. Hay una gran atención por mantener un mismo estilo en toda la obra, sin experimentar en el estilo visual sino solo en el narrativo, vemos varias secuencias e intento que aún no termina de manejar pero que hoy en día ya son su marca registrada. Hay cuadros con un armado excelente con unos negros y blancos que sacan a relucir los escenarios. El dibujante maneja todos los recursos a discreción y con gran habilidad, los planos, la tinta, el monstruo gigante, los personajes, es una maravilla verlo evolucionar en cada una de las páginas. El armado de secuencias de acción es perfecto y te engancha desde el vamos.

Este primer volumen de “Animal Urbano” seguramente no sea lo más rico de la obra, en términos argumentativos son las más sencillas, muy volcadas al entretenimiento pero no deja de ser una lectura obligada, muy llevadero que nos permite ver la evolución a la que fue sometida por sus autores que pasaron de la sátira a armar una historieta con gran contenido social, muy crítica, que crearon episodios dramáticos muy fuertes como los de “Motín”, “Raccontos” o la desaparición a mano de la policía de Miguel Bru y que cerró con una gran saga muy a tono con sus primeras aventuras: “Asunto Sucio”. Historias que hacen aún más certera la frase de que el Animal es el héroe argento. Pero para llegar a eso hay que empezar por algún lado y nada mejor que hacerlo desde el primer volumen.

Si te gusta lo que hacemos podes colaborar con nosotros a través de un cafecito haciendo click acá.

 

Comentar

Más en Cómics

Trending

CM! PODCAST

To Top

Desarrollado por Central Mutante