Buscanos en las redes sociales

Central Mutante ::.

Solo los chicos

Cómics

Solo los chicos

Ponemos bajo la lupa Los Angirú, de Ernesto Parrilla y Nacho Yunis, lanzamiento que inaugura una nueva línea editorial de Rabdomantes Ediciones

Mis inicios en la lectura, al igual que tantas otras generaciones de argentinos, están directamente vinculados a la historieta. Acusando  apenas  cinco años, una tarde mi viejo me compró un ejemplar de ‘Correrías de Patoruzito’, de Editorial Universo. Con aquella  reimpresión de una aventura clásica del indiecito creado por Dante Quinterno, presentada en el tradicional formato apaisado a blanco, negro y gris, todo un mundo de posibilidades se abrió ante mis maravillados ojos de incipiente lector -y  futuro coleccionista-. Demás está mencionar que nada fue igual en mi vida a partir de entonces.

 

Desde hace décadas, ese material ha dejado de publicarse en el país y solo a través de las viejas casas de compra, venta y canje de libros y revistas usados, uno puede acceder a aquellas queridas ediciones. Consideración, esta última, que deja en evidencia una pregunta fundamental: ¿Cuáles son las historietas infantiles que cumplen ese rol iniciático, en la actualidad?

Mea culpa mediante por la parte que nos toca, lo cierto es que pocas veces desde la crítica especializada se atiende a este segmento, pese a que la oferta editorial -afortunadamente- ha experimentado un crecimiento sostenido en el último tiempo, que combina variedad y calidad. Allí están, para comprobarlo, las propuestas de Pictus Editora, con Escuela de Monstruos, de El Bruno, y Alina y Aroldo, de Max Aguirre, a la cabeza; Ediciones de la Flor, con El infante Dante Elefante, de J. J. Rovella y -mal que nos pese- Gaturro, de Nik; Comic.ar, con Los Crichos, de Andrés Lozano, y Alienígena, de Alejo Valdearena y Diego Greco; y Locorabia Editorial, con la antología Pumbapá, entre otros tantos títulos.

En este contexto, el editor rosarino César Libardi, con más de una década en el ruedo editorial a sus espaldas, consideró que ya era momento de que su sello, Rabdomantes Ediciones, contara con una línea dedicada a los más chicos de la familia. Así fue como a principios de año llegó a las comiquerías nacionales Los Angirú, obra de Ernesto Parrilla (Villa Constitución, 1977) e Ignacio Yunis (Santa Fe, 1976). El libro que inaugura la colección Yeah!, cuenta con 28 páginas a todo color en formato apaisado, 15×21 Cms.

Iguales y distintos

La historia presentada abarca temporalmente un año de cursado en la ficticia Escuela del Litoral, institución educativa a la que asisten, además de un variado grupo de seres antropomórficos de nuestra región, las hermanas Valen y Cata. La primera arranca cuarto grado, mientras que la segunda, verdadera protagonista del relato, inicia primero, donde se encontrará con algunos viejos conocidos, como Pili, su incondicional compañera del jardín. Claro que también verá nuevas caras, como la de Martín, un cardenal con cierto problema de tartamudez, o los revoltosos Germán, un yacaré al que siempre acompaña el melenudo Pablo. Entre los adultos, relegados a un rol más bien secundario, se encuentran la joven seño Susana, Marta, un lagarto overo hembra, maestra integradora de Martín, y la recta pero comprensiva cigüeña Ernestina, directora del establecimiento. Además de la mamá de las chicas, a quien curiosamente, nunca logramos verle el rostro.

Con una trama de desarrollo lineal, simple pero efectivo, la primera parte se ocupa de la presentación de rigor del elenco protagónico, en el contexto de desafío y expectativas que siempre renueva el inicio de clases. A las dificultades de integración que experimenta Martín por el hecho de ser ‘el nuevo’, además de su problema de expresión, se suma el bullying al que es sometido por los abusones del grado. Por suerte, Cata está de su lado. Posteriormente, la experiencia de una visita guiada al bosque logrará que los chicos dejen de lado sus diferencias iniciales y, al descubrir lo que tienen en común, vayan afianzando sus lazos de convivencia. Sobre el final, un certamen de youtubers escolar pensado para los grados superiores, se convertirá en el objetivo de los niños, lo que terminará –sorpresivamente- por dar origen al nombre del grupo.

Aquellas pequeñas cosas

No es ninguna novedad que, desde hace bastante, atravesamos un momento histórico sociocultural en el que la imagen se impone ampliamente por sobre las palabras, desde una multiplicidad de dispositivos electrónicos con pantallas. A temprana edad, las infancias se encuentran sobre-estimuladas por este bombardeo constante de mensajes visuales, hecho que torna difícil la tarea de inculcar el hábito de la lectura por parte de padres y familiares. La historieta representa una herramienta inmejorable para este fin, puesto que en tanto lenguaje que articula en su composición texto e ilustraciones, abre el juego a la temprana interpretación de significados, fomentando la imaginación y ampliando el vocabulario.

Después, se trata de dar con contenidos que resulten atractivos para despertar su atención, lo cual no es sencillo. Al contrario. El lanzamiento que nos ocupa tiene el potencial para convertirse en una buena opción a considerar, por las temáticas que aborda y los expresivos personajes que introduce, muy bien resueltos gráficamente desde la misma puesta en página, con pleno aprovechamiento del color digital como un recurso más. Claro que hay detalles por mejorar, en los diálogos, por ejemplo, un ‘Ah-Re’ puede andar, el ‘Uy, qué copado’ definitivamente no.

Angirú, en idioma guaraní, significa algo así como ‘compañero del alma’, una definición muy similar a lo que entendemos hoy día por amistad, noble vínculo que suele perdurar en el tiempo cuando sus bases se afirman en la niñez. Y mucho de ese sentimiento puede encontrarse en esta cuidada historieta, cuyo final promete una continuación en breve. Bienvenida sea.

Continue Reading
Publicidad

41 años, Licenciado en comunicación social. Comiquero por naturaleza, casi. Cinéfilo. Voraz lector, ocasional escritor.

Comentar

Más en Cómics

Trending

CM! PODCAST

To Top

Desarrollado por Central Mutante