Buscanos en las redes sociales

Central Mutante ::.

Por fin algo de la Amazona: Wonder Woman Año Uno

Cómics

Por fin algo de la Amazona: Wonder Woman Año Uno

Manuel Garcia Muro se hace eco de la reciente publicación de Ovni Press para contarnos que podemos encontrar en esta historia nacida con la intención de reinventar el origen de la hija de Hipólita manteniendo algunos de los aspectos clásicos del personaje.

Introducción y contexto de la obra

La Mujer Maravilla es un personaje muy infravalorado que, poco a poco, desde su excursión por el cine en el año 2017,  ha empezado a tomar más relevancia entre el público por fuera del ambiente comiquero.  Es que, aunque pocos recuerden, la amazona ha tenido etapas bastante interesantes y gloriosas.  A autores como el ya recomendado  George Peréz podemos sumar a William Messner-Loebs, John Byrne, Phil Jiménez, Brian Azzarello, Gail Simone, Greg Rucka, Jill Thompson, y la lista sigue, no todas las etapas son sobresalientes, pero no dejan de tener algo para tenerlas en cuenta.

Dicho esto, la reciente publicación de este volumen por parte de Ovni Press nos brinda algo de esperanzas para seguir viendo más publicaciones relacionadas con la amazona (aunque nada está confirmado). Volviendo al ya mencionado “Año Uno” nos preguntamos: ¿qué es lo que publico Ovni? ¿de qué se trata esta historia de origen de la amazona?, y, quizás lo más importante, ¿vale la pena leerlo? Vamos a verlo.

Entre los años 2011 y 2016/17 el origen de Wonder Woman se contó muchas veces, consecuencia de la “política de reinicio constante” de DC y por la publicación de historias alternativas de los personajes, cuestión ya de épocas anteriores. Jill Thompson contó una historia diferente del origen de la superheroina en “La verdadera Amazona” (la mejor, en mi opinión), Grant Morrison se hizo cargo de una versión alternativa en “Wonder Woman: Tierra Uno” y, obviamente, AzzarelloGreg Rucka en los New 52 y Renacimiento respectivamente. Esta es la versión de Renacimiento dónde Rucka decidió que, durante su etapa de regreso en la revista de la amazona (ya la había guionizado entre 2003 y 2006) la historia se dividiría en dos mitades que terminarían confluyendo sobre el cierre. La primera, en los números impares, narraría acontecimientos presentes con Diana buscando desesperadamente su hogar Themyscira, y una segunda, en los números pares, que reinventaría. Esto último, contando en los números 2, 4, 6, 8,10. 12,14, y parte del Annual 1, es lo que nos trae la editorial argentina.

Análisis de la obra

Para empezar, este origen de la Princesa Diana busca romper con el estándar de George Peréz de hace más de 30 años atrás y es que el origen propuesto por el legendario artista ( y gran responsable de la relevancia moderna del personaje) ya ha cobrado suficiente vigencia. De esta manera es bueno que otros responsables, como Rucka mismo, busquen modernizar las ideas bases que se impusieron hace tiempo para trasladarlas a la actualidad.

¿Qué nos cuenta Rucka entonces? Inicialmente nos presenta a los personajes de Diana y Steve, insatisfechos con sus vidas. Steve por tener un hueco vacío que no consigue llenar, y Diana sintiéndose atrapada en la isla donde habita.  Los momentos que el guionista nos va mostrando reflejan unas similitudes superficiales entre Trevor y la heroína, pero se diferencian en base a su contexto. Steve asiste a bodas, fiestas de amigos, cosas más relacionadas con nuestro día a día, mientras que Diana asiste a ceremonias, reuniones dónde se cuentan historias antiguas, etc. Toda una “armonía”  que cambiará  cuando Trevor llegue a la Isla Paraíso.

La llegada del soldado, genera el primer contacto de Diana con el mundo exterior, pero no provoca su sueño de conocerlo, ya que, este anhelo ha estado siempre en su corazón. En las amazonas, la llegada de Trevor provoca miedo y desconfianza, llevando a debatir su participación o no en el mundo del hombre, y que amenaza podría significar eso para su territorio. Llegan a la conclusión de que la llegada de un hombre es la señal de los dioses y deciden enviar  una representante al mundo humano. Dicha elegida, campeona de un torneo a disputarse proximamente, no va a poder regresar a Themyscira, renunciando a su inmortalidad, pero se convertiría en la embajadora de las Amazonas. Sin dudas, vemos a unas themysciranas más dialoguistas que guerreras.

No quiero ser demasiado detallista por si alguien nunca leyó esta historia, pero vamos a ver una Diana más humana, irónicamente, en un mundo donde nadie la entiende, y ella no puede hacerse entender. Un mundo dónde se sorprende a cada paso como, por ejemplo, la presencia en demasía de hombres y niños, esto nunca es alimento para la comedia sino que funciona para demostrar el choque cultural. Dónde no tiene todavía sus dotes, sus poderes son otorgados más adelante por los dioses griegos, quienes cobran forma de animal en el mundo del hombre.

Cómo para cerrar, hay guiños como la semi-desnudez de Steve en las escenas de acción, obvia referencia a la antaña semi-desnudez de la mujer en la Edad de Oro, es brillante. Hay nuevas cosas, como la relación de Bárbara Minerva (futura Cheetah) con Diana, y la multietnicidad de Themyscira, con rasgos griegos y mediterráneos más marcados, son cambios bastante necesarios.

Ahora vamos a decir lo criticable de la historia. El villano Ares, Dios de la guerra, es flojo, tarda demasiado en aparecer y tiene una participación escasa y por momentos forzada. Los demás personajes, más allá de lo novedoso del origen, pueden estar poco desarrollados  y algunas veces medios clichés (Diana como el clásico “Pez fuera del agua” sería un buen ejemplo). Parece ser que Bárbara Minerva salió favorecida de esto último ya que es el personaje más desarrollado de todos, incluyendo su back story en forma de extra.

El arte es hermoso, Nicola Scott se luce con muchas cosas, como por ejemplo que el diseño de los personajes definen la personalidad de los mismos. Las escenas de acción son muy buenas, visualmente hablando, los colores, ya obra de Romulo Fajardo Jr, son impresionantes, resalto los distintos tonos de piel de cada personaje. Además, los bordes y letras tienen un gran diseño, cambian según el idioma que se esta hablando, algo más que necesario en la historia.

En conclusión, Wonder Woman: Año Uno es una buena introducción a un personaje bastante interpretado a lo largo del tiempo, es atractiva visualmente, el guion tiene una buena base, aunque a veces peca de abierto y poco desarrollado, en definitiva,  una historia más que valida para nuevos lectores del personaje, nada más, nada menos.

Comentar

Más en Cómics

Trending

CM! PODCAST

To Top

Desarrollado por Offshoot media