Buscanos en las redes sociales

Central Mutante ::.

Un final épico: El Superman de Alan Moore Parte 2

Cómics

Un final épico: El Superman de Alan Moore Parte 2

Manuel cierra el repaso de Alan Moore como guionista del hombre de acero recordando ¿Qué fue del hombre del mañana?” para muchos la historieta que marca el fin del Superman conocido por toda una generación de lectores.

La primera historia de Superman se publicó en la Action Comics n°1 de junio de 1938. 48 años después,  la misma revista, en su número 583, publicaba la última historia del personaje.

Está claro que “¿Qué fue del hombre del mañana?” no fue el último relato del hombre de acero, las publicaciones siguientes lo confirman, pero si fue el fin de un Superman con el que una generación de lectores había crecido. Fue el fin de una era, al menos de aquella de casi 50 años.

Contexto de la época y un equipo histórico

Crisis en Tierras Infinitas fue la responsable de que exista “¿Qué fue del hombre del mañana?”, ya que, con la maxisaga, DC buscaba modernizar su universo y sus distintos personajes. Ya no habría 5 versiones de Tierras distintas de Superman, Batman, La Mujer Maravilla, sino una sola Tierra con una sola versión de cada personaje, con un pasado “en blanco”, en busca de renovar  o relanzar a los heroes de DC, entre ellos, Superman.

Tras el anuncio del relanzamiento del Hombre de Acero con la miniserie a cargo de John Byrne, Julius Schwartz, el editor responsable del personaje de 1971 a 1986, tuvo la oportunidad de cerrar su ciclo en las historietas del mismo. Así, cuenta el mismo Schwartz, se le ocurrió la idea de hacer creer que dichos números serian los últimos de verdad, dándole un final a los personajes y los hechos vividos por los mismos.

Con ese enfoque, empezó a pensar en el guionista que se encargaría de escribir la historia, su primera idea fue obvia, buscaría a Jerry Siegel, co-creador del personaje, pero, por problemas legales, el gran escritor de Superman se quedo con las ganas. La siguiente parte de la historia debe ser contada por el propio editor “A la mañana siguiente, aún me preguntaba que hacer al respecto, y resulta que desayuné con Alan Moore y le conté mis problemas. En aquel momento, se levantó literalmente de la silla, me echo las manos al cuello y me dijo: ‘Como se lo encargues a otro, te mato’. Como no quería ser culpable de mi propio asesinato, acepté”. El 19 de septiembre de 1985, Schwartz escribió a Moore y le dijo que era el momento de empezar a trabajar en el proyecto.

Para el apartado artístico, el editor la tuvo más fácil, ya que, Curt Swan era el artista más identificado con el personaje desde hacía 30 años. Para las tintas, Schwartz llamó a George Peréz, fanático declarado de Swan y, para la última parte de la historia, el editor optó por Kurt Schaffenberger, el dibujante de Superman Family, una revista clásica de la Silver Age. Las portadas son de Swan y Anderson, el gran equipo artístico de Superman de dicha edad plateada,  principal fuente de inspiración del aspecto visual de la película de 1978.

Para terminar, la última portada del Action Comis 583 tiene varios guiños, muestra a Superman yéndose volando de la azotea del Daily Planet, dónde todos le dicen adiós. Hay tres personas a destacar, una es Jennete Khan (la mujer que salvo a DC, y su presidenta en ese momento), Curt Swan (el dibujante) y el propio Julius Schwartz, obviamente, al fondo están los superhéroes. Otro detalle es que en el rostro de Superman se ven lágrimas en los ojos. Según Schwartz, “esas lágrimas son las de Curt (Swan)”.

Análisis de la obra

Para iniciar, vamos a decir que estamos ante uno de los mejores relatos de Superman, y creería que de superhéroes, ya que es una historia de carácter épico, que se anda sin rodeos para mostrarnos muertes, revelaciones y grandes momentos.

Ya desde la introducción, con una leyenda que precede a la mismísima historia, se hace referencia a elementos de la Golden Age. Lejos de ser un fragmento de texto de más, es la manera indicada para presentar la historia que estamos a punto de leer, presentada de manera tipo épica o fantasía heroica.

Se nos presenta el décimo aniversario de la muerte de Superman, en dónde un reportero llega a la casa de la ex-reportera Lois Lane (ahora Elliot), para que ésta le cuente la historia de los últimos momentos del superhéroe, ya que, seria la versión de una persona cercana al entorno del kryptoniano. A partir de ahí, se nos va contando la historia en modo flashback, donde Superman es atacado por sus más grandes enemigos por sucesos que no puede explicar. Ante el temor de un posible ataque a sus seres queridos, recluye a éstos en La Fortaleza de la Soledad para protegerlos.

Esto es, a rasgos generales, la vida de Superman llevada al extremo por el guionista, hoy puede parecer algo común, pero en su momento fue algo revolucionario, es decir, estamos hablando de un personaje que, de 1938 a 1986, había tenido pocos relatos de la misma índole que este, y es obvio que Moore se basó muchísimo, tanto esta historia cómo la del Annual 11, en esos pocos relatos, la mayoría escritos por el propio Jerry Siegel. Vemos a un Hombre de Acero que busca salvar a todos, menos a una persona, a sí mismo.

A pesar de su homenaje a la Silver Age, el cómic es de un tono oscuro y crudo.  No se termina de digerir una escena que ya tienes la siguiente. La mayoría están demasiado bien escritas, ejemplos como la plática de Superman y Perry White sobre quién es el amor de su vida, Lana Lang o Lois Lane,  o Lex Luthor pidiéndole a la misma Lana que lo mate, son prueba de ello. En otras escenas, como quién es el villano principal de la historia, que villanos aparecen y las partes finales de la historia, demuestran el entendimiento de Moore sobre la mitología del personaje.

La obra también da lugar a momentos dramáticos, cómo la visita de la Legión de Superhéroes a Superman, en dónde éste empieza a darse cuenta que su inminente muerte está cerca, cómo también la necesidad de estar acompañado por todos sus amigos en el peor momento, ahondando en los sentimientos más profundos y humanos del héroe.

En palabras finales, la idea de no contar demasiado es la invitación a leer esta clásica historia del personaje, en dónde se busca humanizar  al Hombre de Acero, demasiado glorificado durante mucho tiempo. No es “La última historia del personaje”, al menos de forma directa, pero si del mito del mismo, desarrollado durante varias décadas, con un editor y equipo creativo que entendieron esto, y buscaron darle un final a su altura, cosa que lograron de forma contundente.

 

Fragmentos de Schwartz citados de la edición de ECC de “Grandes Autores de Superman: Alan Moore, ¿Qué le pasó al hombre del mañana?  Y otras historias.

 

Comentar

Más en Cómics

Trending

CM! PODCAST

To Top

Desarrollado por Offshoot media