Buscanos en las redes sociales

Central Mutante ::.

Humor, fútbol, amistad y una revancha pospuesta 30 años

Cómics

Humor, fútbol, amistad y una revancha pospuesta 30 años

Dai Gauna reseña La pelota no dobla: la naranja mecánica, 78 páginas de historieta bien futbolera con guion de Guido Barsi y dibujos de Pablo Fernández editada por Pi Ediciones.

Luego de la antología La pelota no dobla: Historietas de y sobre fútbol, Pi Ediciones sale de nuevo a la cancha con La pelota no dobla: La naranja mecánica, 78 páginas de historieta bien futbolera con guion de Guido Barsi y dibujos de Pablo Fernández.

En esta historia nos encontramos a Emmanuel “El Mago” Ledesma, muchacho de 40 años, padre de un niño y con otro en camino. El Mago y su equipo de amigos, Los Verdes, eran los reyes de la cancha en el torneo juvenil de 1990 hasta que un error de Ledesma les hace perder la final frente a los Cardenales. Treinta años después, Ledesma no ha vuelto a pisar una cancha y aplaca sus ganas de fútbol jugando videojuegos con su hijo.

La vida regular y casi monótona del Mago da un giro cuando vuelve a encontrarse con su Némesis, “Huevo”, líder de Los Cardenales, quien no pierde tiempo en recordarle a Ledesma la pifiada que se mandó treinta años atrás. “Huevo” le menciona que les falta un equipo para su torneo de fútbol 7 y, gastándolo, lo invita a que junte de nuevo a Los Verdes.

El Mago tiene una última oportunidad de cambiar su maltrecha historia futbolística y, de paso, reunir nuevamente al equipo, ahora más grandes, con menos pelo y algunos kilos más, pero decididos a darles pelea a los Cardenales.

Se siente una nostalgia por la infancia, por los partidos con amigos, y por la propia juventud que empieza a alejarse cada vez más. ¿Nunca cambiaste el nombre de los jugadores en los juegos para poner a tus amigos? le pregunta Emmanuel a su hijo. En una clara diferencia generacional, el hijo le responde planteando porqué querría jugar con sus amigos si puede jugar con Messi.

La pelota no dobla: La naranja mecánica es una historia muy divertida que nos atrapa enseguida. Es imposible no sentir simpatía por Emmanuel. Todos conocemos el concepto de némesis, esa persona que es una piedrita en el zapato o en este caso, en el botín. Además, está presente el reclamo de los amigos frente a quien les hizo perder el torneo.

El mago quiere demostrarles a todos que no es el pibe que arruinó la final. Bueno, sí lo es, pero está cansado de que ese partido perdido lo defina. Quiere ajustar cuentas con los Cardenales, redimirse frente a sus amigos y sacarse de una vez por todas el sabor amargo de esa derrota.

La idea de volver a juntar a su viejo equipo y vencer de una vez por todas a los Cardenales le carcome la cabeza. No es solo por el campeonato, es una revancha pospuesta 30 años.

El torneo se vuelve la motivación principal del Mago, lo que lo hace levantarse contento de la cama, ignorar el trabajo y salir a entrenar. El Mago Ledesma vuelve a encontrar su magia, vuelve a sentirse un pibe y, Diclofenac de por medio, el torneo comienza a ir moderadamente bien.

Pero la vida a los 40 es bastante más complicada que a los 10. Por eso, Los Verdes tendrán que hacer malabares entre sus vidas personales y el torneo si quieren llegar a la final.

El guionista Guido Barsi encuentra humor en situaciones cotidianas y charlas normales de amigos. Por ejemplo, están los hijos que miran desde las gradas a sus padres, bastante oxidados, tratando de revivir sus días de juventud. El dibujo de Pablo Fernández plasma de forma genial los partidos de fútbol y la acción de cada jugada. Un dúo impecable que nos brinda una lectura con mucho humor y una pizca de nostalgia, pero sobre todo una historia muy linda sobre fútbol y amistad. A no perdérsela.

Continue Reading
Publicidad

Realizadora Audiovisual. Fan de Superman, Daredevil y los Linternas Verdes.

Comentar

Más en Cómics

Trending

CM! PODCAST

To Top

Desarrollado por Offshoot media