Buscanos en las redes sociales

Central Mutante ::.

Quebrando las estructuras: El Spiderman de Stan Lee y John Romita I

Cómics

Quebrando las estructuras: El Spiderman de Stan Lee y John Romita I

Manuel García Muro analiza la llegada, incidencia e importancia de John Romita dentro del mundo Spiderman.

Estamos en 1966, tras el surgimiento de enormes diferencias creativas y distanciamiento, la relación entre ambos creadores de Spiderman, es decir, Stan Lee y Steve Ditko, no tardaría en llevar a la renuncia y partida de éste último, sin duda, Stan sabía que tarde o temprano tenía que tener reemplazo. Como no quería improvisar, se fijo en un dibujante que acababa de volver a Marvel hacía poco, un dibujante que había trabajado en Atlas (la futura Marvel) en los 50 como artista fantasma, un dibujante que definió el estilo de Spiderman por más de 20 años, había llegado Johnny Víctor Jazzy Romita, mejor conocido, como John Romita.

El camino de Romita en Spiderman

Dos cosas que hay que tener en claro es que Romita nunca se sintió con seguridad a la hora de aceptar ser dibujante titular de Spiderman, siempre pensó que sólo estaría reemplazando a Steve Ditko hasta que éste regresara, cosa que, como sabemos, nunca ocurrió. Lo cierto es que Johnny entra a trabajar en Daredevil como dibujante (de hecho, el hombre sin miedo es su personaje favorito) pero dura muy poco (de los números 12 al 19) dónde Stan Lee le escribe una historia con Spiderman cómo invitado para darle confianza.

Una de las primeras cosas que Romita cambia con su llegada al trepamuros, cosa que ocurrió en agosto de 1966, fue la estética. Lo cierto es que Ditko tenía un estilo estático, más propio de los  años cincuenta, con el nuevo dibujante, la serie adopto el estilo de la segunda mitad de los sesenta que tanto era necesario  para la serie.

Por otra parte, Romita también  jugó con los personajes, añadiéndoles su toque personal en varios casos. Quizás el más famoso es el bigote “hitleriano” que le incorpora a Jonah Jameson ,  acentuando su aspecto tiránico, por el contrario, las quejas venían desde el aspecto del personaje central, ya que,  Stan consideraba que el dibujante hacia “demasiado lindo” a Peter Parker,  yendo en contra de la concepción discreta que el guionista quería reflejar.  Al ver que, a pesar de los esfuerzos, Romita no lograba hacer un personaje “normal” o “feo” a sus ojos, desistió de seguir, viéndolo como algo imposible.

En cuanto a creaciones, se destacan el Shocker (Conmocionador) y el Rhino, pero la incorporación resonante fue la del Kingpin. Romita no quiso que se parezca al  mafioso común que veía siempre, entonces se le ocurrió dotarlo de un aspecto robusto, pesando una tonelada, pero no de grasa, sino de musculo, logrando una presencia que intimidaría a cualquiera. Para su rostro, se basó en dos actores (en Marvel era común esto) Edward Arnold y Robert Middelton.  Otras creaciones son Joseph “Robbie” Robertson, con la idea de mostrar un personaje contrapuesto a Jameson, un hombre noble, pero que se ha endurecido con el paso del tiempo. Para terminar con los personajes nuevos, el Capitán George Stacy, basado en otro actor, Charles Bickford, personaje fundamental del universo arácnido a futuro, y uno de los personajes favoritos de Romita.

Saliendo de lo estático. Análisis de los números 39 al 58 de Amazing Spiderman y los anuales 3 y 4.

Lo primero que hay que señalar es que, tras la partida de Ditko, Stan Lee busco, ya con mayor control de los guiones y un colaborador más acorde a sus deseos e ideas, romper la estructura que Spiderman venía presentando desde hacía varios números, y terminar algunos “misterios” o sub-tramas que parecían dar vueltas en círculos.

Problemas económicos e imagen pública

En estos números, los mayores problemas económicos de Peter Parker son los de independizarse de la Tía May, no solo por monetariamente hablando, sino también para alejarla de su doble vida (ya advertido que cualquier sobresalto podría ser fatal). Esto se soluciona cuando Harry Osborn le ofrece compartir con él el departamento al que acaba de mudarse, esto llevara al surgimiento de una amistad.

En cuanto a su imagen pública, quizás lo más importante ocurra en el anual 3, donde es “Invitado” a unirse a Los Vengadores, pero, de una manera magistral, se explica porque esto no podría ocurrir, al menos en ese momento, y muestra muy bien el contraste Peter/Spiderman que es famoso por los fans.

Relaciones amorosas

La última vez, Peter había renunciado a buscar una relación con Betty Brant, y empieza a notar a Gwen Stacy, ésta se convertirá en el principal interés amoroso de Peter. Pero, cómo muchos sabrán, lo más importante en cuanto a relaciones amorosas ocurre en el número 42 de la colección, justamente en la última viñeta, es decir, la primera aparición de cuerpo completo de Mary Jane Watson.

Aparece Mary Jane Watson

Cómo contamos en la primera parte, donde analizamos la etapa anterior, Mary Jane ya había aparecido como personaje, pero su apariencia era un misterio que no terminaba de aclararse nunca. Según lo que sabíamos, y por lo que Steve Ditko había anotado, debía parecerse a una estrella de cine, así que Romita decidió basarse en el aspecto de Ann Margaret en la película Bye Bye Birdie (1963), tomando su estilo, su rostro, su color de pelo y ropa.  Es interesante ver cómo, Mary Jane fue un personaje que se fue construyendo durante mucho tiempo y años, antes de constituirse como esposa del trepamuros. En estos primeros números se nos presenta como la competencia de Gwen Stacy, una mujer extravagante, fiestera e independiente. Esto hace que nuestro protagonista la vea más superficial durante mucho tiempo.

Villanos y vida personal

Particularmente aquí nos vamos a referir a los números 39, 40, 50, y del 53 al 56 de Amazing Spiderman.

La identidad del Duende Verde

El conflicto final entre ambos creadores del arácnido se soluciona en la historia a partir de la partida de Ditko, como Stan quería, Norman Osborn terminó siendo la identidad del misterioso villano, además, descubre la identidad de nuestro protagonista, por suerte, pierde la memoria luego de perder la batalla final con Spidey, y, por ahora, esto queda en suspenso por algunos años.

Doc Ock, la pesadilla de Spidey

Sin duda que la identidad del Duende Verde, la aparición de Mary Jane y la reaparición de villanos como Kraven, el Lagarto, entre otros, les interesaba a los fans de Spidey, pero solo una pregunta rondaba su cabeza desde aquella saga del Planeador Maestro ¿Qué paso con el Doctor Octopus? Y es que, pese a lo importante que son otros villanos, el siniestro Otto Octavius era el enemigo por antonomasia de Spiderman, al menos en esta época, Romita y Lee lo sabían, pero al dibujante le costaba muchísimo dominar todavía la fisonomía del personaje, o al menos le costó hasta aquel número 53. Hablando de un espectacular regreso, el siniestro Octopus no sólo vuelve a vengarse de Spidey, sino que también interfiere en la vida de los Parker, siendo el nuevo inquilino de la tía May, la cual no entiende la preocupación de su sobrino con su amable ocupante. Esta denominada “trilogía del Doctor Octopus” donde Spidey pierde la memoria (asunto que se resolverá más adelante) es también la primera aparición del ya mencionado Capitán George Stacy.

El Fin de Spiderman

Quizás lo fundamental de esta primera etapa de Romita, y eso es decir mucho teniendo en cuenta todo lo que contamos, fue el número 50. El asunto más importante que venían desarrollando Stan Lee y Steve Ditko no concluye aquí, pero se resignifica, esto es, las razones de Peter Parker para anteponer su deber cómo héroe antes de su bienestar individual.

La portada es mítica en el mundo de Spidey y del comic en general, al igual que la escena del traje arácnido en el bote de basura, pero vamos al trasfondo de la historia.

Al contrario del festejo de la llegada de un número 50, Stan Lee nos mostró una historia donde Peter pasa el peor momento de estos primeros años de lucha contra el crimen. Tras una serie de hechos desafortunados, cómo no estar cuando la tía May ha caído enferma en el hospital, nunca estar al día con sus estudios, o  no salir con sus amigos y con Gwen, Peter empieza a dudar de seguir ayudando a la gente que, gracias a los constantes ataques mediáticos de Jameson, le teme y lo aborrece.  Llegando a dejarse convencer por el editor, renuncia a su alter ego para poder vivir lo que él llama “una vida normal”. Sin embargo, algo en su inconsciente no lo deja tranquilo cuando está relajado, lo que lo lleva a quebrar su juramento ante la primera ocasión que se le presente, reflexionando sobre su accionar y lo importante que es su misión, más allá de la carga que debe soportar por la misma. Así rememora su origen como superhéroe, y el juramento que se hizo de no volver a fallarle a nadie nunca más por su egoísmo particular. Esta historia vuelve hacia la idea planteada en el número 31, pero, la renuncia a su doble identidad, la hace un poco más icónica.

Rupturas: conclusiones de esta primera parte de la etapa

La palabra fundamental para definir esta etapa es la del título, porque no sólo hubo giros bruscos en la trama, como quedó explicado, sino también en la parte gráfica del personaje. Personajes nuevos aparecieron, los ya establecidos fueron modificados, o, en algunos casos, más desarrollados e ideas avanzaron más allá de lo que se venía dando.

Cierto es que sin Ditko Spiderman no hubiese sido el personaje que hoy es, y todas sus ideas fueron fundamentales para el trepamuros, pero también es cierto que la serie necesitaba ese toque fresco y renovador que Ditko parecía no poder darle. La llegada de Romita facilito estos cambios, y le dio al personaje una imagen que le sobreviviría 20 años, y que aún hoy la mayoría de los fans le identifican.

Comentar

Más en Cómics

Trending

CM! PODCAST

To Top

Desarrollado por Offshoot media