Buscanos en las redes sociales

Reflejos siniestros

Cómics

Reflejos siniestros

Analizamos ‘Bizancio Integral’, por Mauro Mantella y varios dibujantes, tomo de Rabdomantes Ediciones que recupera al misterioso personaje, compilando todas sus apariciones impresas

Las comparaciones suelen ser odiosas, pero también necesarias. A nadie escapa que el personaje que nos convoca surge de la influencia que John Constantine, a través de muchos autores que durante la década del ochenta y noventa lo volvieron una obra fundamental del cómic norteamericano, generó sobre la imaginación de un joven Mauro Mantella (Buenos Aires, 1974). Lejos de resultar una insulsa copia del inglés, Marcos Bizancio posee, como todas las criaturas ficticias pergeñadas por el guionista, una identidad propia. Genuina. Después de todo, ¿qué tiene Londres que no tenga Buenos Aires? Si uno sabe prestar la suficiente atención y mirar alrededor, los intersticios por donde el costado fantástico del mundo se mezcla con lo urbano están tan presentes aquí como allá. Este libro, de 150 páginas en B/N, viene a demostrar, por si hiciera falta, que nuestro país ofrece un terreno más que fértil para los relatos de tipo sobrenatural. Leer es creer.

Las apariciones del particular investigador de lo esotérico que se reúnen en el tomo integral aparecido a fines del año pasado, que acaba de ser nominado a los Premios Trillo 2020 en la categoría ‘Mejor Rescate de material publicado previamente en Argentina o en el extranjero’, tuvieron lugar entre 2004 y 2014. A lo largo de esa década, Gárgola Editorial, Ovni Press, y Universo Retro Editorial lo cobijaron, bajo diferentes formatos. A veces en solitario, otras compartiendo el protagonismo con varios personajes populares de nuestra historieta. Todo ese trabajo, seis historias autoconclusivas en total, más interesantes extras con información y bocetos, agrupados bajo una poderosa portada de Diego Yapur, es lo que ofrece el lujoso libro de Rabdomantes Ediciones, que sigue apostando a la difusión de las obras de Mantella.

Amo lo extraño

‘Salirse del guión’ es el título del primer unitario, originalmente publicado en Bastión Comix 2 (2004). La trama cuenta con 14 páginas ilustradas por Juan Manuel Rodríguez, con un trazo muy climático que incorpora -con buen tino- capas de grises, digitalmente aplicadas. El debut lo sitúa en el rol de consultor de la Policía, para resolver un caso que involucra a Claudio Castelli, un asesino serial mentalmente perturbado. La historia tiene todo lo necesario para romper el hielo, diálogos trabajadísimos, buenos personajes y un final realmente impredecible.

Sigue la novela gráfica ‘Punta Baja’, originalmente publicada en 2009, que constituye por lejos, lo mejor del libro. Con un dibujo no muy acorde a lo propuesto por el guión, que cumple con lo justo, a cargo de Sergio Monjes; se desarrolla en 64 páginas. Nada es casual en la vida del protagonista, ni siquiera el hecho de quedar varado, tras perder un colectivo, en un perdido y olvidado pueblo de provincia, donde la calma aparente del día, esconde oscuros secretos que vinculan a gran parte de sus habitantes de forma cruel e impensada, por las noches. A medida que Marcos vaya interactuando con los parroquianos, saldrán a la luz aquellos controvertidos pactos de silencio, mientras el destino final de Carmen, una nena, víctima de abusos, se pone en juego. Un envidiable manejo del suspenso, giros imprevistos y la posibilidad de indagar algo más en el pasado de Bizancio, se mezclan con maestría en esta turbia historia de largo aliento.

‘Círculo’, hace honor a su nombre, es una historia tan breve como redonda. Apenas 5 páginas, también ilustradas por Monjes, aparecidas originalmente como bonus del relato anterior. Cronológicamente, se ubicaría previamente a la primera aparición del fumador, puesto que está centrada en una de las víctimas del psicópata Castelli, devenida en espectro penitente, que tiene un extenso y mediado diálogo con Marcos, hasta llegar a una impactante conclusión.

El cuarto autoconclusivo, que inaugura el periodo de publicación a cargo de Universo Retro Press, se titula ‘Nuevos Monstruos’. Apareció originalmente en 2013 y consta de 12 páginas, que fueron dibujadas por un esmerado Alberto Aprea, quien consigue que la faz gráfica acompañe armónicamente al argumento, empleando con buen criterio diferentes tonos de grises. La acción inicia en un bar, donde cierto encuentro en apariencia fortuito dejará expuesto un elaborado plan para que determinadas fuerzas oscuras continúen afianzando su presencia por estos lares. El ocultista porteño, no obstante, logra sortear el problema que lo aquejaba desde el final de la novela gráfica. Pese a los malos presagios sobre el porvenir.

La anteúltima historieta se titula ‘Fuga y misterio’, cuenta con 12 páginas a cargo de unos efectivos Silva Bros. y también vio la luz durante 2013. Más que una historia específicamente centrada en Bizancio, es un episodio más de la epopeya pergeñada por Toni Torres para el último tramo de la Antología de Héroes Argentinos, de la que participa un grupo de personajes nacionales pertenecientes a diferentes épocas de nuestra historieta, en un intento por evitar una crisis de enormes proporciones en Argentina. Así y todo, el guión depara unos cuantos momentos interesantes que además de homenajear a otros trabajos, habilita un cruce algo inesperado, al que Mantella le saca mucho jugo: el encuentro con Carlitos.

Es precisamente la creación de Sebastián Rizzo quien oficia de coprotagonista en ‘Lo que vendrá’, 14 páginas aparecidas en 2014, nuevamente graficadas por un -ahora- experimentado Sergio Monjes, en lo que es, hasta el momento, el último relato centrado en el exseminarista del Vaticano. Una trama menor si se quiere, que involucra el tema de los afectos del mentalmente inestable hombre murciélago argento. A través de una historia muy sentida, que no incluye golpes bajos. Simultáneamente al fortalecimiento del vínculo de amistad entre ambos, se siguen sembrando pistas sobre el sombrío futuro que la serie insinúa desde sus comienzos para nuestro país.

Destino Final

Acaso el mayor punto a favor que se anota el sello rosarino responsable de la publicación de éste integral, tenga que ver con la posibilidad de acercar al personaje a toda una nueva generación de lectores, que no lo conocían. Además de los completistas de siempre, que estarán sumamente agradecidos.

Ojalá ello signifique, si las ventas acompañan, la posibilidad de un retorno de Bizancio a las comiquerías nacionales, con material creado para la ocasión. Si hay algo que está fuera de duda, eso es su potencialidad. He allí otro importante acierto evidenciado por el volumen compilatorio; a lo largo de diez años, con apariciones sumamente esporádicas, la criatura pergeñada por Mantella no ha hecho otra cosa que protagonizar muy buenas historias, ya sea en solitario o como invitado. Sorteando, incluso, la dificultad que implica contar con diferentes dibujantes en cada ocasión, lo que no le ha asegurado una identidad visual distintiva de cara al público.

Después de todo, los horrores de diversa índole que históricamente depara nuestro país para propios y extraños, lejos están de disminuir. Conforme el tiempo pasa, se multiplican. Alguien debería estar allí para exorcizarlos. De una buena vez.

 

Continue Reading
Comentar

Más en Cómics

Trending

CM! PODCAST

To Top

Desarrollado por Offshoot media