Buscanos en las redes sociales

La psiquiatra que dio el mal paso

Series

La psiquiatra que dio el mal paso

A días del inicio de la segunda temporada de Harley Quinn, abordamos el logrado debut animado para adultos de la ex del Joker

El próximo 3 de Abril tendrá lugar en Estados Unidos el estreno de la segunda temporada de Harley Quinn, a través del servicio de streaming DC Universe. El dato es tramposo, ya que estos 13 nuevos episodios forman parte de la tanda inicial de 26 que Warner Bros. TV encargó oportunamente para conformar la primer season del programa protagonizado por Kaley Cuoco, que vio la luz en Noviembre del año pasado, con una frecuencia de emisión semanal para sus 13 divertidas entregas.

Esta coproducción entre la empresa ‘Yes, Norman Productions’ -perteneciente a la actriz californiana- ý la división animada de Warner, para su propio portal de contenidos, podría definirse como un interesante show de humor adulto.  No escapa a nadie que, de un tiempo a esta parte, el género animado orientado en esta dirección ha ido evolucionando de modo notable, a través de sólidas producciones que lograron obtener la atención del público y la crítica. Son muchas las series que han logrado mixturar hábilmente diversos subgéneros, desde la ya clásica South Park (Comedy Central), hasta las más actuales Rick & Morty (Adult Swim) o BoJack Horseman  (Netflix), por mencionar algunos ejemplos de gran factura artística que el medio ofrece. Pues bien, es el turno de sumar superhéroes y supervillanos a la movida.

El tono elegido por los realizadores Justin Halpern, Patrick Schumacker y Dean Lorey (iZombie) es decididamente paródico, aprovechando una variedad de tópicos entre graciosos y ridículos existentes en gran parte de los relatos de tipo superheroico. Su enfoque es novedoso por tratarse de personajes de DC, puesto que esta vez, son los malos quienes protagonizan la historia, que inicia con la blonda Harley Quinzel siendo encarcelada tras un golpe fallido del que el Joker logró escapar, a costa de entregarla. Desencantada al ver que el tiempo pasa y su pareja no intenta rescatarla, aprovecha uno de los tantos motines que tienen lugar al interior de Blackgate, para huir junto a quien se convertirá en su única confidente y amiga, Poison Ivy.

La primera anotación en su agenda tiene que ver con cobrarse venganza del demente payaso, mientras que la segunda, de mayor importancia, es labrarse un nombre entre el elemento criminal de Gotham City,  por mérito propio, para lo que se torna necesario armar una banda, que por diversos motivos y circunstancias, queda integrada por el siempre motivador King Shark, un histriónico Clayface, el perverso Dr. Psycho, y hasta un veterano Sy Borgman, exespía y locatario. Hay en este grupo de villanos de segunda verdaderos hallazgos, tanto en las personalidades como en los diversos subplots reservados a cada uno, que no conviene spoilear. Todos tienen sus momentos, pero el coprotagonismo recae solo en Pamela Isley, lo que habilita la inclusión ocasional de Kite Man, un verdadero robaescenas. Obviamente, hay intervenciones de los ‘pesos pesados’, enrolados en la Legion Of Doom, organización criminal en la que Harls quiere ingresar. Destacan The Riddler, Penguin -y su familia-, Scarecrow -pobre-, Bane -grosso-, Lex Luthor y hasta Maxie Zeus.

Por el lado de los buenos tenemos, obviamente, al siempre prudente Batman y el impetuoso Robin -Demian Wayne-, un psicótico -divertidísimo- James Gordon, Lois Lane y algunas participaciones puntuales de integrantes de la Justice League -por separado y juntos-. Cabe acotar que los guiones hacen uso y no abuso de los héroes, lo cuál es digno de destacar. Toda vez que uno de ellos se deja ver en cierto episodio, siempre hay una buena razón argumental detrás. Aunque más no sea, mofarse nuevamente de Aquaman -y van-. Algunas participaciones, incluso, bien podrían ser calificadas como meros cameos. Plenos de cinismo, eso sí. Y está bien.

La calificación +18 permite libertad total para explorar los distintos personajes, en sus múltiples facetas, lenguaje vulgar, humor negro a más no poder, violencia explícita que en muchos momentos puede asemejarse al gore y varios tipos de alteraciones mentales. Más allá de que el nivel de animación sea del montón, compensan sobradamente este detalle el adecuado diseño de personajes, música y casting, que incluye a Lake Bell, Jason Alexander, Tony Hale, Alan Tudyk, Diedrich Bader, Christopher Meloni y Giancarlo Espósito. Los siete capítulos iniciales sirven como adecuada presentación del elenco principal, siendo autoconclusivos, mientras que desde el octavo en adelante, las tramas generan un continuará que va en constante in crescendo hasta el decimotercero, donde todo se va -literalmente- al carajo. Y es que este particular, originalísimo, ‘viaje de la villana’ es digno de recomendar.

Bien por Kaley Cuoco, que logra dejar atrás los doce años de interpretación de Penny en la sitcom The Big Bang Theory a puro talento y fuerza de voz. ¿Sería mucho soñar que en algún momento no muy lejano le ponga también el cuerpo a la villana en alguna serie live-action o film? Fans de Margot Robbie, vengan de a uno.

39 años, Licenciado en Comunicación Social. Comiquero por naturaleza, casi. Cinéfilo. Voraz lector, accidental escritor.

Comentar

Más en Series

Trending

CM! PODCAST

To Top

Desarrollado por Offshoot media