Buscanos en las redes sociales

El regreso del veneciano

Cómics

El regreso del veneciano

Analizamos ‘Historia de Cesare y Giácomo’, por Néstor Barrón y Sergio Ibáñez, libro de Primavera Revólver Casa Editorial que, a modo de precuela, marca la vuelta de Dago al país

El fenómeno de ventas en torno a Dago, personaje de época creado por Robin Wood  (Caazapá, 1944) y Alberto Salinas (Buenos Aires, 1932-2004) para el primer número de la revista Nippur Mágnum Todo Color, de la extinta Editorial Columba, en 1981, cuya publicación continuase en Europa tras el cierre del emblemático sello de la palomita, no se circunscribe únicamente a Italia. Entre 2012 y 2015, el sello Comic.ar lo trajo de vuelta al mercado nacional, a través de diez tomos de diversa extensión, que compilaron diversos arcos argumentales pertenecientes al extenso período desarrollado por el propio Wood en compañía del gran Carlos Gómez (Córdoba, 1964) en la faz gráfica: ‘Saqueo de Roma’ -tres partes-, ‘Lucca’ -dos partes-, ‘La cuestión Real’, ‘El Oro del Inca’, ‘Amazonas’, ‘El Dorado’ y ‘La Fuente de la Juventud’. El periplo aquí narrado aborda los caóticos, convulsionados años de comienzos del siglo XVI, con nuestro protagonista como soldado de fortuna al servicio de diferentes ejércitos europeos, llegando a registrar, incluso, gran parte de su interesante derrotero por  el continente americano.

Ahora es el flamante emprendimiento Primavera Revólver Casa Editorial, responsable de la recomendable antología Historieta Revólver -que próximamente iniciará su tercer tomo-, quien retoma la publicación de la icónica creación, en su primer tomo recopilatorio. Y lo hace con una suerte de precuela de aquel primer episodio de la longeva serie, contando las desventuras del joven Cesare Renzi antes de caer en desgracia, víctima de la terrible conspiración que cambiará su vida. De una vez y para siempre.  ‘Historia de Cesare y Giácomo’, es un libro de 112 páginas en B/N, formato 24×17 Cms., escrito por Néstor Barrón (Buenos Aires, 1968) y dibujado por Sergio Ibáñez (Buenos Aires, 1966), que recupera material de reciente publicación en el viejo continente.

La edición nacional se ha visto complementada con una serie de cuatro prólogos que incluyen a Graciela Sténico-Wood y José Luis Salinas (hijo), además de los propios Sergio Ibáñez y Néstor Barrón. Además, incorpora bocetos, diseños originales, y para quienes tuvieron la suerte de acceder a la preventa, dos exclusivas laminas a color ilustradas por Sergio Ibáñez, de regalo. Estos agregados a modo de ‘bonus track’ son propios de Argentina, puesto que el formato con el que salen publicados los tomos mensuales en Italia es más bien económico, incluyendo únicamente las páginas de la novela gráfica.

Amigos son los amigos    

Arrancamos con una pregunta algo incómoda, ¿era necesaria esta precuela? Si consideramos el punto de vista artístico, la respuesta más probable es que tal vez no, dado que todo lo necesario para entender la historia del origen del personaje se halla en las 19 páginas que constituyen el capítulo inicial de Dago, pero ello no quita que el esfuerzo puesto de manifiesto por los creadores en estas 95 páginas de aventura, constituya una lectura realmente interesante y entretenida, que complementa muy bien el clásico trabajo de la dupla Wood-Salinas.

Su justificación desde una perspectiva comercial, por otra parte, representa una lograda vuelta de tuerca a la voluminosa producción en torno al presente propuesto por la serie; a saber, desde hace unas cuántas décadas, se producen 12 nuevas páginas semanales de Dago para la publicación italiana Lanciostory, en simultáneo a la reimpresión de capítulos viejos que hace la versión tana de  Skorpio y los libros mensuales de  96 páginas, todo gentileza de Aurea Editoriale.

Recurrir al pasado, entonces, narrando parte de la juventud del héroe antes de la traición a su familia -que supuso el comienzo de su ‘segunda vida’-, con la sana intención de perfilar mejor a algunos secundarios y villanos, arrojando algo más de luz acerca de los por qué de aquella vieja intriga que lo cambiaría todo es, además de un acertado aporte a su interminable leyenda, una gran movida comercial en el contexto de producción industrial que rodea al renegado de la cicatriz.

En lo estructural, los principales aportes del relato surgen de la profundización en el vínculo de amistad que unía a César Renzi y Giacomo Barazutti. De hecho, la trama se estructura en base a la relación entre ambos muchachos, presentando los puntos en común, pero también las diferencias en su carácter, que desembocarían en el triste complot tendiente a acabar con los familiares del protagonista.

Desde situaciones pequeñas, como la falsa acusación de un joven aprendiz de panadero, hasta otras algo más importantes, como el bautismo de fuego en batalla que llegaron a compartir, todas las resoluciones están pensadas argumentalmente para perfilar la futura rivalidad de estos dos grandes amigos. El otro eje temático destacado tiene que ver con el desarrollo tras bambalinas de la conspiración dedicada a acabar con los Renzi, que en aquel primer capítulo ochentoso lucía algo apresurada, entre tantos personajes implicados que apenas llegaban a presentarse. Ese aspecto cierra mucho más ahora, al entender las diferentes motivaciones de quienes intervinieron.

El apartado gráfico demuestra la solvencia a la que nos tiene acostumbrado el artista porteño, que lleva casi once años trabajando de manera continua con el personaje en sus tomos mensuales. Sobrellevar el ritmo de producción de aquel mercado, con las exigencias que implica -léase, entregas mensuales de 96 páginas-, no repercute en forma alguna en la calidad de su trabajo, que desarrolla con bastante antelación, para poder cumplir con las fechas pautadas. En su estilo conviven ciertas influencias de varios maestros nacionales contemporáneos previos a su generación, que su trazo resuelve, no obstante, con un toque propio, identificable a golpe de vista para el lector avezado. Quienes estén más familiarizados con la primigenia versión de Alberto Salinas, o incluso la relectura de Carlos Gómez, se llevarán una grata sorpresa al descubrir la interpretación de Dago a cargo de Ibáñez.

Con todo, esperamos que este nuevo desembarco del recio aventurero por nuestras pampas, tenga, si las ventas acompañan, algún tipo de continuidad a futuro. Después de todo, no hay que olvidar un dato importante, desde el cierre de Editorial Columba, no hay otra creación de Wood que haya vuelto al ruedo más veces, a través de otros sellos nacionales. Eso tiene que significar algo, ¿no?

Continue Reading

39 años, Licenciado en Comunicación Social. Comiquero por naturaleza, casi. Cinéfilo. Voraz lector, accidental escritor.

Comentar

Más en Cómics

Trending

CM! PODCAST

To Top

Desarrollado por Offshoot media