Buscanos en las redes sociales

¡Mandale Mecha!

Cómics

¡Mandale Mecha!

Cristian Oliva reseña el manga Fusión 501 de la autora KamiKama lanzado por Barro Editora.

En la pasada edición de Crack Bang Boom di con una edición de Fusión 501 y ¡que grata sorpresa me llevé! El manga de lectura ágil y escasas páginas fue editado por la editorial emergente Barro (hermoso nombre por cierto) en el mes de octubre. Su autora KamiKama, debo reconocer, era casi una perfecta desconocida para mi. Particularmente solo conocía su historia “Bloqueo” que forma parte de la antología Poder Trans pero lo cierto es que también es autora de los zines Cafecito (2017) y MioCardio (2018). Es decir, ninguna improvisada.

En Fusión 501 plasma en apenas 44 páginas una historia que si bien lejos esta de ser original funciona verdaderamente muy bien. La autora hace suyo un estilo para nada fácil, notándosela cómoda la mayor parte del tiempo. Sus sencillos dibujos saben bien cuando correrse y otorgar tiempo y espacio a los detalles.  Esto no es menor sobre todo si tenemos en cuenta que se trata de un manga de ciencia ficción… y de mechas.

Con el estilo mechas tengo un gran dilema: nunca puedo exigirle demasiado. Supongo que tiene que ver con la niñez y el juego. No hay nada más lindo que ver a unos armatostes gigantes pelear piloteados por humanos;  luego de eso todo queda en segundo plano. Pacific Rim o Titanes del Pacifico (2013) de Guillermo del Toro lo supo entender muy bien siendo quizás el ejemplo más claro. Obviamente su importancia no responde a la historia que se digna a contar.

La trama de Fusión 501 se circunscribe a estos estereotipos propuestos por el género que más que estereotipos son casi una imposición. Una historia de mechas está obligada a cumplir ciertos requisitos como Riquelme de tirar un lujo en una cancha. El manga de KamiKama no solo lo sabe, sino que entiende como aplicarlo.

La historia tiene como protagonistas a tres adolescentes Renata, Hedy y Bache que han sido reclutados arbitrariamente para pilotear a los Exón, unos mechas de combate con los que las empresas intentarán eliminar a la competencia y hacerse con la mayor tajada política y económica de la galaxia. El nombre del manga responde a la “fusión” neural que deben entablar los pilotos con sus respectivos Exón no solo para manejarlos sino para conseguir sacar lo mejor de ellos.

Si a esto le sumamos en el rol de villano la presencia de “Zaldor” un personaje oscuro, manipulador y del que no vemos su rostro hasta casi el desenlace de la historia, es imposible no pensar en la exitosísima “Neon Genesis Evangelion”. Toma mucho de ella (sobre todo lo de la conexión de los personajes con los mechas) pero como expresaba anteriormente no dejan de ser requisitos propios del género.  Sin ir más lejos la presencia de colonias las hemos visto en Gundam, Macross y el trío protagonista desde Arbegas a Escaflowne o Gurren Lagann.

Los diseños de los mechas tiene tanto estilo y detalle como las páginas en blanco y negro se lo permiten, encontrando su mejor versión cuando la acción lo requiere. La disposición del texto en las viñetas es prolija no entorpeciendo para nada el dibujo. En cuanto al texto no puedo sino caer rendido al correcto y respetuoso uso del lenguaje inclusivo. Se nota el auténtico compromiso de la autora.

La cantidad de páginas y la imperiosa necesidad de darle un cierre a la historia imposibilita desplegar una especial atención al desarrollo de los personajes. El pasado de los mismos intenta plasmarse mediante flashbacks que sin dudas no son suficientes. Enrique Barreiro, que oficia de prologuista en la edición, nota de alguna manera esto y brinda parte de su espacio para despejar algunas de estas incógnitas. Ansiamos que el mismo consiga acentuarse en una futura continuación.

El manga se guarda lo mejor para el final, en medio de una acción ya consolidada no solo se permite plasmar cuestiones de índole filosóficas (otro de los gratos requisitos en este caso de la ciencia ficción), sino que ofrece un giro realmente interesante.

Fusión 501 es una corta y fluida historia de mechas que si bien no escapa de las presiones del genero consigue destacarse y sorprender en un mercado en el que no abundan propuestas similares.

Continue Reading
Publicidad

Su título reza que es periodista, casi un 007, pero es lo de menos. Lo verdaderamente importante es que todavía sueña con lo que va a ser cuando sea grande.

Comentar

Más en Cómics

Trending

CM! PODCAST

To Top

Desarrollado por Offshoot media