Buscanos en las redes sociales

The I-Land: Perdidos en la Matrix tejana

Series

The I-Land: Perdidos en la Matrix tejana

Analizamos una serie tan mala, que no es preciso criticarla: alcanza con describirla.

Netflix tiene en su catálogo material de ciencia ficción muy interesante. Los amantes del género podemos elegir el cyberpunk de Altered Carbon, que tendrá una segunda temporada a fines de 2019 o principios de 2020; el space opera de Lost in space, que también estará de regreso el 24 de diciembre de este año; los viajes en el tiempo de la alemana Dark, cuya tercera y última temporada se estrenará el año próximo; la distopía sudamericana de 3%, que ya lleva tres entregas o las antologías como Love, Death and Robots o Black Mirror. Por no hablar de producciones de orígenes más exóticos, como la rusa Better tan us. ¡si hasta uno de los tanques actuales de la plataforma pertenece al género! Me refiero, por supuesto a la exitosa (y sobrevalorada) Stranger Things.

Sin embargo, últimamente está poniéndose bastante poco exigente en lo que a calidad se refiere. Un primer tropezón lo constituyó Another Life, serie sobre la que ya tuve el dudoso placer de escribir en su momento, pero la que nos ocupa esta vez no es un tropiezo, sino más bien una caída en picada.

LA ISLA DE LA FLANTASÍA

Como muchos otros bodrios, The I Land parte de una premisa interesante. Diez personas se despiertan en una isla desierta, sin recordar absolutamente nada de su vida, ni siquiera sus nombres. Pronto descubren una serie de objetos enterrados en la arena a espacios regulares y otras pistas que les dan la pauta de que han sido puestos en esa situación por alguien que tiene oscuras intenciones y deben planear cuidadosamente su estrategia si quieren sobrevivir.

Bueno, ahora que la leo, la premisa tampoco es taaaaan interesante, pero al menos engancha. Lástima que el gancho dure bastante poco, ya que pronto (demasiado pronto) se nos revela la identidad y motivaciones de quienes están detrás de todo este entramado y hay grandes posibilidades de sentirse profundamente decepcionados. Lo que a Lost (2004 – 2010) le llevó como cuatro temporadas, esta serie lo logra en dos episodios.

La explicación que nos brindan es poco creíble e innecesariamente rebuscada y a partir de ahí, todo empieza a empeorar. El argumento se convierte en una confusa mezcla de Lost, Matrix, Alcatraz y Survivor con juegos de azar y mujerzuelas abuso de autoridad y un caníbal ¿por qué un caníbal? Porque a los guionistas les salió de los cojones, por eso. Sobre el final, aún les queda tiempo para meter dos giros dramáticos completamente traídos de los pelos que tienen casi tanto sentido como el resto de la historia, o sea, nada.

Las actuaciones no son descollantes, pero tampoco tan malas, hay que comprender que cuando te dan un personaje sin apenas trasfondo, con motivaciones contradictorias y una personalidad prácticamente inexistente, casi da lo mismo si sos Al Pacino o Sebastián Estevanez. No les voy a dar los nombres de los protagonistas porque sería una pena arruinar sus carreras, teniendo en cuenta que probablemente ni ellos lo pongan en sus currículumns.

POR LO MENOS ES CORTA

No me gustaría terminar la reseña sin haber hecho al menos un comentario positivo, así que aquí va: la serie tiene apenas 7 episodios y no parece que vaya a ver una continuación.

Y como diría Forrest Gump: Y eso es todo lo que tengo para decir sobre esto.

Tiene 46 años, es programador y lee ciencia-ficción desde que tiene memoria, aunque su primer libro "serio" lo leyó a los 12.

Comentar

Más en Series

Trending

CM! PODCAST

To Top

Desarrollado por Offshoot media