Buscanos en las redes sociales

Fantásticos relatos bélicos

Cómics

Fantásticos relatos bélicos

Reseña de Extraños cuentos de guerra, volumen temático con diversos equipos creativos, novedad de Rabdomantes Ediciones

La gente de Rabdomantes Ediciones, con el guionista devenido en -gran- editor César Libardi (Rosario, 1979) a la cabeza, acaba de cumplir cinco años de trayectoria en el medio. Desarrollando desde  Rosario un alcance nacional, el camino recorrido en este tiempo es digno de destacar. Aún cuando el panorama económico nacional se tornó desfavorable para la continuidad de Quimera, antología con la que se proponían presentar obras nuevas, la editorial optó por enfocarse con mayor énfasis en los títulos de la colección Reencuentro, recopilando en forma completa mucho material gestado al fragor de la primavera fanzinera de los noventa, construyendo sin prisa, pero sin pausa, un interesante catálogo editorial; trabajos que merecían el esfuerzo del rescate.

Paralelamente, nuevos proyectos de factura reciente se incorporaron a la lista de libros disponibles. Manteniendo un cuidado y heterogéneo criterio de selección, fueron consolidando en el tiempo un gran equipo de colaboradores.

Los festejos de cara al público por el número redondo, tuvieron lugar durante la tercera jornada de la décima edición de Crack Bang Boom, donde también se llevó a cabo la presentación oficial del tomo que nos convoca. Allí nos enteramos del trabajo de producción detrás del mismo, que llevó algo más de dos años, involucrando voluntades de aquí y allá, hasta lograr plasmarse en un bonito libro de 50 páginas a todo color -primero del sello con material íntegramente nacional-, con una espectacular portada de Tomás Aira (Buenos Aires, 1979), cuya premisa común tiene que ver con historias de tipo bélico, tanto de episodios reales como ficticios, a las que los creadores han aplicado una particular vuelta de tuerca fantástica, con distintos resultados.

Pecados de Guerra

Rompe el hielo US4ALL, historia de doce páginas escrita por Nicolás David Ramírez (Rosario, 1986), con dibujos de Javier Oliver (San Miguel de Tucumán, 1991), centrada en el piloto de avión norteamericano Paul Warfield Tibbets, quien por orden directa del entonces presidente Harry S. Truman fue responsable en 1945, de lanzar desde el bombardero B-29 -aquel tristemente célebre ‘Enola Gay’-, la bomba atómica sobre Hiroshima, Japón, que acabaría con la vida de 140 mil personas, en el contexto de la Segunda Guerra Mundial. La trama tiene lugar en una ciudad indefinida, con dos misteriosos hombres -que saben más de lo que dicen- interactuando con el aviador, lo que da pie a un ciclo de tétricos sucesos sobre los que no conviene anticipar demasiado. Adulta y truculenta historia, con una lograda faz gráfica que se ve muy bien complementada por el  coloreado digital a cargo de Leo Moresi.

Sigue 1666, diez páginas con guión de Lucas M. Alarcón (Venado Tuerto, 1981) y lápices de Kundo Krunch (Mar de Plata, 1988), que también toma como punto de partida un acontecimiento real, el éxodo de los indios Kilmes, tribu de origen Quichua asentada en la provincia de Tucumán. El desarraigo de este pueblo tuvo lugar en el año del título, tras el avance de las tropas españolas. Luego de someter violentamente todo foco de resistencia, el invasor obligó a los sobrevivientes a abandonar su terruño como esclavos, para acompañarlos a recorrer la geografía nacional hacia la zona del Plata. A pie. En ese terrible contexto, el argumento propone un último acto de valentía de estos rebeldes aborígenes, ligado a lo sobrenatural. Logrado relato, en el que destaca el particular, agreste, estilo de dibujo de Krunch, muy influido en su estética por la línea del claroscuro, con un trazo que nunca descuida la narrativa, encontrado en el coloreado un eficaz refuerzo de los diferentes climas de la travesía.

 Clint Darius: De vuelta a casa, tiene una extensión de doce páginas, siendo una colaboración entre el norteamericano Jason Aaron Wong, en textos, y nuestro Francisco Paronzini (Rosario, 1972), en ilustraciones. Su inclusión dentro del tomo resulta en principio algo arriesgada, puesto que técnicamente clasifica más como relato de ciencia ficción que como historieta bélica, pero dejando de lado esta consideración, el unitario tiene bien ganado su lugar, por mérito propio. En el lejano planeta Delaria, el intrépido piloto espacial terrestre a las órdenes de la Princesa Rivenrose, intenta desesperadamente retornar a su planeta, para lo cual deberá cumplir una peligrosa misión que le permitirá activar un portal interdimensional. Claro que nada es lo que parece cuando de mujeres se trata. Un guión lineal hasta la última, inesperada, vuelta de tuerca, y la solidez artística de Paronzini en plan aventura sci fi retro, más un buen diseño de personajes y tecnología, con adecuado color de Sandra Molina Juan.      

La última parada del recorrido llega de la mano de César Libardi, en guión, y Rodrigo Cardama (Buenos Aires, 1981), en dibujo. Los Griots, tiene una extensión de diez páginas y transcurre en Africa, con la llegada del narrador de historias a un perdido poblado. El relato que ha preparado tiene lugar en un lejano Reino de aquel continente, en una época remota, e involucra una guerra entre los Kundas y el poderoso regente Maliki Kabaka por la posesión de territorios. Con el recurso del flashback para narrar los hechos en cuestión, y un giro final asociado al poder de la transmisión oral de saberes a través de diferentes generaciones, la trama sorprende gratamente, siendo la que mejor refleja la consigna general del compilado antológico, merced a un buen trabajo del lapicista, plasmado en un estilo muy acorde al argumento. Adecuado cierre para el libro, que no defrauda. Por el contrario, cumple lo que promete.

Continue Reading
Publicidad

39 años, Licenciado en Comunicación Social. Comiquero por naturaleza, casi. Cinéfilo. Voraz lector, accidental escritor.

Comentar

Más en Cómics

Trending

CM! PODCAST

To Top

Desarrollado por Offshoot media