Buscanos en las redes sociales

El desorden como hilo conductor

Cómics

El desorden como hilo conductor

Tras los libros de Martín Garabal, Waibe y Olivier Schrauwen, Wai Comics edito el año pasado “Antes de que me olviden” el primer libro de Jo Murúa.

No es casualidad, la joven editorial Wai Comics ha emprendido un camino de edición que escapa, en contenido, a aquello que podemos ver habitualmente y que hemos naturalizado. La editorial juega con la experimentación y por ello ha publicado títulos que hemos reseñado como “Mowgli en el espejo de Olivier Schrauwen al que se le suman obras de nombres como Muriel Bellini, Iván Riskin y Juan Vegetal.

Es esta amplitud de estilos y formas la que permite la publicación y disfrute del primer libro de Jo Murúa, un artista que pese a lo que uno creería ya cuenta con una vasta trayectoria en el medio. La mayor parte de sus trabajos responden a la autoedición sobretodo en fanzines pero también ha participado en diversas revistas (entre ellas Fierro), stickers, flyers para algunas bandas y la siempre presente internet (sin ir más lejos parte de su trabajo puede verse en jomurua.tumblr.com ). Mucho under, pero ¡mucho eh! aunque vale mencionarlo también ha participado de la muestra colectiva “Los Accidentes”, montada en el Centro Cultural Recoleta bajo la cura de José Sainz.

La mención de su trayectoria no es impulsiva puesto que mucho de lo volcado en este primer libro responde a la misma. “Antes de que me olviden” repasa parte del trabajo de su autor teniendo como recorte sus últimos seis años.

No es fácil encasillar el trabajo ya que estamos ante la ausencia total de un hilo conductor y frente a él lo que abunda es el desorden. ¿Esto es malo? Claro que no, y redoblando la apuesta y quizás haciendo una autocritica, esto lleva a preguntarnos cuán preso de los formatos y esquemas estamos.

La obra es caprichosa en esencia y funciona como una suerte de cuaderno de artista. Claro que esa es una definición casi protocolar ya que no hay sustantivo que le quede mejor que el de “Cajita”.  “Antes de que me olviden” es una cajita en la que guardamos cosas sin orden, lógica,  ni prejuicio alguno.  Hay variedad de estilos y técnicas, hay encierros, hay experimentación. Sus páginas se suceden presentando versiones grotestcas y drogonas de los Simpsons en tono de parodia, viñetas en marcadores, pinturas distorsionadas, recortes de fanzines, acuarelas y un largo etcétera. Hay tópicos y miedos recurrentes, que uno imagina dada la fecha de nacimiento de su autor, son propios de la generación de fines de los ochentas y principios de los noventas: el desamor, las grandes distancias a pasos de distancia, las cercanías a través del mundo digital y angustias varias.

Todo ello aunado en 88 páginas de un libro en el que el principal protagonista de su portada es su autor. Un perfecto desconocido en modo frontman de una banda indie que no escucharía jamás.

Por soberbia, por osada y por contribuir a un agradable desorden recomiendo que intentes acercarte a “Antes de que me olviden”. No sé que es, ni de qué trata pero es buena.

Continue Reading
Publicidad
También te puede interesar...

Su título reza que es periodista, casi un 007, pero es lo de menos. Lo verdaderamente importante es que todavía sueña con lo que va a ser cuando sea grande.

Comentar

Más en Cómics

Trending

CM! PODCAST

To Top

Desarrollado por Offshoot media