Buscanos en las redes sociales

Cómics

El día B

El murciélago sigue de festejo, y Mariano Sicart aprovecha el Batman Day para meterse con la colección de Ovni Press-La Nación que arrancó hace unos meses con motivo de sus ocho décadas de vida

Después de los pasos en falso que significaron la edición nacional del material de DC Comics por parte del sello español ECC y sus múltiples filiales nacionales, Sudamérica y Argentina, finalmente fue Ovni Press quien tomó la posta -o blanqueó lo que ya se sabía, el detrás de escena operativo- para recuperar algo de criterio a la hora de comercializar los diferentes títulos mainstream del conglomerado editorial norteamericano. En tal sentido y a tiempo para la celebración de un nuevo cumpleaños del hombre murciélago, junto al matutino La Nación, puso en los kioscos de diarios y revistas argentinos una gran colección, titulada 80 Aniversario. Veinte tomos que abordan material contemporáneo, pero también reservan un lugar a los clásicos, como para no dejar a nadie afuera, desde los recién iniciados en el cómic a los que llevamos mucho tiempo en el mundillo del coleccionismo. Al día de la fecha  han  salido ocho números, muy bien editados y a precios populares, con buenas notas introductorias complementarias. Los analizamos, en orden numérico, a continuación.

The Cult – La Secta

El volumen siete, comprende la miniserie norteamericana en formato Prestige de cuatro entregas que vio la luz allá por el lejano 1988. La estadía del guionista Jim Starlin en la franquicia fue breve y controvertida, pero realmente interesante para cualquier fan del personaje. Repasemos, creo a la KGBeast y mató al segundo Robin, en compañía del querido Jim Aparo, siempre metiendo mucha rosca política en sus tramas, que aún hoy, resisten la lectura. En El Culto -¿qué es eso de La Secta?- forma equipo con el gran Bernie Whrightson, co-creador de Swamp Thing, para contarnos una historia que lleva a Batman a forzar sus propios límites físicos y psíquicos. Pocas veces se ha mostrado semejante nivel de violencia y crueldad para con el personaje como acá. El villano a vencer, Deacon Blackfire, era tan grosso conceptualmente, que fue recuperado mucho tiempo después, durante la extensa Batman Eternal, en 2014. Lectura inoxidable e imprescindible.

Ego – Ego y otras historias

Décimo tomo, centrado en el gran trabajo como autor integral del malogrado Darwyn Cooke (1962-2016) -uno de los talentos surgidos de la gloriosa serie animada de los noventa- del año 2000, sobre el cruzado enmascarado. La historia tiene una base ligada al policial, pero pronto deriva hacia un fuerte planteo psicológico de tipo freudiano -con pases de factura incluidos- entre Bruce Wayne y Batman, indagando en las motivaciones personales que guían al héroe de Gotham City cada noche en su particular cruzada. ¿Cómo es su vida y cómo sería de no ser quién es? Eso es lo que intenta responder el creador a través de un relato cautivante, notablemente ilustrado, al que complementan otras tres historietas autoconclusivas gestadas por el canadiense para otras series del quiróptero, ya sea como guionista, dibujante o ambas tareas, en una selección exquisita. Libro sumamente recomendable, para fanáticos y no.

Joker – Joker

Parada complicada la de la entrega número doce, que recupera la novela gráfica escrita por Brian Azzarello y dibujada por el enorme Lee Bermejo, en 2008. Vamos a decir que la trama plantea una posible visión del villano por antonomasia del encapotado, la del guionista de 100 Balas, que difiere bastante de la imagen canónica del personaje. Narrado en primera persona por un matón de poca monta, el crudo relato narra la liberación del payaso del Asilo Arkham y su reposicionamiento en el mundillo delictivo de la ciudad, desde cero, hasta llegar a lo más alto. En el medio, polémicos cruces con otros elementos criminales, como Penguin, Two Face, The Riddler y hasta Killer Croc. El encapotado solo aparece al final, pero su peso en la historia es innegable. Ahora bien, ¿nos gusta este Joker reducido a su mínima y brutal expresión? Vaya uno a saber. Lo cierto es que generó opiniones divididas aquí y allá. Igualmente, es otra edición para no dejar pasar, aunque más no sea por el apabullante hiperrealismo de su arte.  

Arkham City – The Road To Arkham y Arkham City 1 al 5

El libro trece, contiene un perfecto ejemplo de lo que los expertos llaman ‘estrategia de marketing’, cómics pensados como precuelas a dos reconocidos -léase, exitosos- juegos para la consola Play Station. El primero, es un unitario de 2009 titulado Camino a Arkham, bastante entretenido en su planteo, plenamente lineal en el desarrollo, que se ubica antes del juego Batman: Arkham Asylum, lanzado a la venta ese mismo año. Escribe Alan Burnett y dibuja –en un estilo grandilocuente, poco atractivo- Carlos D’Anda. La miniserie que titula el tomo data del 2011, previa al juego Arkham City, está dibujada nuevamente por el lapicista brasileño, aunque escrita por el maestro Paul Dini -segunda mención a Batman, The Animated Series-, desarrollador creativo del juego. El resultado no está mal, pero algunas caracterizaciones como que no terminan de cerrar. Digamos que es una publicación ideal para gamers. Y completistas.

Arquitectura Mortal – Death By Design

El decimoquinto tomo contiene el material de la Graphic Novel de 2012 escrita por el guionista y diseñador Chip Kidd, con arte a cargo de un inspiradísimo Dave Taylor. La premisa es homenajear los orígenes del encapotado, razón por la que su ambientación remite a las raíces pulp, sazonando la trama con un marcado tono de policial noir. En el ingenioso cóctel intervienen también elementos propios de la arquitectura, puesto que la Gotham City sobre la que se entronca el guión -muy década del treinta- experimenta un enorme auge de la construcción. Distintas formas de pensar y concebir la ciudad chocan con una serie de atentados en diferentes obras, por lo que el misterioso hombre murciélago, pero también, Bruce Wayne -uno de los propulsores del boom-, se verán envueltos en una siniestra conspiración que involucra a un novel periodista, el Joker, una crítica especializada y el misterioso activista conocido como Exacto. Un dibujo a lápiz y carboncillo con ciertas tonalidades de color aplicado digitalmente en pasajes puntuales da a la obra un aspecto decididamente clásico, que no es para todo el mundo. Fans del murciélago, agradecidos.

Europa – Europa 1 al 4

La miniserie contenida en el volumen diecisiete tardó mucho tiempo en ver la luz, demasiado para lo que terminó siendo, si hay que ser sinceros. Allá por 2016 salió a las bateas, congregando los aportes de Matteo Casali y Brian Azzarello en guiones, más un equipazo de dibujantes integrado por Jim Lee, el italiano Giusseppe Camuncoli, el español Diego Latorre, y el francés Gérarld Parel. Esta aventura llevaría al vigilante por el viejo continente, recorriendo junto al maniático más emblemático de su galería de villanos sus principales capitales: Praga, París y Roma. La excusa argumental para este periplo ‘por encargo’ es un extraño virus que ha infectado a los protagonistas. Intentando develar las pistas que llevan a la mente maestra detrás del plan, el curioso tándem recorrerá aquellas ciudades para intentar sobrevivir. Historia simple, de desarrollo lineal, con múltiples y atractivos estilos de dibujo, un final no muy acorde y la sensación de que con un poco más de pilas en el guión, el resultado podría haber sido otro, ampliamente superior. Se puede dejar pasar, tranquilamente.

Oscuro Príncipe Encantado – The Dark Prince Charming 1 y 2

En 2018 el reconocido artista italiano Enrico Marini aceptó la propuesta de DC para darse una vuelta por los pagos de Gotham con una historia en dos partes que es recopilada íntegramente en la decimoctava entrega. Son muchos los méritos de esta obra, que sobresale por la interpretación visual del cruzado enmascarado y su entorno de acción, el diseño de personajes, la estética y el tratamiento del color, con una destacada utilización de acuarelas para dar relieve y dinamismo a una demoledora puesta en página. La trama parte de una situación comprometedora para Bruce Wayne, cuando una joven madre reclama al playboy la paternidad de su niña, Alina, de escasos nueve años. Cuando le pequeña es secuestrada por el payaso del crimen para pedir un suculento rescate, Batman intervendrá para descubrir cuál es el vínculo de ambos con ella. Mucha participación de varios personajes de la franquicia, de uno y otro lado, para un trabajo que va mucho más allá del mero homenaje, con un final que se las trae. Otro para tomar muy en cuenta si no van a seguir la colección, no lo dejen pasar.

¿Qué le ocurrió al encapotado? – Batman 686/Detective Comics 853/ 1000/ Secret Origins

Toda la carne al asador para el tomo diecinueve, que recopila los aportes al mito del gran Neil Gaiman, en compañía de Andy Kubert en llamas, para una memorable historia en dos partes de 2009 que juega con la idea de la eterna muerte y resurrección del hombre murciélago. Complementan algunos logrados unitarios de 1989 centrados en Penguin, The Riddler y Poison Ivy, con diferentes lapicistas. Cierra un extracto de Detective Comics 1000, salido este mismo año, con ocho breves relatos que ponen de relieve diferentes aspectos de la personalidad del héroe. Algunas pueden gustar más, otras menos, pero lo cierto es que los talentos convocados para la celebración -grandes apellidos de la industria, clásicos y contemporáneos- ameritan la obtención de la publicación. Uno más recomendado como lectura obligada. Más de una vez.

Continue Reading

39 años, Licenciado en Comunicación Social. Comiquero por naturaleza, casi. Cinéfilo. Voraz lector, accidental escritor.

Comentar

Más en Cómics

Trending

CM! PODCAST

To Top

Desarrollado por Offshoot media