Buscanos en las redes sociales

39 Razones (me estarían sobrando 26)

Series

39 Razones (me estarían sobrando 26)

El Doc nos da su opinión de la penúltima entrega de este drama/policial adolescente.

En 2017, Netflix estrenaba una adaptación de la novela de Jay Asher Por trece razones (Thirteen Reasons Why, 2007). La historia de una adolescente que se suicida, dejando siete casetes en los que desgrana los motivos que la llevaron a tomar esa trágica decisión. Cada uno de los lados de la cinta está dedicado a uno de los «culpables» directos o indirectos y el conjunto desgrana una historia de violación, violencia escolar, alcoholismo juvenil, adicciones y abandono. En su momento hice una crítica muy elogiosa en la que advertía que la serie no debería tener una continuación, aunque seguramente la tuviese. Y efectivamente la tuvo. Se estrenó el 18 de mayo de 2018 y también escribí sobre ella. El argumento se centró en el juicio de los padres de Hannah Baker (Katherine Langford) contra la escuela y en la investigación de las violaciones cometidas por Bryce Walker (Justin Prentice). El final de esta temporada era muchísimo mas que abierto y la llegada de una tercera entrega no era una posibilidad, sino una certeza.

TERCERAS PARTES NUNCA FUERON BUENAS

La tercera parte se estrenó el 23 de agosto de 2019. El detonante de la trama es el encubrimiento de lo sucedido en el baile de primavera (cliffhanger con el que se cerraba la temporada anterior) por un lado y la desaparición de Bryce por el otro. El relato esta vez corre por cuenta de un nuevo personaje: Amara Josephine Achola (Nana Mensah) una estudiante recién llegada a Liberty High cuya madre es la enfermera del abuelo de Bryce. Su voz en off, declarando ante la policía, será el hilo conductor que una las escenas del pasado (mostradas a pantalla reducida) y las del presente (mostradas a pantalla reducida).

La serie está muy lejos del hondo dramatismo y la crudeza de la obra original y más cerca de ser una historia sobre adolescentes del montón, con un fuerte componente policial que se convierte prácticamente en el eje de la trama. Lo que no sería malo, si no fuese porque recurre al peor de los lugares comunes en este tipo de historias: abusar del recurso de arrojarle a la cara al espectador sospechoso tras sospechoso, descartándolos como fusibles de tal manera que al llegar la resolución no sentiremos sorpresa, sino apenas alivio.

La evolución de los personajes es despareja. El que mejor la lleva es Tyler Down (Devin Druid), que inició siendo un secundario en la primera parte, tuvo a su cargo algunas de las escenas mas fuertes de la segunda y gana muchísimo protagonismo en esta nueva entrega. El mas maltratado es Bryce Walker. Los guionistas no logran decidir si quieren hacer de él la típica victima/victimario que toma conciencia de los resultados de sus acciones e intenta remediar el daño o simplemente un caprichoso niño rico capaz de arruinar vidas por un infantil ataque de celos. Como diría el filósofo contemporáneo Jimbo Jones: «te caes y te levantas».

FINAL DE JUEGO

En pocas palabras, esta tercera entrega de Por trece razones puede que llegue a gustar a los muy fanáticos de la serie, pero pasará sin pena ni gloria para todos los demás. No funciona plenamente como drama y se queda corto también como policial. El final, aunque sin ser demasiado sorprendente (cuando al fin sepamos quién cometió el crimen, ya habremos pasado por tantos sospechosos potenciales que probablemente estemos algo mareados) cumple y como no podía ser de otro modo, se ocupa de dejar abierta la puerta para una nueva entrega, que será la última. Sobre la decisión de (al fin) terminar la serie, dice Netflix, «la cuarta temporada contará la graduación de los miembros del elenco principal, lo que significa una conclusión natural de la serie».

Brindo por eso.

Continue Reading
Publicidad
También te puede interesar...

Tiene 46 años, es programador y lee ciencia-ficción desde que tiene memoria, aunque su primer libro "serio" lo leyó a los 12.

Comentar

Más en Series

Trending

CM! PODCAST

To Top

Desarrollado por Offshoot media