Buscanos en las redes sociales

#XMen: repaso de las películas del universo mutante – Parte 2

CINE

#XMen: repaso de las películas del universo mutante – Parte 2

Seguimos con la consigna propuesta hace unas semanas de repasar la saga cinematográfica de la 20Th Century Fox correspondiente al universo mutante.

Tal vez el mejor momento de la franquicia fílmica mutante tenga que ver con este periodo, cuatro películas que, en conjunto, representan el desarrollo de una cuidada estrategia de marketing, tras algunos desaciertos cometidos antaño. Los productores, con buen criterio, optaron por un relanzamiento del grupo en la gran pantalla, convocando para ello a jóvenes y grandes actores, e involucrando además a buenos directores; dándose tiempo, incluso, para despedir a parte del elenco original, en tres cintas. Un gran acierto fue redefinir temporalmente el presente propuesto, arrancando en los convulsionados sesentas, en otro paralelismo que homenajea al cómic original. Pero también, se logró recuperar en modo acción al ‘mejor en lo que hace’ y anexar inteligentemente al ‘mercenario bocazas’ en plan comedia superheroica. Pasen y vean.

X: First Class (2011) – Matthew Vaughn

Con un guión más rico, múltiple y con madera de serie, la fresca dirección de Vaughn encuentra su horma perfecta para llevarnos a buen ritmo en las más de dos horas que dura esta entrega de Marvel. Todo está por contarse y la atmósfera fundacional siempre tiene estatura de mito. Señores: estamos ante la primera promoción de los X-Men (sí, aunque haya mujeres, son los Hombres del Profe X).

Además de Vaughn (un tipo que trabajó con Guy Ritchie y sedujo a Claudia Schiffer regalándole una tortuga no puede ser mal director en ningún universo posible), hay muchos nombres en esta Primera Generación: Un Fassbender que nos entrega la eficiencia alemana: sin brillar pero cumpliendo con lo que se le pide; un McAvoy que se pone la cinta de capitán y no decepciona; un Bacon cuadrado como siempre pero perfecto para un villano marmóreo y poco expresivo; y una Jennifer Lawrence que opaca su naturaleza atormentada con una cándida belleza que roza el absurdo. Este curriculum ayuda a entender por qué esta película funciona casi sin fisuras: Hay muchos actores y actrices muy buenos trabajando para un buen director. El resultado está puesto.

¿Qué sigue? La Guerra Fría. La cantera inagotable de espías, conspiraciones, paranoia y tecnología que alimenta à la carte a cualquier guión que se siente a su mesa. Agréguese un comienzo a lo Disney con la muerte de la madre y la posterior búsqueda de venganza; añada a gusto identidades en conflicto y la conciencia de clase de los mutantes. Sírvase a discreción y disfrute: la cena está servida.

Txt: Diego Sep.

The Wolverine (2013) – James Mangold

Si hay algo en lo que coinciden la crítica especializada y el fandom de aquí y allá al respecto de la saga fílmica mutante, eso es que la trilogía de películas sobre el hombre X de las garras fue de menor a mayor, siendo el film que nos ocupa algo así como un punto medio, que llegó a demostrar su verdadero potencial en pantalla, más no a plasmarlo en su totalidad -para eso habría que esperar una película más-. Cuatro años habían pasado desde la ambiciosa y desafortunada X-Men Origins: Wolverine, por lo que la consigna era levantar la puntería, contar una historia interesante del personaje en solitario. Y a eso apunta el guión que firmaron Christopher McQuarrie, Mark Bomback y Scott Frank, abrevando en las miniseries Wolverine (1982), por Chris Claremont y Frank Miller, y Logan (2009), por Brian K. Vaughan y Eduardo Risso, para la dirección de un dedicado James Mangold.

A un año de los eventos narrados en X-Men The Last Stand, encontramos al héroe viviendo como ermitaño en los bosques canadienses, tratando de superar la culpa por el deceso de Jean Grey, una intensa Famke Janssen, presencia acusatoria recurrente en sus sueños. Hasta allí acude la letal Yukio, sólida Rila Fukushima, quien es enviada por el clan Yashida de Japón con un pedido de última voluntad de su jefe,  Shingen, a quien conoció durante la Segunda Guerra Mundial. Ya en la tierra del Sol Naciente comenzarán los problemas: La pérdida de su factor curativo, enfrentamientos con la temible Yakuza y un incómodo affaire con Mariko, hija de su viejo amigo. La trama entrega memorables secuencias de acción, algunos personajes que sobran y un enemigo que, claramente, no está a la altura. Este hecho se ve claramente reflejado en un tercer acto sin fuerzas, que empaña bastante el resultado final. Una pena.

Txt: Mariano Sicart.

X-Men: Days of Future Past (2014) – Bryan Singer

14 años después del estreno original , y más allá de la creencia errónea de unos cuantos, nos llega el episodio con mayor taquilla de la franquicia. El estudio dispuso un presupuesto de más de 200 millones apostando todo al regreso de Bryan Singer como director. No se equivocó. Los amantes de las dos primeras partes me detestaran pero creo fervientemente que está se trata de la película más ágil y divertida de la saga y porque no del director.

Singer sale bien parado en la adaptación de uno de los arcos argumentales más populares en la historia de los cómics. El film adapta la historia de Chris Claremont publicada en 1981, tomándose muchas licencias, siendo quizás la más destacada, el justificado protagonismo de Wolvie.

La trama es sencilla pero no por eso menos potente. Los mutantes como los humanos están siendo aniquilados por los Centinelas y para evitarlo Magneto y el Profesor X deciden enviar a Logan a 1973 donde deberá hallar dar con sus versiones jóvenes y evitar que Mystique asesine a Bolivar Trask (el excepcional Peter Dinklage) creador de los famosos robots.

Hay un perfecto equilibrio entre las escenas de acción y la comedia; y lo bueno es que las mismas se desarrollan teniendo como marco una inmejorable ambientación setentosa. Desde los looks de la época hasta el asesinato de Kennedy, la cinta se nutre de un sinfín de referencias que alivianan el metraje. El casting es maravilloso, destacándose las interpretaciones de McAvoy y Fassbender y sus opuestos  Stewart y McKellen como Xavier y Magneto. Premio especial para  Jennifer Lawrence que injustamente será recordada por cualquier otro papel y no por su Mística. Su actuación es inmejorable.

“Days of the future past” es también no solo el film que mejor aprovecha  a Logan desde la lejana Xmen 2, sino el que tiene la mejor presentación de un personaje que recuerde. La escena de Quicksilver te dibuja una sonrisa de principio a fin.

Guion, ritmo, buenos efectos musicales y muchos mutantes. Un cañonazo de película con un cierre perfecto. Aquí debió terminar todo señores.

Txt: Cristian Oliva.

Deadpool (2016) – Tim Miller

Para mediados del 2014, hacía rato que Marvel Studios había consolidado LA fórmula para hacer películas de superhéroes. Y considerando que la Gallina Mutante de Fox Studios ya había agotado sus Huevos de Oro, tras el estreno de “Days Of Future Past”, era hora de probar un enfoque nuevo. Las propuestas en curso eran varias: Channing Tatum quería dar vida a Gambit, Josh Boone proponía adaptar a los New Mutants (algo que sigue intentando al día de hoy) y Hugh Jackman planeaba el cierre de su trilogía de Wolverine.

Y al margen de todo esto, Ryan Reynolds perseguía su propio proyecto mutante: Deadpool. El actor tenía algo de experiencia interpretando esta clase de roles: había sido Hannibal King en la tibia “Blade Trinity”, Hal Jordan en la fallida “Green Lantern” e incluso al mismísimo Mercenario Bocón en la desastrosa “Wolverine: Origins”.  Pero esta vez las cosas serían diferentes: Reynolds tomaría el rol de productor, para poder conservar el preciado “control creativo”. De esta forma, con un presupuesto ridículo (menos de 60 millones de dólares) y la dirección del debutante Tim Miller (Thor: The Dark World), a principios de 2016 veía la luz el primer largometraje de Deadpool.

Reconozco que nunca leí un comic protagonizado por Deadpool. El personaje me recuerda a lo peor de la década del 90: tiene poderes curativos, usa muchas armas y su mayor gracia es romper la cuarta pared. Así que fui al cine con muy pocas expectativas.

El resultado me sorprendió: la película es muy divertida, apela al humor ácido (o negro?), muestra un lado nuevo del Mundo Mutante y tiene un cierre redondo.

La audiencia acompañó el esfuerzo: el film recaudó casi 800 millones de dólares a lo largo del mundo, convirtiéndose en uno de los largometrajes más redituables de ese año, asegurando una continuación y demostrando que si a tu proyecto le pones ingenio y corazón, podés hacerle frente a las corporaciones.

Txt: Roberto Rubiano.

Continue Reading

#culturanerd - Periodismo de corte fantástico

Comentar

Más en CINE

Trending

CM! PODCAST

To Top

Desarrollado por Offshoot media