Buscanos en las redes sociales

Cómics

Justicia Roja

Crítica de Caballeros: Volver, tomo autoconclusivo que marca el regreso del Caballero Rojo, héroe urbano de los noventa a cargo de Toni Torres, Mariano Navarro y Hernán Cabrera, publicado por el sello Capitán Ediciones

Tradición escarlata

Allá lejos y hace tiempo, por el mes de Noviembre de 1996, el número 24 de la querida revista periodística especializada en historieta Comiqueando presentaba un nuevo personaje en sus páginas centrales: Caballero Rojo. Creación de Antonio ‘Toni’ Torres (Parque Patricios, 1968) y Mariano Navarro (San Isidro, 1972), prolongó su estadía en la publicación por un total de cuatro episodios, siempre en unitarios de ocho páginas donde se iba enriqueciendo el contexto de acción del joven heredero de una dinastía de justicieros que se remontaba a la época de las Cruzadas. Pronto fue momento de su primera colección, editada por Comiqueando Press, que llegó a totalizar catorce entregas entre 1997 y 2000, más un número cero que recopiló sus primeras apariciones en los números 24 a 27 de la ‘Comicú’.

Ya por entonces Hernán Cabrera (Buenos Aires, 1975) se había incorporado al equipo creativo original en calidad de letrista, diseñador y colorista de las portadas. Pero no fue el único, puesto que desde el número cuatro se abrió el juego a destacados nombres de nuestra historieta, que colaboraron con sendos aportes al trasfondo de la historia del protagonista. Fueron de la partida Francisco Solano López, Horacio Lalia, Eduardo Risso, Quique Alcatena, Walther Taborda, Jok, Oscar Capristo, Carlos Albiac, Fernando Calvi y hasta el escocés Alan Grant. Así nos enteramos que la mítica Orden -organización que financia a los Caballeros- tiene un plan para el futuro de la humanidad, en el que Sudamérica juega un rol clave. Una familia de elegidos va pasando generacionalmente la antorcha de la justicia, hasta nuestro tiempo, donde la tarea recae en Rafael Reynoso -hijo del célebre luchador de Titanes en el Ring-.

En la segunda serie, de apenas tres números, publicada en 2000 por Samizdat Ediciones, quien lleva adelante el rol del justiciero escarlata es Román Castillo, reemplazando a Reynoso luego de los eventos de la saga titulada ‘La caída del Caballero Rojo’, desarrollada entre los números 8 al 13 del primer volumen. De allí en más, la historia continuaría en el tomo Caballeros: Orígenes, de 2007, gentileza de Domus Editora. Vuelve la modalidad de historias unitarias de diversa extensión con reconocidos artistas invitados, Walther Taborda, Hernán Botticelli, Carlos Pedrazzini, Marc Borstelmann y Fernando León González. Especie de Tie-in serían considerados los dos números de Secundaria de Superhéroes, para el mismo sello, con Torres en compañía del dibujante Javier Solar. Sigue una rareza, El Angel Negro Especial 1 que une a Reynoso con el héroe uruguayo creado por el guionista Matías Castro y el dibujante Lisandro Di Pasquale, cuya génesis se remonta a 1999, extendiéndose hasta 2010.

Habría que esperar hasta fines de 2012, cuando Universo Retro Press lanza el segundo opus de su Antología de Héroes Argentinos, donde debuta el -nuevo- Antifaz Escarlata, ayudante del cruzado porteño, que en los siguientes números participa de una gran epopeya nacional junto a grandes héroes contemporáneos argentinos, hasta su cierre en la octava entrega, de 2016. Asimismo, dentro de la misma editorial, participaría de Las Aventuras de Carlitos y sus amigos N° 1 en 2014, para dos años después formar parte del Carlitos Team Up, especial con cuatro historias breves que reúnen a la creación de Sebastián Rizzo con otros conocidos personajes, a cargo de distintos equipos creativos, esta vez ilustrado por Emiliano Urich.

Por la vuelta

Capitán Ediciones, emprendimiento independiente de Daniel Muller, recuperó en Mayo pasado al personaje en un lujoso tomo de 64 páginas a todo color, lo cual es en sí mismo una novedad dentro de su dilatada trayectoria editorial. Después de la introducción de rigor, que menciona los eventos previos de mayor relevancia y ocupa unas precisas tres páginas, la historia central se desarrolla a lo largo de cuarenta más, estructuradas en tres capítulos de diversa extensión. A esta trama se agrega un breve back up titulado Cavaleiro Vermelho, que transcurre un mes antes en Brasil, protagonizado por Román, quien intenta reclutar para La Orden a O Parceiro, héroe aficionado que actúa al interior de una favela de Río de Janeiro. Dieciséis páginas dibujadas por Leonardo Laino.

El plot central refiere a las diversas emociones que genera en Rafa el hecho de regresar a su ciudad, después de una extensa estadía en España, a donde se dirigió un poco obligado por las circunstancias del final de la primera serie. Al reciente deceso de su padre se suma tener que enfrentar las consecuencias de su abrupta partida, tras la muerte de su amigo Mariano a manos del Caballero Negro. Después de tanto tiempo, las heridas siguen abiertas en él y sus afectos. De eso va el grueso de la historia; es sobre este eje temático donde se dan los mejores momentos que el guión propone, con un par de reencuentros esperados y otros no tanto. Las caracterizaciones y los diálogos lucen creíbles y esa voz en off, tan característica, conduce al lector por los eventos naturalmente, sin que casi nada luzca forzado.

Dos excepciones serían la villana a enfrentar, Alma en pena, y la incógnita al respecto de la identidad del nuevo Caballero Rojo que opera en Buenos Aires -desde la etapa Carlitos en Universo Retro- sin el consentimiento de La Orden. En el primer caso, el planteo mismo del conflicto, su desarrollo y resolución son apresurados, con escaso peso argumental. En el segundo, el misterio está apenas esbozado y su descubrimiento no depara mayores sorpresas. Se me ocurre que descartando el tópico de la ‘amenaza de turno’ para ahondar algo más en el enfrentamiento entre el viejo héroe y el usurpador que lleva su nombre, se podría haber logrado un planteo de mayor interés con algo más de acción, incluso. Pero, nuevamente, la prosa entre melancólica, poética y costumbrista de Torres a la hora de escribir a Reynoso torna la lectura altamente disfrutable, por no hablar del inesperado final, que deja abierta la puerta a nuevos e interesantes rumbos. En el apartado cameos, se destacan las apariciones de Colo Galván, Mikilo, Animal Urbano, el Eternauta, El Ojo Blindado y, obviamente, Capitán Barato.

Los lápices de Mariano Navarro expresan notable solidez, síntesis de estilo entre la notoria influencia del anglocanadiense John Byrne y recursos propios, que derivan en una narrativa siempre fluida, capaz de balancear momentos dramáticos y otros donde se exige mayor flexibilidad, con buenos encuadres, dinámica puesta en página y correcta elaboración de personajes y fondos; todo magníficamente complementado por la aplicación de color digital a cargo de Hernán Cabrera, con quien se entiende a la perfección.

La historia complementaria presenta un desarrollo más bien lineal con muchos lugares comunes que, no obstante, reviste cierta importancia  por dos cuestiones; significa el inicio del plan de La Orden para esta parte del continente, por un lado, a la vez que deja en claro la diferencia de personalidad de Castillo, el Caballero ‘suplente’ que siempre presentó mucho potencial a desarrollar, por otro. El trabajo de Leo Laino presenta algunas falencias evidentes, como si hubiese sido realizado en forma apresurada. Afortunadamente, el buen coloreado realza el resultado final, potenciando lo bueno por sobre los detalles menos logrados del trazo.

Barajar y dar de nuevo

La factura técnica es otro punto a favor, con buen papel y logrado diseño, que apenas se ve opacado por esa suerte de epílogo presentado en la retiración de contratapa, elección totalmente inadecuada que, suponemos, se fundamenta en lo apretado del material a presentar, que incluye una linda portadilla de Kundo Krunch para la trama en Brasil, un buen pin up de Ignacio Ochoa y dos ilustraciones ganadoras del concurso de dibujo Caballeros.

Volver representa un renacimiento para el viejo/nuevo Caballero Rojo, pensado para reposicionarlo en un mercado nacional donde la movida de los superhéroes autóctonos parece haber vuelto a cobrar inusitada fortaleza. Sin lugar a dudas, la propuesta tiene probados méritos artísticos para recuperar el lugar de prestigio que hace poco más de dos décadas obtuvo en el medio, junto a otras recordadas creaciones de los noventa. Habrá que ver cuántos de aquellos viejos lectores siguen todavía activos en el ruedo comiquero. Y cuántos de los nuevos están dispuestos a otorgarle una oportunidad. Desde acá, bancamos.

Continue Reading
Publicidad
También te puede interesar...

39 años, Licenciado en Comunicación Social. Comiquero por naturaleza, casi. Cinéfilo. Voraz lector, accidental escritor.

Comentar

Más en Cómics

Trending

CM! PODCAST

To Top

Desarrollado por Offshoot media