Buscanos en las redes sociales

Black Mirror Temporada 5: ¡Estás (casi) igual!

Series

Black Mirror Temporada 5: ¡Estás (casi) igual!

Netflix presentó en estos días una nueva entrega de Black Mirror. Nuestro redactor-sin-vida-propia se pasó medio fin de semana viéndola y la otra mitad escribiendo esta nota.

Las dos primeras temporadas de Black Mirror se compusieron de apenas tres episodios cada una, con dos años de diferencia entre sí y el bonus de un especial de navidad aparecido a fines del año siguiente al final de la segunda entrega. Pocos capítulos y bien preparados. El eje conductor de todas las historias fueron siempre los peligros de la tecnología y la alienación que muchas veces esta trae aparejada.

Cuando en 2016 la serie cayó en manos de Netflix, perdió definitivamente este sello distintivo: mientras las temporadas doblaban su duración, los guiones veían reducida la calidad y llegaban los Happy Endings y las entregas anuales. Un proceso de «norteamericanización» de esta serie británica que encontró su punto culminante en esa abominación que fue Bandersnatch, un episodio interactivo en el que el usuario podía definir el destino de los protagonistas, entre una serie de opciones predefinidas, todas las cuales conducían a desarrollar historias mediocres.

Este año, la plataforma de streaming presentó una nueva temporada que parece suponer un regreso a las bases, tanto el número de episodios como desde la calidad de estos.

 

MENOS ES MAS

La primera y muy agradable sorpresa es que se han presentado tan solo tres capítulos, como si desde el vamos Netflix intentara dejar en claro que busca enmendar las cosas.

Episodio 1: Striking Vipers

Danny ( Anthony Mackie) y Karl (Yahya Abdul-Mateen II) son mejores amigos y comparten departamento con la novia de Danny, Theo (Nicole Beharie). Ambos pasan mucho tiempo jugando a un videogame de pelea tipo Street Fighter llamado Striking Vipers, en donde el primero siempre elige a Lance y el segundo a una luchadora llamada Roxette.

Once años mas tarde, Danny y Theo han establecido una familia, mientras que Karl sigue siendo prácticamente el mismo: soltero empedernido y aún amante de los videojuegos. Ya no se frecuentan tanto, pero el día del cumpleaños de Danny, Theo le regala la versión de realidad virtual del juego que solían compartir y comienzan a jugarlo en red.

Striking Vipers X provee a los usuarios de inmersión total, así que podríamos decir que, en la realidad del juego, Danny ES Lance (Ludi Lin) y Karl ES Roxette (Pom Klementieff). Las cosas se ponen muy extrañas cuando durante una pelea Roxette besa a Lance. Y allí comienza la auténtica historia.

El episodio es muy interesante, está bien llevado y aunque se lo podría acusar de tener un final feliz, está muy lejos de ser un nuevo San Junípero (Temporada 3, Episodio 4). Recupera en gran medida el espíritu de la serie original, explora en una forma consistente la manera en que la tecnología afecta a las relaciones humanas y las nuevas formas que toman el amor y la sexualidad en nuestros días.

Episodio 2: Smithereens

Cris (Andrew Scott) es un hombre con un plan. Un plan para poder hablar con Billy Bauer (Topher Grace), el creador de Smithereen, una red social, reflejo de nuestra Facebook. Y eso es todo lo que puedo decirles sin hacer spoiler.

Definitivamente el mas británico de los episodios, no solo porque transcurre en Londres y tiene al Moriarty de Sherlock como protagonista, sino por el tono general de la narración. El final… es excelente. Lo mejor de la temporada y quizá lo mejor de toda la «era Netflix».

Episodio 3: Rachel, Jack and Ashley Too

Rachel (Angourie Rice) es una adolescente obsesionada con la estrella pop Ashley O (Miley Cyrus), en quién ve todo aquello que ella no tiene, pero no sabe que la vida de Ashley tampoco es tan feliz como parece.

La primera mitad del episodio, aunque poco original, al menos está bien planteado: se nos muestran las «vidas paralelas» de Rachel, típica perdedora solitaria y Ashley, típica niña prodigio explotada por su mánager, que a la sazón es su tía. Lamentablente, al presentarse el nudo de la trama, en vez de mejorar el desarrollo empeora: Ashley está en peligro y Rachel y su hermana Jack (Madison Davenport) se aprestan a rescatarla ayudadas por una serie de casualidades inverosímiles, detalles ridículos y momentos de humor incómodo. Todo termina de una manera tan previsible como estúpida. No me hubiera sorprendido ver este capítulo en alguna de las anteriores entregas, pero tras el entusiasmo que me provocaron los otros dos, resulta muy decepcionante.

 

DOS DE TRES NO ESTÁ TAN… BUENO, NO SÉ

Amé la serie original, considero el especial de navidad con el que se cerró la «etapa inglesa» una obra maestra del horror tecnológico. Odié la forma en la que Netflix la bastardeó, quitándole casi todo aquello que la hacía especial y sumiéndola en la mediocridad. Al ver esta nueva entrega, creí que estaba ante un auténtico resurgimiento, pero el season finale me hace dudar. Habrá que esperar para saber si Striking Vipers y Smithereens son una muestra de la calidad que podemos esperar en futuras entregas… o solo una casualidad.

Tiene 46 años, es programador y lee ciencia-ficción desde que tiene memoria, aunque su primer libro "serio" lo leyó a los 12.

Comentar

Más en Series

Trending

CM! PODCAST

To Top

Desarrollado por Offshoot media