Buscanos en las redes sociales

Una trompada al mentón llamada Avengers Endgame

CINE

Una trompada al mentón llamada Avengers Endgame

Algunas consideraciones acerca del cierre de una de las sagas más importantes de la historia del cine.

Es imposible valorar a #AvengersEndgame sin considerar que se trata del cierre de uno de los acontecimientos cinematográficos más importantes de la historia del cine. No faltarán los puristas/críticos de cine que considerarán no solo exagerada sino una total falacia esta valoración, pero es una completa necedad no caer rendido ante los números y la presencia que cada unos de los films de la factoría Marvel/Disney tuvo a lo largo de estos 11 años. No marcó una tendencia sino una época, y en una historia tan corta como la que tiene el cine (apenas 124 años) sería un gran error no prestarle atención. El cine, al fin y al cabo, también vive de los números y los móviles para matarlo (si bien se sucedieron a lo largo de los años como, por ejemplo, con la aparición de la televisión) nunca hicieron tanta fuerza como con el auge de las plataformas de streaming y el aumento de la piratería. No es casualidad entonces que el público haya encontrado en la espectacularidad y los efectos especiales los justificativos a la hora de pagar una entrada. Por supuesto que no es poca cosa, consecuencia de ello han quedado un tendal de producciones que no encuentran lugares de exhibición, así como una vasta cantidad de público insatisfecho que no siente atracción por este tipo de propuestas.

Hace días el humorista gráfico Gustavo Sala lo retrato muy bien con la tira que estamos reproduciendo y que sirve para retratar como aceptamos sin mayores miramientos los preceptos del capitalismo. ¿Cuantos de nosotros aplaudimos la llegada de Spiderman, en poder de Sony, o los X-men en poder de la FOX al binomio Marvel/Disney? Me animo a decir que casi todos. El capitalismo trabaja de manera silenciosa.

Pero acá venimos a hablar de Avengers y no del capitalismo, aunque para muchos sean la misma cosa.

#AvengersEndGame como la inmensa saga que es se acerca a la perfección, sobre todo porque no existe a la fecha otro producto con el que pueda compararse. Marvel ha sabido instalar en el imaginario colectivo a personajes solo presentes, hasta ese momento, en las mentes de los comiqueros. Personajes secundarios con taquillas abismales como por ejemplo Black Phanter. Lo hizo prolijamente, prestando atención a los detalles (en la mayoría de los casos) y consiguiendo cruzar a cada uno de sus productos de manera creíble. No es fácil sino vean lo que le está costando a DC.

En estos 11 años hay, por supuesto, altibajos, pero en términos generales ningún producto se acerco al abismo. Personalmente creo que sus productos individuales y menos ambiciosos son los que han funcionado mejor, pero repito es una apreciación netamente personal.

Cierto es, también, que la película llego en el momento justo plasmando una tecnología funcional que permitió un traslado fiel de las viñetas a la pantalla grande.

Si conseguimos centrarnos en las casi 3 horas de duración nos vamos a encontrar con una película imperfecta y muy lejana a esa excepcionalidad que pregonaba el boca a boca inicial. En la valoración prima el afecto y la nostalgia por ello el saldo, irremediablemente, termina siendo a favor. Soy insistente, lo sé, pero el film no es para cualquiera… debería serlo, es una gran contradicción, pero resulta imposible no pensarlo como una caricia al público comiquero, sobre todo a ese que supo esperar y del cual, orgullosamente, formo parte.

Avengers es una trompada al mentón con la que caes rendido, emociona, conmueve, y frente a ello no hay demasiada cosa que escribir. Lo que escribo no persigue transformarse en una crítica y mucho menos en una reseña, sencillamente son algunas apreciaciones de un tipo tan cargado de sentimientos como el film. Porque seamos sinceros…frente a lo que sentís ¿qué podes objetar?

Son innumerables las referencias que los hermanos Russo (también realizadores de Infinity War, Civil War y la apabullante Soldado de Invierno) dedicaron a los fans.

Hay algunas que se gritan como un gol. El Capi tomando el martillo de Thor antes de enfrentarse nuevamente a Thanos; o desconcertando a sus enemigos con el “Hail Hydra” haciendo alusión al primer número de Capitán América: Steve Rogers, son escenas sublimes e inolvidables.

Incluso lo bueno del film es que alimenta el deseo de hurgar en la historia de los personajes. Me paso con Hulk, el más desaprovechado de la franquicia, y su drástico cambio de actitud y apariencia. Una clara reminiscencia a los años ´90, donde el escritor Peter David se hizo cargo del personaje brindando grandes dosis de humor puestas en momentos perfectos.

Sin embargo, la mayor de las referencias son sus aplaudidos 40 minutos finales. Esa batalla, de una potencia abismal, acompañada del grito de “Avengers Assemble” es la prueba fehaciente de que las viñetas han tomado por asalto al cine. No hay referencia mayor que esa.

Hay cosas objetables. Su duración es una. Creo que parte de los viajes temporales con motivo de hallar las gemas pueden ser tediosos (bostece en varios pasajes) y muchos no aportan demasiado a la trama. Algún que otro guiño simpático, pero nada que no pudiese reducirse a menos cantidad de tiempo. La película pierde ritmo (podría ahorrarse fácil media hora de metraje) permitiendo al público comenzar a detenerse en los numerosos baches del guion.

Me molesto, aunque podría haber sido peor, el uso insistente de Thor para los gags. Pensé que Ragnarok era el punto final, sobre todo luego de la hermosa entrada que el personaje había tenido en Infinity War, pero me equivoque. Es gracioso por momentos, pero nunca deje de objetarle el hecho de que estábamos hablando de un dios nórdico.

El peso de personajes como Carol Danvers y Nick Fury me pareció completamente nulo. Entiendo que serán importantes en el futuro de la saga, pero aquí me quede con gusto a poco. El peso estaba puesto, acertadamente, en los Vengadores originales pero la entrada tardía del personaje de Capitana Marvel es inentendible. ¿Qué había más importante que esto? Nada.

El desenlace no sorprende convirtiéndose en la salida más acorde y esperable. El sacrificio de Tony Stark por los demás siendo un personaje que comenzó enarbolando la bandera del ego y la soberbia fue más que atinada.  Con él se inicia y termina el camino de Marvel en pantalla grande. Un final redondo que permitió la despedida de Robert Downey Jr. por la puerta grande.

Irónicamente, otro de los sacrificios, el de Natasha Romanoff (viuda negra) paso totalmente desapercibido. No pedíamos una despedida con bombos y platillos, pero no sé…por lo menos una plaquita que dijera “te recordaremos por siempre, tus amigos los vengadores”.

Pormenores de una cinta que tiene mejores calificaciones como conclusión de una saga que como cinta aislada; pero qué sin dudas quedará grabada en los albores del cine de superhéroes. Su productor Kevin Feige lo ha conseguido a sabiendas de la cantidad de prejuicios que suelen endilgarse a este tipo de cine, uno que no debería avergonzarse de ser considerado pochoclero o popular.

Continue Reading

Su título reza que es periodista, casi un 007, pero es lo de menos. Lo verdaderamente importante es que todavía sueña con lo que va a ser cuando sea grande.

1 Comentario
  • Tata

    Concuerdo con vos, casi completamente, menos sobre los cambios de ritmo en la peli, no deberia haber agujeros en el guion (los que pienso existen por escenas cortadas o “cambiadas”, espero), y esos cambios de fluidez tienen el trabajo de hacerte saber que es el final de una “fase”. El film tiene que demostrar brevemente tristeza por la definicion de un ciclo, o al menos si quiere llegar a lo profudo de su audiencia, creo yo.

    Un placer leerte, preciosa nota, gracias.
    ¡Abrazote!
    Tata.

Más en CINE

Trending

CM! PODCAST

To Top

Desarrollado por Offshoot media