Buscanos en las redes sociales

El laburante del gol en formato viñeta

Cómics

El laburante del gol en formato viñeta

Lo mejor que puede pasarle a una figura como Gabriel Omar Bastituta es la plasmación de parte de su vida en una historieta. Mejor aún, si como en este caso, la misma reviste la característica de ser una biografía no autorizada. Créanme que si esta pasara por el filtro del Bati perdería cualquier atisbo de diversión. Batistuta a lo largo de sus años de carrera ofreció ni más ni menos que futbol, solo futbol (como aquella vieja revista deportiva) y su figura creció de manera abismal al punto de ser, sin dudas, uno de los mayores referentes que vistió la camiseta argentina. Quien piensa en la selección piensa en Maradona, en Messi y en Batistuta…no hay otro. Y el crecimiento de su figura es cuanto menos curioso puesto que para ello no necesito nada más que sus dotes deportivos. Batistuta es frío, es imposible atribuirle a su figura una declaración picante, una frase memorable. Sin ir más lejos, en más de una ocasión, ha desinflado su relación con el deporte afirmando que era solo un trabajo y que en la cancha no podía entender como determinados jugadores podían divertirse.

Por estas y muchas más razones no es más que acertada la decisión de Sebastian Rizzo y Raúl Vila de enaltecer la figura y la mística de un jugador que, ante todo, fue un laburante del gol. Acertada también es la decisión de dedicar parte de su arco argumental a quizás el único amor del Batigol, fruto del cuál nace la declaración más resonante de su carrera: “Irina te amo”.

El equipo creativo que mencionábamos, Sebastian Rizzo y Raúl Vila, gracias al apoyo de la editorial argentina Blupink lanzó al mercado a mediados del mes de agosto “Dar Todo” la biografía no autorizada en formato viñetas del ídolo de multitudes Gabriel Omar Batistuta.

El recorte argumental está dado por los tres primeros años en la carrera del jugador, esto es desde sus 18 años (momento en el que lo descubre Jorge Griffa y lo lleva a jugar a las inferiores de Newell´s) hasta su consagración con la camiseta de Boca de la mano del maestro Tabárez.

En Rosario la publicación pudo ser presentada en la pasada Crack Bang Boom, convención donde su autor remarco las libertades creativas adoptadas para la confección del guion. Algunas de ellas, creemos, sirvieron para dar forma a un “villano” casi de novela: el técnico Daniel Alberto Pasarella. Mucho de la historia gira en torno a la conflictiva relación que el jugador mantuvo con el técnico desde que este lo dirigiera en su etapa en River Plate. Igual de importante es la narración de los inicios de su relación con su esposa Irina.

La historia del jugador mucho le debe al sacrificio, y Rizzo eleva y potencia esta cualidad a su máxima expresión. Batistuta no la pasa nada bien, ya sea desde su llegada a Newell´s procedente de Reconquista como en su posterior desembarco en Nuñez. Con más insistencia que futbol, en la obra vivenciamos una gran trasformación del jugador, y un rápido crecimiento tanto personal como profesional que bien puede apreciarse en la primera mitad de la historia. El Bati asciende, y lo hace casi como si de un santo se tratase.

Es en la segunda mitad cuando la historieta adquiere un ritmo mucho más fluido que tendrá como evento culmine el superclásico entre River y Boca de julio de 1991 donde Batistuta sencillamente la descose, cose y vuelve a descoser. En este momento la figura de Pasarella como la contrapartida/némesis de la historia está totalmente erigida, lo que permite que el desenlace cobre fuerza. Aquí cada una de las viñetas tiene tintes de leyenda, en ellas sobrevuela la idea de revancha finalizando, claro está, con el triunfo de los buenos. Debo reconocer que una vez leída la historieta repase realmente el partido para concluir que la tensión dramática y el desenlace son, tal vez, lo menos ficcionado del relato (¡qué viva el futbol Pisculichi!).

El clásico no solo se da en el marco futbolístico sino respecto al estilo grafico elegido. Raúl Vila tiene la ardua tarea de plasmar no solo rasgos y facciones sino un sin fin de referencias de la época (hinchadas, banderas, estadios, etc.). Para ello adopta un estilo que podría considerarse retro manteniendo una línea de carácter clásica.  El estilo elegido le sienta realmente bien, siendo sin dudas un gran acierto. La descripción física de los personajes está muy bien lograda, por supuesto hay excepciones, pero créanme qué, en todo caso, es un gran ejercicio encontrar a los que menos se parecen. De los secundarios que recuerdo Settimio Aloisio, Coco Basile  y el relator Héctor Caldiero están muy bien; mientras que a personajes como Marcelo Tinelli y Bielsa cuesta un poco más identificarlos. Irónicamente la dupla antagónica protagonista se ubica más cerca de estos que de los primeros, algo de lo que nos olvidamos al cabo de las primeras páginas. Es menester mencionar en este punto el gran trabajo de archivo emprendido para la publicación evidente en la reproducción de sponsors, camisetas y canchas de futbol.

Los amantes del deporte más lindo del mundo tendrán en “Dar todo” una obra imprescindible con una temática que, no está demás recalcar, no abunda por lo menos en la historieta nacional.  Para el resto será una correcta obra de ficción, con una estructura narrativa básica pero muy efectiva. Hay elementos recurrentes del género como el mentor cercano a la figura paterna o la escalada abrupta hacia el éxito, pero lo bueno es que se dan en el marco de una historia que fluye siempre con muy buenr ritmo. Tanto así que sus 77 páginas terminan resultando escasas.

Dar Todo puede conseguirse en distintas comiquerías del país o a través de la página web de la editorial http://blupinkediciones.wixsite.com/blupink

Continue Reading
Publicidad

Su título reza que es periodista, casi un 007, pero es lo de menos. Lo verdaderamente importante es que todavía sueña con lo que va a ser cuando sea grande.

Comentar

Más en Cómics

Trending

CM! PODCAST

To Top

Desarrollado por Offshoot media