Buscanos en las redes sociales

Una al mes: las doce mejores series de Netflix en 2018 (Primera Parte)

Series

Una al mes: las doce mejores series de Netflix en 2018 (Primera Parte)

Comenzamos un breve pero sustancial repaso por lo que nos dejó este año en materia de series nuestra plataforma de streaming favorita. En esta primera parte, abarcamos de Enero a Junio.

ENERO: GLACÉ (THE FROZEN DEAD)

Nada mejor para combatir los agobiantes calores de principios de año que una producción ambientada en los pirineos franceses. Glacé es una miniserie de 6 episodios que toma una fórmula conocida: en un pueblo fronterizo, la policía local Irène Ziegler (Julia Piaton) se ve obligada a colaborar con el policía citadino, Martin Servaz (Charles Berling), para investigar la decapitación de un valioso caballo de carreras. Aunque Servaz al comienzo no quiere involucrarse en lo que considera un delito menor, cambia de idea en cuanto comienzan a morir personas y, sobre todo, porque las sospechas recaen sobre Julian Alois Hirtmann (Pascal Greggory), femicida serial a quién encarceló en el pasado y se encuentra recluido en una cárcel psiquiátrica. Hirtman es un manipulador al mejor estilo Hannibal Lecter y el mero hecho de estar encerrado no es impedimento para que lleve adelante sus planes, pero… ¿cuáles son estos planes y qué fin persigue con ellos?

Estrenada originalmente el 10 de enero de 2017, llegó a Netflix el primer día del 2018. Pese a tener un final abierto, no hay señales de una continuación, sobre todo debido a la mala recepción que tuvo en su país de origen.

 

FEBRERO: ALTERED CARBON

El 2 de febrero se estrenó Carbono Alterado, una interesante serie de ciencia ficción que adaptaba a la pantalla chica la primera novela de la Saga de Takeshi Kovács, de Richard Morgan. La historia nos sitúa quinientos años en el futuro, cuando los humanos han logrado separar su hardware y su software: la conciencia (o el alma, según la interpretación de cada uno) se almacena en cristales de carbono insertados en la base del cráneo, mientras que el cuerpo es considerado una mera «funda» descartable.

El protagonista es Takeshi Kovacs, ex miembro de las unidades especiales condenado a «almacenamiento» por pertenecer a una célula terrorista, que es reanimado 250 años después e insertado en el cuerpo que perteneciera al oficial Elias Ryker (Joel Kinnaman) para que investigue el asesinato del millonario Laurens Bancroft (James Purefoy).

Como todos los poderosos, Bancroft tiene una reserva de clones de su propio cuerpo en los cuales es reinsertado cada vez que muere y realiza periódicas copias de seguridad de su pila cortical (donde residen su personalidad y su memoria) lo cual en la práctica lo vuelve inmortal. Sin embargo, alguien se las ha arreglado para asesinarlo antes de que pudiera realizar el último back up, haciéndole perder valiosos recuerdos. O al menos eso dice él, ya que todo apunta a que se suicidó.

La serie derrama acción por todos lados, mechada con algunas cuestiones filosóficas como la verdadera naturaleza de la identidad o la fe, todo envuelto en una atractiva estética cyberpunk. La primera temporada consta de 10 episodios y fue renovada para una segunda que llegará a nuestras pantallas en 2019.

 

MARZO: TABULA RASA

Tabula Rasa es una de esas series que corren el riesgo de pasar desapercibidas en medio de la marea de estrenos mensuales. La producción Belga llegó a Netflix el 15 de marzo, aunque su estreno en televisión se produjo unos meses antes, el 29 de octubre de 2017. Narra la historia de Annemie D’Haeze (Veerle Baetens), una mujer que tras verse envuelta en un accidente de tránsito sufre de amnesia retrógrada: cada cierto tiempo su memoria se «resetea» y olvida casi todo lo que ha ocurrido a partir del accidente. Annemie se encuentra recluida en un hospital psiquiátrico, como principal sospechosa en la desaparición de Thomas De Geest (Jeroen Perceval) y la serie se convertirá en un viaje por los laberintos de la memoria de la protagonista, que intenta reconstruir lo sucedido y demostrar su inocencia.

La trama es atrapante, con giros inesperados y la constante duda de si lo que estamos viendo es o no real. Las actuaciones son muy buenas, destacando particularmente Vronsky (Peter Van den Begin), un pirómano con el que la protagonista traba amistad durante su internación.

Se trata de una miniserie autoconclusiva de tan solo nueve episodios y es de agradecer que no se les haya ocurrido anexarle una continuación que seguramente hubiese resultado forzada.

 

ABRIL: LOST IN SPACE

A finales de la década del 60, los amantes de la ciencia ficción ingenua y familiera encontraron en Perdidos en el espacio (1965 – 1968) su Santo Grial. La historia de la familia Robinson, que naufraga en un planeta poblado de maravillas en compañía de un excéntrico y malvado científico y un extraño robot, conquistó los corazones de la teleaudiencia con su mezcla de ciencia estrambótica y humor absurdo. Se la considera un verdadero clásico, al punto que en 1998 tuvo una versión cinematográfica a cargo de Gary Oldman, William Hurt y Matt LeBlanc.

El 13 de abril Netflix estrenó una remake de la serie, con un tono mucho más serio pero manteniendo la esencia de la versión original. En esta nueva entrega John Robinson (Toby Stephens), la doctora Maureen Robinson (Molly Parker) y sus hijos Judy (Taylor Russell), Penny (Mina Sundwall) y Will (Maxwell Jenkins) no estarán solos en el planeta en el que les ha tocado caer, encontrarán otros muchos supervivientes del desastre como el mecánico Don West (Ignacio Serricchio) y la Doctora Smith (Parker Posey). También está presente, por supuesto, el icónico robot D9, aunque no en la forma de una simpática criatura con brazos de aspiradora y cabeza transparente, sino como un autómata alienígena de aspecto amenazador.

A lo largo de sus diez episodios, la serie logra remitirnos a la original, con sus soluciones de último minuto y sus salidas por los pelos convirtiéndose en toda una declaración de amor a la pura aventura, pero sin descuidar la profundidad emocional de los personajes. La segunda temporada se confirmó casi de inmediato y tendremos oportunidad de verla en 2019.

 

MAYO: SAFE

Michael C. Hall ya lleva un buen tiempo en escena, pero su papel más conocido sin dudas es Dexter (2006 – 2013), el «justiciero serial» al que encarnó antes de que el cáncer lo obligase a abandonar temporalmente la pantalla. Su regreso en un papel principal (tuvo una breve participación en The Crown) llegaría de la mano de la producción inglesa Safe.

Esta miniserie de ocho episodios se estrenó el 10 de mayo y se centra en la historia del viudo Tom Delaney (Michael C. Hall), cuya hija mayor, Jenny (Amy James-Kelly) desaparece tras asistir a una fiesta en otra casa del barrio cerrado en el que viven. La desesperada búsqueda de Tom será la escusa para contarnos su drama familiar y de paso sacar a relucir todos los trapos sucios del vecindario.

Safe es mucho más que un policial. Es una reflexión sobre lo precario de toda forma de seguridad. Nadie está realmente a salvo, ni de los peligros de la vida diaria ni de los fantasmas del pasado. Es autoconclusiva y no tendrá continuaciones.

 

JUNIO: SECRET CITY

La producción australiana Secret City se estrenó el 5 de junio de 2016, pero llegó a Netflix el 26 de junio de 2018. Se trata de un thriller político que adapta las novelas The Marmalade Files (2012)  y su secuela The Mandarin Code (2014).

La protagonista de la historia es Harriet Dunkley (Anna Torv), una periodista política que une fuerzas con el oficial de inteligencia de la ASIO (Australian Security Intelligence Organisation) Charles Dancer (Alex Dimitriades) para investigar un escándalo que involucra al ministro de defensa, Mal Paxton (Daniel Wyllie) con quién la reportera tiene un pasado tortuoso. No menos tortuosa es la relación que la une con su improvisado compañero: el hombre es el amante de su ex esposo, que tras el divorcio se asumió como persona trans con el nombre de Kim Gordon (Damon Herriman) y es analista de la ASD (Australian Signals Directorate). Justamente la muerte de Kim será el desencadenante de esta búsqueda que, como suele decirse, llega hasta las más altas esferas del gobierno. Un gobierno que intenta por todos los medios coartar las libertades individuales de los ciudadanos, que manipula la opinión pública y crea enemigos a la medida para agitarlos ante el pueblo como si fueran espantapájaros. Cualquier parecido con la realidad, es pura lógica.

Son seis episodios de alrededor de unos 50 minutos, muy, muy llevaderos y hay una segunda temporada basada en el tercer y último libro de la saga: The Shadow Game (2016) que se estrenó en Australia el primero de diciembre de 2018 y esperemos que no demore otros dos años en llegar a Netflix.

Tiene 46 años, es programador y lee ciencia-ficción desde que tiene memoria, aunque su primer libro "serio" lo leyó a los 12.

Comentar

Más en Series

Trending

CM! PODCAST

To Top

Desarrollado por Offshoot media