Buscanos en las redes sociales

Somewhere Between: Segundas oportunidades nunca fueron buenas

Series

Somewhere Between: Segundas oportunidades nunca fueron buenas

¿Qué harían si pudieran regresar en el tiempo para evitar una tragedia personal? Esta pregunta que ha inspirado más de un relato o película de ciencia ficción, con dispares resultados, es el disparador de lo que posiblemente sea la serie peor actuada de la historia.

VOLVER… CON LA FRENTE MARCHITA

Laura Price (Paula Patton) es productora en una modesta cadena de televisión en San Francisco. Está casada con Tom Price (JR Bourne), fiscal de distrito con una carrera muy prometedora cuyo despegue se produjo principalmente debido a la condena de Danny Jackson (Noel Johansen), un hombre con capacidades diferentes acusado del asesinato de la prometida de su hermano. Nico Jackson (Devon Sawa), el hermano de Danny, es un ex policía devenido en investigador de poca monta. Testificó contra Danny y aunque cree haber hecho lo correcto, la culpa lo llevó a volcarse a la bebida.

Un asesino de mujeres tiene conmocionada a la ciudad. Cuando el criminal llama al programa de Laura, esta comete el error de desafiarlo y la que acaba pagando el pato es su hija, Serena (Aria Birch) quién pasa a convertirse en la nueva víctima del homicida. La muerte de Serena destruye completamente la vida de Laura y Tom, pero también afecta a Nico, ya que como demostración de fuerza, el estado decide levantar la suspensión que pesaba sobre las penas de muerte y el primero en ser ejecutado es su hermano Danny.

Les parecerá que acabo de contarles toda la miniserie, pero no es así… apenas si les resumí más o menos el primero de los diez episodios que la componen. Porque lo importante es que Laura y Nico descubrirán que se han visto desplazados en el tiempo, regresando a siete días antes del crimen de Serena. Ambos deberán trabajar juntos para evitar la muerte de la niña y la ejecución de Danny, pero lo que descubrirán es mucho, mucho más complejo de lo que podrían imaginar.

Me Estevanece.

SUENA INTERESANTE ¿DÓNDE LA CAGARON?

La trama no está nada mal, aunque el mérito probablemente sea de Choi Ran, guionista de la serie coreana del 2014 God’s Gift: 14 Days, de la cual Somewhere Between es una adaptación. Si bien tiene algunas de esas casualidades necesarias para que la trama avance y al menos un deus ex machina sobre el final que no se sostiene bajo ninguna circunstancia, está lo suficientemente bien hilada como para que le perdonemos esas cosas.

Las actuaciones son muy parejas, pero lamentablemente no lo estoy diciendo como un elogio. He visto series muy bien actuadas, series en las que algunos protagonistas destacan mientras otros no dan talla, series mal actuadas… y diez escalones por debajo de todas ellas, está Somewhere Between. Desde Rebelde Way (2002 – 2203) que no veía tanta inexpresividad junta. Empezando por la protagonista, cuyos vanos intentos de transmitir una emoción (aunque sea una) harían que Sebastián Estevanez se sonrojara. No es que sea una mala actriz, es que el solo hecho de llamarla actriz es un insulto a toda la profesión. Y se ve que al resto del elenco le dijeron que no debía opacarla y se esforzaron por cumplir la premisa. Es eso o hicieron el casting cinco minutos antes de empezar a filmar. Si sin esta completa ausencia de talento de parte del elenco la serie no sería una joya pero se mantendría a flote, con tan mal desempeño actoral, ya se vuelve imposible de ver.

Se emitió en aire entre el 24 de julio y el 19 de septiembre de 2017 y Netflix la incorporó a su grilla latinoamericana el 21 de septiembre de 2018.

 

 

Tiene 46 años, es programador y lee ciencia-ficción desde que tiene memoria, aunque su primer libro "serio" lo leyó a los 12.

Comentar

Más en Series

Trending

CM! PODCAST

To Top

Desarrollado por Offshoot media