Buscanos en las redes sociales

Las mejores películas de 2018

CINE

Las mejores películas de 2018

Cristian Oliva reseña alguno de los filmes por los que esbozo una leve sonrisa en este 2018.

Aprovechando la gentil invitación del sitio colega espacio cine para seleccionar los filmes más significativos de este año, procedemos a plasmar aquí también el resultado de la selección. La misma responde a películas estrenadas tanto comercialmente como a través de festivales y plataformas de streaming en nuestro país. Sin demasiadas vueltas arrancamos:

‘MANDY’, de Panos Cosmatos

Una de mis nuevas películas favoritas. Mandy es una bestialidad, un idilio visual. Estrenada no en salas comerciales sino en nuestro país en el festival de cine de Mar del Plata, Mandy no es otra cosa que una trillada historia de venganza perpetrada por un guardia forestal (Nicolas Cage) quien lleva una vida demasiado aburrida hasta que su mujer cae en las garras de un culto satánico…o algo así. Panos Cosmatos (que ojo al piojo es hijo del director de Rambo 2 y Cobra, por ejemplo) rueda sin tapujo alguno volcando violencia, psicodelia, sarcasmo y mucho gore. Algo difícil de explicar, pero fácil de disfrutar.

TULLY”, de Jason Reitman

Una de las que entra en el ranking silbando bajito. La inmensa Charlize Theron  se carga al hombro un protagónico para el que tuvo que afrontar un gran cambio físico (algo a lo que ya nos tiene acostumbrados). Aquí interpreta a una madre de dos chicos (uno de ellos con autismo) que acaba de ser madre por tercera vez. La situación la excede totalmente y es ahí cuando entra en escena “Tully” interpretada por Mackenzie Davis, una suerte de niñera mágica a lo Mary Poppins. Pero como esto no es Disney la película se presenta como un drama bastante crudo. El director es Jason Reitman y la guionista Diablo Cody, es decir el mismo equipo creativo de “La joven vida de Juno”.

BLACK PANTHER”, de Ryan Coogler

Una de las grandes sorpresas de inicios de año. Sorpresa no porque fuese rentable sino porque fue excesivamente rentable. Un taquillazo, con un personaje de la factoría Marvel prácticamente desconocido para la mayoría del público. Es ante todo un filme que habla de conflictos de una misma etnia, legados políticos y culturales y lo bueno es que lo hace en el marco de una película de superhéroes. Una historia bien narrada, un villano con motivaciones sólidas, hermosa fotografía y un imponente aspecto visual.

Una apuesta interesante de Marvel que sirvió de antesala para el desembarco de Infinity War. Todo perfectamente aceitado.

‘ISLA DE PERROS’, de Wes Anderson

El inconfundible y personal Wes Anderson (“The Grand Budapest Hotel”, “Moonrise Kingdom”) se mete con el stop motion por segunda vez (su primera incursión fue en el 2009 con “Fantastic Mr. Fox”) para plasmar una suerte de fábula futurista en la que los perros son los protagonistas. La acción transcurre en la ciudad de Megasaki, donde todos los perros poseen una especie de gripe bastante extraña por lo que el alcalde de la ciudad decide recluirlos en una isla alejada.  Allí también llegará Spots (Liev Schreiber), el perro del pequeño Atari (Koyu Ranki), quien se embarcará en la peligrosa misión de rescatar a su mascota. El aspecto visual es imponente, es un futuro distópico muy cercano, que reverencia al Japón de los años ’60 tanto por los carteles como las publicidades. Un filme bellísimo, una aventura llena de amistad y coraje.

‘ROMA’, de Alfonso Cuarón

Alfonso Cuarón (Gravedad, 2013; Niños del Hombre, 2006) nos ubica en ese barrio de la ciudad de México para homenajear, porque no, su infancia y con esto a las mujeres de su vida. El filme, del que todo el mundo parece hablar en estos días, fue estrenado a través de la plataforma Netflix. Es un relato poético, crudo rodado en un sutil blanco y negro que le sienta de manera fabulosa.

Lejos de la grandilocuencia, el mexicano cuenta una historia simple, intimista y cercana. Relata la historia de Cleo (Yalitza Aparicio), una joven sirvienta de una familia que vive en la Colonia Roma. Es una oda cargada de nostalgia a las mujeres que lo criaron, un retrato realista y doloroso acerca de sus primeros años en la década del `70 conjugando conflictos domésticos con el clima sociopolítico de la época. Cuaron dirige, escribe y también se pone al frente de una excelente fotografía. Una verdadera obra de arte.

 Misión: Imposible – Fallout, Christopher McQuarrie

LA PELICULA DE ACCIÓN del año. Tom Cruise regresa con la sexta entrega de acción, dirigido por tercera vez por Christopher McQuarrie (las otras fueron Misión Imposible Nación Secreta en 2015 y Jack Reacher en 2012).

Esta vez el agente Ethan Hunt (Tom Cruise) y equipo deben recuperar un cargamento de plutonio trabajando por orden la CIA conjuntamente con August Walker (Henry Cavill), uno de sus mejores agentes que llega con el bigote más caro de la historia del cine.

Persecuciones en auto, moto y helicóptero pican en punta en un film que lógicamente explota puramente por su despliegue técnico.

“COLD WAR’, de Pawel Pawlikowski

Pawel Pawlikowski es un artesano, otro de los grandes directores europeos en actividad. Para el público occidental fue puesto en el mapa por “Ida”, película que triunfó con el Oscar a la mejor película extranjera compitiendo en 2015 con “Relatos Salvajes”. En “Cold War” trabaja nuevamente una historia de amor, lo hace teniendo como escenario la Polonia comunista de 1950, una ciudad devastada por la guerra.

El romance es entre dos sujetos (Zula y Wiktor) de distinto origen, uno burgués y otro rural. Personalidades, en teoría, sin punto de conexión, que sin embargo terminaran unidas.

Hereditary, Ari Aster

Director que debuta gana, una gran mentira que en este caso se cumple. El guionista y director Ari Aster nos presenta Hereditary, conocida en nuestro país como “El legado del diablo” film de terror que además agrega una cuota solida de drama familiar.

Cuando Ellen, la matriarca de la familia Graham, muere, la familia de su hija comienza a descubrir crípticos y secretos sobre sus ancestros cada vez más terroríficos. Cuanto más descubren, más intentan escapar del siniestro destino que parecen haber heredado.

La sinopsis es solo el puntapié inicial para dar rienda a una cinta que funciona a modo de tragedia griega plagada de referencias sobrenaturales que consiguen perturbar a lo largo de las casi dos horas del filme.

No somos demasiado amigo de las comparaciones, pero aquellos que la catalogaron como la “Exorcista” del siglo 21 no están tan errados. Cultos satánicos y secretos familiares están a la orden del día de una cinta que sin embargo logra sostenerse por sí sola.

‘EL HILO FANTASMA’, de Paul Thomas Anderson

El hilo fantasma es el último film del archi conocido director y guionista Paul Thomas Anderson.

La historia transcurre en el Londres de la postguerra de los años 50. Woodcock es la casa de moda más prestigiosa, el centro de todas las miradas y donde se visten las mujeres más importantes de la sociedad. Es fruto del trabajo obsesivo de su diseñador Reynolds Woodcock (Daniel Day Lewis), un hombre solitario y maniático al extremo. Un día se cruza con Alma (Vicky Crieps) una camarera quien se transformará en su amor y musa.

No es ninguna novedad hablar del pulso con el que cuenta Anderson para manejar sus tiempos de narración, pero aquí se potencian dado que necesita plasmar esa obsesión de su protagonista en cada una de las escenas. El vestuario si bien es uno de los elementos más importantes de la película (y el único premiado en la última edición de los premios Oscars) queda opacado por el retrato de la relación destructiva de la pareja.

MENCIÓN ESPECIAL:

Desenterrando Sad Hill, de Guillermo de Oliveira

Hermosa pequeña pero inmensa historia (de las muchas que encierra el cine) que tiene como epicentro el rodaje de El bueno, el malo y el feo en España, en el año1966. En la cinta la escena cumbre era el duelo final entre los tres personajes que reza el título en el cementerio de Sad Hill. La película de Leone se filmó en Burgos, en las cercanías de Covarrubias. 50 años después, la Asociación Cultural Sad Hill decidió desenterrar las ruinas del cementerio ficticio y convertir el lugar en una suerte de santuario de la película.

Esa es la historia que narra el documental de Oliveira, que se transforma en un gran homenaje al cine con la presencia de supervivientes como Eastwood o Morricone. Una película emotiva que nos hace añorar un cine que ya no existe. Es momento de desenterrarlo.

Su título reza que es periodista, casi un 007, pero es lo de menos. Lo verdaderamente importante es que todavía sueña con lo que va a ser cuando sea grande.

Comentar

Más en CINE

Trending

CM! PODCAST

To Top

Desarrollado por Offshoot media