Buscanos en las redes sociales

The Sinner Temporada 2: Viejos Amores, Nuevos Pecados

Series

The Sinner Temporada 2: Viejos Amores, Nuevos Pecados

Otra miniserie devenida en serie antológica es puesta bajo la lupa analítica del Doc: The Sinner, maratón y después.

The Sinner fue una de las producciones más aclamadas del año pasado. La serie protagonizada y producida por Jessica Biel resultó tan exitosa que la continuación se veía venir. El problema es que la primera parte fue autoconclusiva, por lo cual esta nueva entrega tuvo que recurrir al mismo método empleado por otras series similares: presentar un nuevo caso para el mismo detective que investigó el primero.

 

TU PASADO TE CONDENA

Debido al éxito en resolver el caso Tannetti, Harry Ambrose (Bill Pullman) es invitado a regresar a Keller, su pueblo natal, por la oficial Heather Novack (Natalie Paul) para que la ayude a investigar el crimen perpetrado por Julian Walker (Elisha Henig), un niño de trece años que ha confesado ser el asesino de la pareja con la que viajaba a las cataratas del Niágara. La investigación lo llevará a revolver los más sórdidos secretos de un pueblo que está plagado de ellos, la mayoría de los cuales giran en torno a una comunidad pseudoreligiosa conocida como La Arboleda, pero también en torno al pasado de Harry y el de la propia Heater.

Una vez más, la serie reemplaza el «quién» por el «por qué» como pregunta motivadora. Sabemos desde un primer momento que Julian es el asesino y la tarea del protagonista (y por añadidura, nuestra tarea) es descubrir sus motivos y si estos implican algo que mitigue de alguna forma su culpabilidad.

El desarrollo de la serie es impecable, con la cantidad justa de pistas falsas y plot twist necesarios como para mantener al espectador pendiente, pero sin abusar. No es una de esas series que te arrojan a la cara sospechoso tras sospechoso para terminar sacándose de la galera un final inesperado, pero con sabor a Deux es machina. En verdad la trama resulta más creíble que la de la primera temporada, y plantea una temática mucho más profunda: la de la identidad.

El personaje de Ambrose carga esta vez sobre sus hombros todo el peso de la serie, pero sorprendentemente lo han despojado por completo de algunas de sus características más intensas. Como se ha dicho, habrá revelaciones sobre su pasado, mayormente mediante flashbacks, pero sus tendencias masoquistas quedan prácticamente descartadas. No es importante para el desarrollo de la serie, pero hace que el argumento se salga del estilo «detective con problemitas» que había sido parte del sello de la primera temporada.

Las actuaciones son muy buenas, destacando Elisha Henig, que a su corta edad sabe darle a su interpretación un aura sombría. De Bill Pullman no hay nada que decir: el tipo tiene oficio y se nota de lejos lo cómodo que está con su personaje. Y el resto acompaña con soltura, conformando un elenco prácticamente sin altibajos.

¿HASTA CUANDO?

Si bien esta segunda entrega resulta tanto o más entretenida que la primera, la pregunta que inevitable es ¿Hasta cuándo se podrá sostener el mecanismo de la serie? O dicho con otras palabras ¿Es posible que al bueno de Harry siempre le toque investigar casos con un culpable evidente? Digo todo esto porque, mas allá de que no haya confirmación ni refutación oficial, me sorprendería mucho que no hubiese una tercera entrega. ¿Lograrán mantener la atención del público con esta receta? Lo veremos…

Tiene 46 años, es programador y lee ciencia-ficción desde que tiene memoria, aunque su primer libro "serio" lo leyó a los 12.

Comentar

Más en Series

Trending

CM! PODCAST

To Top

Desarrollado por Offshoot media