Buscanos en las redes sociales

Una historieta que no se parece a nada

Cómics

Una historieta que no se parece a nada

El sello videodromo edito “El Ciclo de Cornelio Gris”, historieta que invita desde sus páginas a emprender un crítico análisis acerca de la dominación a la que estamos sujetos como consumidores.

Hay algo en el Ciclo de Cornelio Gris que a miradas superficiales puede engañar. No parece para cualquiera y no se parece a nada. El comic, editado por el sello Videodromo y distribuido en Rosario por Multiversal, invita con su lectura a emprender un crítico análisis acerca de la dominación a la que estamos sujetos como consumidores.  De manera fluctuante, el relato pasa de la crítica incisiva a la fluidez gracias a la gran carga satírica que presentan cada una de sus páginas.

El protagonista del relato es Cornelio, un magnate de los medios conservador con rostro de Conejo. Conduce el  programa de mayor rating de la ciudad, es una suerte de Tinelli con tintes de Bob Patiño. En esa sociedad distópica todos miran su programa, pero claro, nadie les pregunto si querían hacerlo.

La trama, bajo la firma de Daniel Basilio, es libre conceptualmente, deslizándose entre varios géneros. No es fácil de encasillar, la comedia negra y la ciencia ficción parecen picar en punta, pero el policial está ahí presente.

Hay influencias notorias, como la de Grant Morrison, al tiempo que sobrevuelan nombres como David Cronenberg , Philip Dick y James Graham Ballard, fuentes de inspiración que el propio autor ha reconocido en muchas entrevistas.

Este juego de géneros no es fácil de plasmar. El Ciclo de Cornelio Gris es una historieta en la que pasan muchas cosas, demasiadas, tanto así, que me permite esquivar mis propias convicciones y sostener que en ciertas ocasiones “las historietas no pueden leerse en cualquier lado”. La historia de Basilio deja rastros, huellas y por eso no deber ser pasajera. Más allá del modesto número de páginas, su lectura nos obliga a sumergirnos, tomarnos un buen tiempo, y observar, entre otras cosas, el buen número de referencias que contiene. Créanme, hay un antes y un después en cuanto a su valoración, siempre y cuando respetemos ese requisito.

El Ciclo de Cornelio Gris es un comic, entonces, para no leer en el bondi.

En este cúmulo de referencias, de extravagancia, de humor negro y sexo, es importantísima la labor de Nacho Marx y Ramiro Pasch tanto en dibujo como en tintas. Su elección es fundamental en la historia ya que han sabido sostener y alimentar un estilo que permite equilibrar las líneas de narración.

Y el equilibrio no solo es palpable a través de sus distintas líneas de narración (la propia del texto, la del dibujo y la del color) sino mediante el protagonismo que adquieren en sus páginas. ¿Qué queremos decir con esto? Qué hay momentos donde el relato es profundo y tiene peso y otros donde el dibujo es el que, por su impacto visual, se roba la atención.

A fines de julio el sello lanzó la segunda parte de la historia pensada para desarrollarse en cuatro partes. Nuevamente la crítica de los medios masivos de comunicación, la manipulación mediática y las industrias culturales están a la orden del día; pero lo bueno, es que esta vez se presentan a través de los ojos de un nuevo intérprete.

En este capítulo el punto de vista de Cornelio, ese magnate de los medios de comunicación y dueño de una verdad, en apariencia, absoluta es reemplazado por el del joven Marlo. Gracias a un accidente, Marlo se pierde la emisión del show televisivo y comienza a sufrir una serie de alteraciones sobre todo en la percepción de la realidad que creía conocer.

En mayor o menor medida, las líneas del segundo numero van por ahí, por la investigación de Marlo, a la que se suma un agotamiento mental de Cornelio, quizás cansado del rol que hasta entonces ocupaba.

Esta segunda parte gana en agilidad, aceitando y dando consistencia a varios aspectos que parecían librados al azar en el primer número.

El Ciclo de Cornelio Gris, realizada bajo Licencia Creative Commons, es una más que interesante opción en un mercado en el que no es frecuente hallar una historia con la constante y sostenida intención de hacernos pensar. Este análisis en torno a la realidad y a la dominación a la que estamos sujetos (sobre todo por la industria del entretenimiento) por momentos puede parecer difícil de digerir, pero el ejercicio, sin dudas, es bueno.

No es casual que la edición responda a un sello nuevo e independiente que expele, al igual que la historia, un marcado gustito por la libertad. La libertad también es creativa y posibilita en escasas oportunidades editar lo que se te venga en gana. ¡Y eso…siempre es bienvenido!

;

Continue Reading
Publicidad
También te puede interesar...

Su título reza que es periodista, casi un 007, pero es lo de menos. Lo verdaderamente importante es que todavía sueña con lo que va a ser cuando sea grande.

Comentar

Más en Cómics

Trending

CM! PODCAST

To Top

Desarrollado por Offshoot media