Buscanos en las redes sociales

¡Estás igual!

Cómics

¡Estás igual!

Repaso de Dobles, novela gráfica costumbrista con un curioso toque de ciencia ficción editada por el sello Comic.Ar, que reúne de nuevo a Diego Agrimbau y Fernando Baldó

La dupla creativa integrada por el guionista Diego Agrimbau y el dibujante Fernando Baldó, responsable de Los Canillitas (Loco Rabia/Grupo Belerofonte, 2012) y Los Autómatas del Desierto (Historieteca Editorial, 2014), vuelve a colaborar para el último lanzamiento de Comic.Ar Ediciones, Dobles. Se trata de una recopilación del segmento más extenso de la tira Vida Diaria, que fuese originalmente publicada por el matutino Tiempo Argentino hace algunos años. El trabajo fue especialmente adaptado para la ocasión al formato libro, en una impecable edición de 90 páginas a todo color que cuenta con un prólogo escrito por Ariel Avilez.

Copia fiel

Con un punto de partida cuanto menos curioso para una comedia de situaciones, puesto que presenta un saludable ingrediente  Sci-Fi, poco frecuente en este tipo de material, lo cierto es que el tratamiento y desarrollo que se hace del elemento fantástico en cuestión, la posibilidad de tener al alcance de la mano un clon de uno mismo por un precio accesible durante un período de tiempo limitado -entre 24 y 48 horas-, elige transitar el ámbito de la cotidianeidad, explorando con inteligencia los vínculos interpersonales contemporáneos. Vale decir, la clonación se presenta como una mera excusa argumental para explorar cuestiones más mundanas, en un registro que hace pie en la risa, pero no evade el costado dramático, con la misma verosimilitud.

Roberto, Lechuga y Camila son tres amigos porteños de mediana edad, con personalidades y formas de actuar distintas. Por acción u omisión, sus habituales rutinas de vida, clase media, se verán alteradas definitivamente debido a las múltiples interacciones que realicen con las diferentes copias de sí mismos.

Roberto es el más introvertido y pensante de los tres protagonistas, flaco y morocho, es canillita, propietario de un puesto de diarios y revistas en la vía pública. Su amigo Lechuga suele darle una mano en la atención al público, hasta que un buen día se ausenta sin avisar, pero tiene el buen tino de mandar a alguien que lo reemplace, un clon de su jefe -contratado a espaldas de este-, por el plazo de un día.

Camila es bonita y algo más extrovertida, al punto de decidir ella misma alquilar una copia suya por dos días, con la intención de llevar adelante una suerte de agenda con varios temas sobre los cuáles requiere algo así como una segunda opinión, para terminar de decidirse. Uno de esos puntos es Roberto, puesto que entre ellos, mejores amigos desde hace tiempo, existe una cierta tensión sexual que nunca paso a mayores, pese a cierto histeriqueo propiciado por ambos en forma casi inconsciente.

Lechuga es gordo, pelado y bastante caradura, impulsivo al punto de actuar sin considerar mucho las consecuencias, como lo prueba el hecho de clonar a su amigo sin su consentimiento o hacerlo él mismo, para evitar ponerle el cuerpo a una colonoscopia prescrita por su médico de cabecera. Su historia podría ser considerada secundaria en el contexto del romance antes mencionado, pero es la que da pié a los mejores momentos humorísticos del tomo, mediante situaciones graciosas algo vistas en otros medios -cine, fundamentalmente-, pero abordadas de modo muy efectivo con la típica picardía argenta. Los momentos que involucran a su novia, particularmente, son memorables.

Dos por uno

El trabajo de Agrimbau destaca por las buenas ideas al momento de pergeñar los enredos a los que someterá a los tres personajes principales, que no lucen forzados ni llegan a anticiparse. Otro punto alto son los diálogos, bien pensados y mejor plasmados, lo que ayuda a definir las personalidades de cada uno de cara al lector, al hablar uno con otro y, sobre todo, en la forma en que deciden interactuar con sus propias copias, secuencias que involucran palabras, pero también silencios que dicen mucho.

Por el lado de Baldó, la primer apreciación es lo bien que le sienta a su trazo el color digital. No es ninguna sorpresa, ya en el fundamental Hostil y Abyecto (LocoRabia-Grupo Belerofonte, 2016) alcanzamos a apreciar una interesante utilización del gris, lo que presagiaba maravillas a la hora de disponer de la paleta de colores completa. Por lo demás, su dibujo demuestra la maestría de siempre a la hora de plasmar la gestualidad de los personajes, pero también está a la altura en los fondos, cada vez que el guión exige mostrar el entorno urbano porteño que estos transitan, con una fluida narrativa. No es poco, considerando la frecuencia diaria con la que salió publicada la serie en principio. Otro gran laburo del artista que reside en Viedma.

Pasando en limpio, Dobles es una opción algo atípica en el panorama nacional, en tanto y en cuanto se asume como una comedia dramática hecha y derecha,  relato fresco, inteligente y divertido, cuya lectura no defrauda en ningún momento. Cumple lo que promete.

Continue Reading
Publicidad

38 años, Licenciado en Comunicación Social. Comiquero por naturaleza, casi. Cinéfilo. Voraz lector, accidental escritor.

Comentar

Más en Cómics

Trending

CM! PODCAST

To Top

Desarrollado por Offshoot media