Buscanos en las redes sociales

Good Girls: a las chicas buenas les pasan cosas… raras

Series

Good Girls: a las chicas buenas les pasan cosas… raras

Nos tomamos un descanso de tanto policial para ver una comedia original de Netflix… que no tiene mucho de original.

AMAS DE CASA DESESPERADAS

Beth Boland (Christina Hendricks) es un ama de casa de clase media dedicada por entero a sus cuatro hijos y a su esposo, cuyo negocio de autos es el único sostén de la economía hogareña. Su hermana Annie Marks (Mae Whitman) es una cajera de supermercado que tras un amargo divorcio lucha por sobrevivir y conservar la custodia de su hija Sadie (Izzy Stannard). Ruby Hill (Retta) es amiga de ambas y completa la cuota afroamericana necesaria. Una tarde cualquiera, sentadas en la cafetería en la que Ruby trabaja como camarera, Annie propone asaltar el super y obtener así un alivio a sus necesidades económicas, escandalizando a Beth… que casualmente es la que está en mejor posición. Pero en cuando descubra que su esposo no solo la engaña con su secretaria, sino que ha puesto a la familia en bancarrota, la idea le parecerá más atractiva.

WALTERIA WHITE

El robo resulta ser un éxito, pero pronto las chicas descubren que cometieron un terrible error: el super lavaba dinero del mafioso Rio (Manny Montana) y cuando este se presente a reclamar lo que le pertenece, será precisamente Beth quien acabe haciéndole «una propuesta que no pueda rechazar»: cual aviso de jabón en polvo, le dirá que ellas pueden lavar más y mejor. Y Rio aceptará, por supuesto, o no habría serie.

A partir de ese momento, las tres mujeres se encontrarán secuestrando personas, entrando en departamentos de ancianas con intención de robarles, trayendo tráfico desde Canadá y buscando la mejor manera de blanquear divisas.

La propuesta dista mucho de ser original. La idea de «gente común metida a delincuente» remite sin dudas a la monumental Breaking Bad (2008 – 2013), mientras que lo de convencer a un narcotraficante de que sos más útil vivo que muerto está directamente sacado de Ozark. ¡Si hasta los mafiosos tienen nombres similares: Camino del Río en Ozark, Rio a secas en Good Girls!

El desarrollo tampoco es nada del otro mundo. Tironeado entre el drama y la comedia, el guion falla en ambos sentidos. Te arranca alguna sonrisa y te genera cierta tensión, pero hasta ahí nomás… si tuviera que definirlo con una palabra, esa palabra sería tibio. En tan solo diez episodios de alrededor de 45 minutos, se ponen sobre la mesa cuestiones como el empoderamiento de la mujer, el abuso sexual, la independencia económica, la identidad de género y se los pasa de largo sin profundizar demasiado. Lo mismo ocurre con las ridículas situaciones en las que se meten las protagonistas por su inexperiencia en el mundo criminal: el guion repite la misma fórmula una y otra vez, sin ganas de inventar nada nuevo, muy lejos de ese humor oscuro que tan bien supieron aprovechar otras series similares como Santa Clarita Diet.

HABRÁ PRÓXIMA

En resumidas cuentas, Good Girls es una serie liviana, con pretensiones de profundidad que no cuajan, pero muy fácil de ver. Quizás se hubiera aprovechado mejor como película de un par de horas que como serie. De todos modos, el final deja un cliffhanger inmenso que le asegura una segunda temporada para el próximo año. Veremos si los productores aprenden de sus errores o si la fórmula les resulta lo suficientemente exitosa.

 

 

 

Tiene 46 años, es programador y lee ciencia-ficción desde que tiene memoria, aunque su primer libro "serio" lo leyó a los 12.

Comentar

Más en Series

Trending

CM! PODCAST

To Top

Desarrollado por Offshoot media