Buscanos en las redes sociales

Juguemos en el bosque: crítica de La Fôret

Series

Juguemos en el bosque: crítica de La Fôret

Mucho antes de ganar el mundial de fútbol, Francia ya era noticia para los seriéfilos, gracias a esta producción del año pasado que se ha vuelto muy popular en las redes a partir de su estreno en Netflix ¿tiene con qué? Ya lo veremos.

LA VIEJA CONFIABLE

A esta altura del partido, cualquier guionista que se precie ya tiene su ejemplar del «Manual básico para escribir thrillers» aquí, o en Francia que es donde transcurre la historia que nos ocupa hoy. Hay que tener en vilo al espectador, mostrándole actitudes sospechosas de los protagonistas, mientras mantenemos al auténtico culpable oculto a simple vista. Hay que meter una pareja de policías, con o sin tensión sexual (preferentemente con, pero también se acepta sin). Hay que ambientar la acción en un pueblo chico, con secretos grandes. Hay que incluir un alcohólico/adicto ya sea como testigo poco confiable o como primer candidato a criminal. A partir de 13 razones, se estila tratar el tema de la brecha generacional y lo poco que los padres conocen a sus hijos. Y si se puede, hay que meterle algún ingrediente pseudosobrenatural: premoniciones, hechos inexplicables, visiones. Y ya está, con un poco de cancha, tenés el éxito asegurado.

¿LOBO ESTÁ?

El Bosque (La Forêt, 2017) inicia con la desaparición de la adolescente Jennifer Lenoir (Isis Guillaume) y lo que podría ser un caso de huída o secuestro, se convierte en homicidio en cuanto su cuerpo aparece en el bosque de Fays, cercano al pueblito de Las Ardenes en donde vivía la joven. La policía local Virginie Musso (Suzanne Clément) y el nuevo jefe del departamento,  Gaspard Decker (Samuel Labarthe) deberán resolver sus diferencias para encarar el caso. Y es que mientras Gaspar se rige a rajatabla por las normas, Virginie conoce a todo el mundo y le cuesta ponerse dura con algunos de sus vecinos. Pronto cambiará de parecer.

A medida que avanza la investigación y otras jóvenes desaparecen también, queda claro que se enfrentan a un violador y asesino serial. Una figura cobrará especial relevancia: Eve Mendel (Alexia Barlier), profesora de francés en el instituto al que asisten las chicas desaparecidas, quien siendo muy pequeña fuera encontrada en el linde del bosque, podría ser la clave para resolver el misterio.

Aún siendo eminentemente policial, la trama toca temas como la prostitución infantil, los peligros de Internet, lo poco que muchos padres conocen a sus hijos y lo peligroso que es todo esto.

TRUCOS NUEVOS, PERRO VIEJO

Fríamente analizada, esta miniserie de seis episodios no solo sigue al pie de la letra el manual que mencionaba en la introducción, sin aportar nada original, sino que tiene graves falencias de guión, inconsistencias que lo hacen difícil de sostener una vez que uno tiene en su poder todos los hechos. No quiero spoilear, pero les diré que los policías quedan como bastante torpes y descuidados y demuestran un conocimiento prácticamente nulo de ese bosque que ha estado allí durante todas sus vidas. Otro punto flojo es el asesino: cualquiera que haya visto series de este estilo sabe que esa clase de depredadores no tiene largos períodos de inactividad. Un asesino serial es en cierta forma un adicto, que solo se detiene cuando es descubierto o si lo encarcelan por algún otro motivo. Sin embargo, por lo que parece, nuestro culpable ha sido capaz de dejar pasar décadas entre una y otra ola de crímenes. Siempre podría haber víctimas no descubiertas, pero nada apunta a que esa sea la respuesta.

Y sin embargo… el televidente solo se hará todos estos planteos (si es que se los hace) una vez que haya terminado de devorarse la serie. Mientras la esté viendo, lo más probable es que no piense en otra cosa que en terminar el episodio para pasar al siguiente. Al igual que esos libros a los que se suele tildar de «pasa páginas» por la facilidad con la que se leen y el deseo que generan de seguir leyendo, esta serie es un pasa capítulos, que logra atrapar al desprevenido lector y hacer que se pase por alto todos los errores mencionados y solo piense en llegar al final y descubrir al escurridizo culpable. Pese a lo que pueda parecer, creo que eso no es un defecto, sino una virtud. El bosque nos enamora a primera vista y nos da casi 6 horas de entretenimiento sin pausa. Si después descubrimos que era la mujer o el hombre de nuestras vidas… ¿quién nos quita lo bailado?

Tiene 46 años, es programador y lee ciencia-ficción desde que tiene memoria, aunque su primer libro "serio" lo leyó a los 12.

2 Comentarios

Más en Series

Trending

CM! PODCAST

To Top

Desarrollado por Offshoot media