Buscanos en las redes sociales

Justo en la mira

Cómics

Justo en la mira

Analizamos la antología temática de Spiral Editorial que reúne a un gran equipo creativo de nuestra historieta, Emilio Balcarce y Guillermo Donés, en cuatro unitarios

Allá lejos y hace tiempo, sobre fines de los ochenta, principios de los noventa, la revista Skorpio, de Ediciones Récord, tenía en su plantilla un interesante grupo de guionistas, muy bien acompañado por un selecto equipo de grandes dibujantes. Estos creadores dieron vida a recordadas series o historietas autoconclusivas, hoy consideradas con justeza verdaderos clásicos del género.

Ese material era posteriormente exportado a Europa, recalando en la antología italiana de título homónimo, publicación de la entonces Lancio Editore que sigue su trayectoria editorial en la actualidad, a diferencia de la revista madre, que bajó sus persianas en Enero de 1996. Entre los muchos escribas que se destacaron por aquel momento estaba Emilio Balcarce, que junto al rosarino Guillermo Donés, conformó una dupla responsable de recordados unitarios, casi todos centrados en el género de ciencia ficción, al que siempre fue muy afecto el guionista.

Tras su alejamiento del ambiente comiquero, que se prolongó por algo más de una década, el autor retorna a la profesión en 2009 con esta obra destinada al mercado italiano, nuevamente en compañía de Donés, a la que seguiría Lovechip, rescatada para nuestro mercado por D+I Ediciones, también el año pasado. Cazadores, libro que inaugura la colección Obras Completas, de la marplatense Spiral Editorial, se compone de cuatro unitarios de entre diez y doce páginas, coloreadas originalmente por Diego Garavano, que tuvo a su cargo el proceso de conversión a gris para esta edición, haciendo un buen trabajo. Lejos de ceñirse a la premisa que parece estar implícita en el título, esto es, relatos de caza, las tramas esbozadas dan cuenta de cuestiones tales como la ecología, los oscuros manejos de la política internacional o las pasiones humanas, siempre con la ciencia ficción o el toque fantástico como marco y telón de fondo.

Lo bueno, breve  

Concebir un unitario, contrariamente a lo que se podría creer, no es fácil. Leerlo, tampoco. En un proceso y otro caben consideraciones que no siempre son tomadas en cuenta debidamente por artistas y lectores. Sin ir más lejos, el factor de la extensión, por ejemplo, determina muchas veces ciertas concesiones a realizar, de uno y otro lado, que operan en ambos sentidos como restricciones limitantes. No es lo mismo para un autor escribir un episodio de una serie preexistente que un autoconclusivo, como tampoco es igual para el lector disfrutar de esa historieta dentro de una antología en la que convive con otros relatos seriados que hacerlo en un tomo compilatorio. El destinatario juzga distinto según el caso y la presentación. Muchas veces de modo inconsciente, incluso.

No obstante esta y otras cuestiones que pueden resultar problemáticas, bien abordadas desde lo creativo pueden significar la diferencia entre llevar a buen puerto los diferentes cómics o no convencer, fracasar en el desafío. Para ello, además de talento hay que tener oficio, el suficiente para desarrollar en pocas páginas personajes interesantes y un conflicto a la altura, con el clásico esquema de introducción, nudo y desenlace propio del cuento literario. Además de saber jugar con las variantes que surgen de esa particular fórmula, que las hay. Y no son pocas. La vuelta de tuerca sobre el tramo final, por ejemplo, es un recurso que Balcarce maneja más que bien. Lejos de saturar o repetir, el empleo de esa herramienta argumental en cada una de estas narraciones funciona siempre del modo buscado, sorprendiendo gratamente en cada desenlace, sin nunca lucir forzado o rebuscado.

Certeros disparos

Rompe el hielo El día de la bestia, ambientada en un futuro no muy lejano, donde la mayoría de las especies animales que conocemos están extintas. El antiguo especialista en efectos especiales cinematográficos devenido en ecologista, John Baker Darwin, ha creado el parque temático Animal Memorial, con bestias robóticas que semejan  diferentes razas de depredadores, para que los visitantes puedan recrear la experiencia de conocerlos en vivo. Una serie de sospechosos accidentes dentro del complejo llama la atención de la detective Ronda y su compañero, Harrison, quienes llegan al lugar para investigar lo sucedido. Además de la referencia-homenaje a Jurassic Park, el relato ofrece una elevada cuota de acción, que conduce a un bien pensado desenlace.

La segunda historia, Trofeo de caza, había visto la luz previamente en 2016 dentro del primer número de La Chiva: Album de Historietas, publicación del sello D+I Ediciones. Transcurre en un futuro distante, donde los viajes por el tiempo y el espacio son una realidad para el hombre, y está relatada en primera persona por Perkins, eficaz robot-ayudante del intrépido cazador Harald Hunter. Los secretos de su ascenso a la fama y caída en desgracia asoman entre alusiones a clásicos ochentosos del cine sci-fi, como Alien o Predator, reinterpretando inteligentemente conflictos bélicos de la historia mundial en diferentes épocas mediante buenos giros argumentales, hasta llegar a un final donde asoma otra característica de la pluma del guionista, el toque erótico. Lejos de ser gratuito, en este caso es un recurso más que válido, empleado para redondear un eficaz relato, gráficamente logrado.

El anteúltimo unitario se titula Artemisa y entrelaza hábilmente el mito de la guerrera griega con la vida de la blonda y temible piloto de combate norteamericana Diana Theron. Apostada en el continente arábigo para participar de una guerra entre EE.UU. y una ficticia nación islámica, mantiene en secreto una apasionada relación  que puede llegar a interferir con su desempeño en el campo de batalla. La cita cinematográfica, a esta altura de rigor, pasa por Star Wars, mientras que el cierre de la trama guarda dos vueltas de tuerca, una más efectiva que otra, si me preguntan. Con todo, es una buena historieta de espionaje militar en un marco de política internacional muy verosímil.

Conteo de presas, última parada del recorrido, puede llegar a generar sensaciones encontradas en el lector, por cierta liviandad en el tratamiento de la temática abordada. Parte de una ambientación contemporánea y se interna en un terreno escabroso, como es el de los asesinatos en masa cometidos en escuelas o universidades por personas perturbadas mentalmente, fuertemente armadas. El foco recae en el día de furia del militar alemán Dieter Von Drachen y su derrotero de muertes violentas cometidas en el entorno social que habita, sin razón aparente. Sobre el final, llega la explicación del motivo que lo impulsaba, acompañada de un guiño político no exento de actualidad, con los propios autores como secundarios de lujo y un toque irreverente de humor negro.

Munición gruesa

La edición, de 48 páginas, guarda una buena relación en el aspecto calidad del papel y precio, aunque hubiese ganado más ajustando algunos detalles menores referidos al diseño interno y la corrección de los textos, donde se observan algunos deslices en la ortografía que entorpecen en cierto punto la lectura. Cuestiones menores, que bien pueden a mejorar a futuro si los editores toman debida nota.

El gran punto a favor de Cazadores es la excelente labor de traslado a grisados de Garavano, que complemente muy bien la sólida performance de Donés. Esto es algo que no siempre se hace bien en el país, cuando la obra fue originalmente publicada con color aplicado digitalmente. Por lo demás, no deja de ser una justa, merecida revancha, el hecho que, de un tiempo a esta parte, Emilio Balcarce pueda volver a ver sus trabajos editados en nuestro medio. Y una enorme alegría para los lectores, de antes y ahora.

 

Continue Reading
Publicidad

38 años, Licenciado en Comunicación Social. Comiquero por naturaleza, casi. Cinéfilo. Voraz lector, accidental escritor.

Comentar

Más en Cómics

Trending

CM! PODCAST

To Top

Desarrollado por Offshoot media