Buscanos en las redes sociales

Jessica Jones apuesta al cambio y sale ganando… por los pelos

Series

Jessica Jones apuesta al cambio y sale ganando… por los pelos

La antiheroína de Marvel volvió a la pantalla. Nos devoramos los episodios, nos tomamos un tiempo para masticarlos y… regurgitamos esta nota.

CAMBIO DE RUMBO

Una de las grandes dudas antes del estreno de esta segunda temporada, era quién o quiénes serían los villanos. Dado el desempeño de David Tennant como Killgrave, la cosa estaba complicada para guionistas y actores a la hora de mostrarnos un «malo» igual de interesante. Pero en esta nueva entrega, se apostó a un formato que despega del tradicional protagonista – antagonista, prefiriendo ahondar en las raíces de Jess y su interacción con las personas que conforman su entorno.

Hay cuatro personajes importantes en la trama y todos son femeninos. Por un lado, tendremos primera fila en el drama familiar de Jessica. Aprenderemos más sobre su origen y el oscuro camino que la llevó a donde está ahora. La complejidad emocional de la detective personificada por Krysten Ritter es sin duda uno de los puntos fuertes de la temporada. Conoceremos a una mujer que reniega de sus poderes, que daría lo que fuera por no ser quién es, y aunque no pueda hacer nada para cambiarlo, no quiere aceptar el rol que la sociedad intenta imponerle. Ni monstruo, ni salvadora: Jessica solo quiere ser Jessica.

No le va mucho mejor a Trish. El personaje encarnado por Rachael Taylor se ha abierto paso trabajosamente hasta donde está, cargando con el peso de una personalidad adictiva y una relación abusiva con su madre, solo para poner en riesgo todo lo conseguido por la oportunidad de ser alguien más. O algo más.

La tercera en discordia es Jeri Hogarth (Carrie-Anne Moss). Que la abogada es una mujer dura e inescrupulosa lo sabemos desde el principio. Cómo puede actuar en un momento de debilidad, es lo que aprenderemos en esta temporada. Veremos su lado más humano y también, su costado más frío y vengativo.

Por último, está «la asesina». No es mucho lo que puedo decir sobre ella sin spoilear, pero junto con el doctor Karl Malus (Callum Keith Rennie) constituyen lo más parecido a un enemigo que podremos ver. Actuarán como catalizadores de las emociones de Jessica, sacando a la luz lo peor y lo mejor de la investigadora.

Con respecto a los personajes masculinos, además del Doctor, tenemos por un lado a Malcolm Ducasse (Eka Darville), el vecino y pseudoempleado de Alias Investigations, que también sufrirá una serie de cambios radicales a lo largo de esta temporada, incluyendo una adicción al sexo y cierto hartazgo de que Jessica lo trate como a su hermanito molesto. Y por el otro, una incorporación, Oscar Arocho (J.R. Ramirez), que se presenta como el nuevo interés romántico de Jessica y parece ser el único que no tiene dobleces, ni evoluciones. Es más, podríamos decir que es el «Arquetipo de Personaje Latino N° 4»: padre divorciado, que lucha para mantener la tenencia de su hijo y tiene un pasado delictivo como falsificador… supongo que era eso o ladrón de coches y falsificador va mejor con el guion.

 

MUERTE Y RESURRECCIÓN

Una de las cosas que me decepcionó de esta segunda temporada fue la (re)aparición de David Tennat. Se hizo mucho ruido sobre eso, las fotos del actor en el set hicieron que nos preguntáramos cómo iba a ser su participación. De todas las opciones posibles, me parece que optaron por la segunda peor (no diré cuál era a mi juicio la primera para no hacer spoiler). Solo les diré que su participación no aporta nada sustancial a la trama y deja toda la sensación de no haber sido más que un simple (y a la postre, eficaz) truco publicitario.

Otro personaje bastante innecesario es Pryce Cheng (Terry Chen), dueño de la agencia Cheng Consulting Management que intenta contratar a Jessica para poder aumentar su clientela tomando casos de superhumanos. Las motivaciones y las reacciones de Cheng resultan bastante poco creíbles y no aportan demasiado a la trama. Y hablando de cosas poco creíbles, hay una relación entre otros dos personajes secundarios que es como mínimo, dudosa.

Para terminar, vuelvo a lo dicho al principio: esta segunda temporada basa su desarrollo en sus personajes antes que en giros sorprendentes o enemigos interesantes, lo que no es ni bueno ni malo: es distinto. Sin embargo, los últimos episodios son una montaña rusa de marchas y contramarchas que no siempre acaban de cerrar del todo. Es como si pese a haber decidido centrarse en las relaciones interpersonales, a último momento recordaran que esta es, después de todo, una serie de acción e intentaran cambiar el rumbo.

Con sus pros y sus contras, Jessica Jones sigue siendo una buena serie y esta segunda temporada vale la pena. No alcanza la calidad que tuvo la primera entrega, pero tampoco desciende a los infiernos a los que nos llevó Iron Fist.

 

 

Tiene 46 años, es programador y lee ciencia-ficción desde que tiene memoria, aunque su primer libro "serio" lo leyó a los 12.

Comentar

Más en Series

Trending

CM! PODCAST

To Top

Desarrollado por Offshoot media