Buscanos en las redes sociales

¿Quién dijo que las historietas no pueden ser terapéuticas?

Cómics

¿Quién dijo que las historietas no pueden ser terapéuticas?

Jazmín Varela público Guerra de Soda, su primer libro de historietas bajo el ala de la editorial porteña Maten al Mensajero

Mis viejos se separaron cuando apenas tenía  5 años, fue algo confuso de lo que verdaderamente recuerdo poco. Literalmente de esos años mis recuerdos son escasos, quizás algún que otro juego o momento compartido con mi hermano y poco más. De mis viejos nada. No faltará algún experto que hable de bloqueo mental o emocional, lo cierto es que no fue fácil reconstruir esa época. Paso a paso, y ordenes psicológicas autorizadas de por medio, conseguí darle forma a una etapa, al tiempo que entendí que la niñez  lejos esta de ser el momento más bello de nuestras vidas, muy  por el contrario, suele estar plagada de miserias.

Jazmín Varela (Rosario, 1988) emprendió el mismo camino. Lo importante es que lo hizo sin copagos de por medio y teniendo como único móvil a la historieta. En su primer libro “Guerra de Soda” se permite un recorrido autobiográfico en torno a algunas vivencias de su infancia. A través de un sutil, sencillo y precioso dibujo repasa momentos que van desde su primera experiencia con el jardín de infantes a la separación de sus padres, al rearmado familiar y a ciertos viajes para intentar escapar de la nefasta rutina.  Emociones y cambios vertiginosos que sin dudas marcaron la vida de la escritora y con los que más de un lector se sentirá identificado.

Intencionalmente o una mera casualidad del destino, en las más de 30 páginas de su trabajo,  la artista elige para retratar sus pequeños triunfos cotidianos algo tan cotidiano como la birome. Su técnica es simplemente hermosa y cautivante.

El carácter autobiográfico de la obra se ve reforzado por el uso de fotografías de la autora. El contraste está marcado por la propia Jazmín. Ahora la autora y dibujante conversa consigo misma masticando muchos de sus recuerdos e instaurando siempre la duda de cuan alterados están. Cada una de las fotografías contribuyen a que el lector pueda identificarse,  hacer suyo el relato y sumarse a la introspectiva tarea de recordar algunas de las propias guerras de soda que le toco librar. Apenas en la vereda de enfrente parece posicionarse la autora, quien  logra tomar distancia y brindarnos una significativa reflexión de la infancia. ¿Quién dijo que las historietas no pueden ser terapéuticas?

Acerca de la autora

Jazmin Varela trazo un recorrido que lo tiene al fanzine como protagonista. Así publicó Flora y fauna (2014), Cómo domar a tu perro (2014), ¿Para qué fumas? (2014), Banana boat (2015), Me gusta la gente que vive enfrente de la terminal (2015), y Un peso, dos piezas (2015). En el año 2016 participo de la Convocatoria de Historieta de la Editorial Municipal de Rosario con “Crisis Capilar”, trabajo que fue publicado y que le abrió las puertas para participar en la ambiciosa antología “El volcán. Un presente de la historieta latinoamericana”. Allí comparte equipo con otros cuarenta artistas latinoamericanos en una inusual edición a color de trescientas páginas a cargo de EMR y Musaraña Editora.

En 2017, la editorial porteña “Maten al mensajero”  se hizo cargo de “Guerra de Soda” enmarcándola en su colección destinada a la publicación de autores emergentes coordinada por José Sainz (también forman parte de la colección Notas al pie, de Nacha Vollenweider, y Lo Salvaje, de Pablo Vigo).

Continue Reading
Publicidad

Su título reza que es periodista, casi un 007, pero es lo de menos. Lo verdaderamente importante es que todavía sueña con lo que va a ser cuando sea grande.

Comentar

Más en Cómics

Trending

CM! PODCAST

To Top

Desarrollado por Offshoot media