Buscanos en las redes sociales

THE MIST: CÓMO TURCOS EN LA NIEBLA

Series

THE MIST: CÓMO TURCOS EN LA NIEBLA

La niebla es una de las mas recientes producciones originales de Netflix, basada en una novela de Stephen King y si te gusta el misterio y el terror, esta nota va a interesarte.

A fines del mes pasado, Netflix estrenó la primera temporada completa de la serie La niebla (The Mist), producción original compuesta hasta el momento por diez episodios de menos de una hora de duración. La misma es una adaptación de la novela homónima de Stephen King publicada en 1980 y que ya había sido llevada a la pantalla grande en 2007 por Frank Darabon.

La acción transcurre en Bridgeville, un poblado del condado de Maine que repentinamente se encuentra cubierto en su totalidad por una niebla espesa que tiene extraños efectos sobre aquellos que se ven expuestos a ella: aparentemente, materializa sus miedos o culpas más profundas, a menudo terminando con la vida de la víctima en formas tan creativas como estremecedoras. Por suerte, la niebla no puede entrar en lugares cerrados, por lo que quienes sobreviven logran refugiarse en ciertos edificios e incluso moverse en vehículos, a condición de que no abran puertas ni ventanas.

GORILAS EN LA NIEBLA

El argumento de La niebla recuerda mucho al de otra serie basada en una obra del mismo autor: La Cúpula (Under the dome – 2013). En ambos casos, estamos ante un pueblo que queda aislado del mundo a causa de un fenómeno a primera instancia, inexplicable. Y en ambos casos, el peso dramático de la historia no pasa por dicho fenómeno, sino por la forma en que reaccionan los seres humanos cuando el contrato social se ve suspendido momentáneamente. Prácticamente de la noche a la mañana, una anciana hippie que anda en bicicleta para no dañar el medioambiente se convierte en una psicópata capaz de quemar vivas a las personas que no comulguen con sus ideas. Como dice una de las protagonistas, citando a lord Cameron de Dillington, «estamos a nueve comidas de la anarquía» y a los guionistas no les hace falta tanto: un par de almuerzos de menos y tu otrora amable vecino te corta la garganta con un tramontina y se queda mirando cómo te desangras.

La trama se centra en la familia compuesta por Kevin (Morgan Spector) e Eve Copeland (Alyssa Sutherland) y su hija, Alex (Gus Birney). Eve es una mujer fuerte, que se impone sobre el tranquilo Kevin. Vive a la sombra de un pasado tumultuoso que el resto del pueblo no le deja olvidar. En un intento de compensar sus «pecados de juventud» se muestra sobreprotectora con Alex, quién encuentra en su padre a alguien más débil, pero también más comprensivo. La llegada de la niebla encuentra Kevin separado de su esposa e hija y parte de la intriga en esta primera temporada consiste en saber si lograrán reunirse nuevamente. En paralelo se cuentan otras historias, entre las que destacan la de Mia Lambert (Danica Curcic), una ladrona y adicta que se une al grupo de Kevin; la de Bryan Hunt (Okezie Morro), un joven afroamericano que aparece en el bosque, sin recordar quién es y vestido de soldado y la de Adrian Garf (Russell Posner), el mejor amigo de Alex.

Los personajes son bastante estereotipados. Se siembran algunos misterios en su pasado, sobre todo en lo tocante a Eve o la relación entre Kevin y su hermano que se van resolviendo a medida que la trama avanza, como para mantener el interés de la audiencia. La chatura de las actuaciones no ayuda en nada a hacer creíble la historia.

PUNTAJE FINAL ABIERTO

Los guionistas regatean la información sobre las características y extensión del fenómeno aparentemente sobrenatural que azota al pueblo, por lo cual, aún visto el último episodio no tendremos claro qué es la niebla, hasta donde llega, ni mucho menos, como combatirla. Como les decía más arriba, no atraviesa puertas, ni siquiera colándose por debajo de las mismas o entrando por los agujeros de las cerraduras. Los que se ven expuestos a ella parecen experimentar alucinaciones lo suficientemente vívidas como para causarles la muerte, que habitualmente están relacionadas con culpas o terrores de la víctima. Al menos dos personas son atrapadas por lo que parecen ser «criaturas de niebla» y hay algunos casos en los que un protagonista soporta una exposición prolongada sin ser exterminado.

Pocas son las similitudes que tiene la serie con el relato de King o visto el film de Darabon (mucho más fiel al original). Hay indicios de que los militares podrían estar implicados de alguna forma y, al igual que en la novela y la película, se menciona el Complejo Punta de Flecha, una base científica miliar cercana al pueblo como posible foco del fenómeno. Se habla de que algo similar podría haber ocurrido en el pasado, durante la llamada «Primavera Negra». Dos personas se suicidan de la misma forma que en el relato. Pero allí terminan las similitudes, así que no teman conocer de antemano el desarrollo, la historia apenas si dedica unos cuantos guiños hacia sus predecesoras, y quizás también a una con la que se las suele confundir: la película de John Carpenter The Fog (1980).

Aunque no sea una maravilla, la serie es llevadera y se deja ver. Esperemos que, en caso de haber una segunda temporada, los guionistas se ocupen de elaborar más la tensión, algo que echamos en falta en esta primera parte. También sería deseable que se mejorase el casting, cosa que puede hacerse en una serie en la que es fácil morir, pero como las principales falencias están desgraciadamente en el elenco principal, no creo que se pueda hacer mucho al respecto. En definitiva, si la renuevan la veré, pero si no lo hacen tampoco voy a extrañarla.

Tiene 45 años, es programador y lee ciencia-ficción desde que tiene memoria, aunque su primer libro "serio" lo leyó a los 12.

Comentar

Más en Series

Trending

CM! PODCAST

To Top

Desarrollado por Offshoot media