Buscanos en las redes sociales

NETFLIX EN TU PROPIO IDIOMA (O CASI) 4: BAJO SOSPECHA

Series

NETFLIX EN TU PROPIO IDIOMA (O CASI) 4: BAJO SOSPECHA

Seguimos comentando series que pueden verse en Netflix sin activar los subtítulos… o casi. Nuevamente nuestra atención se centra en una producción española, compuesta por dos temporadas de ocho y diez episodios respectivamente.

PRIMERA TEMPORADA (2014): LA DESAPARICIÓN DE ALICIA

En el ficticio pueblo de Cienfuegos, la pequeña Alicia Vega (Aroa Palacios) desaparece el día de su primera comunión. Mientras el desconcierto y la pena se abaten sobre su familia, dos jóvenes policías, Víctor (YonGonzalez) y Laura (Blanca Romero) son enviados a investigar el caso. Se harán pasar por matrimonio, para «infiltrarse» y así poder averiguar lo sucedido con la niña. Y esa es la primera piedra que se meterá en el zapato del televidente ¿Una operación encubierta para investigar la desaparición de una niña en un pueblito perdido? ¿No es como mucho?

Como no podía ser de otra manera, ambos compañeros tienen personalidades muy distintas. Él es rebelde, obstinado y con problemas de autoridad. Ella es organizada casi hasta lo obsesivo y siempre juega según las reglas. Y como tampoco podía ser de otra manera, con el correr de los capítulos cada uno se va dejando llevar por el otro y ambos terminan desarrollando un interés romántico, sin importar que ella esté comprometida. Porque si algo nos han enseñado las series y películas, es que dos personas heterosexuales de distinto sexo no pueden estar juntas más de un par de minutos sin que surja el amor o al menos el deseo sexual. Imperativos biológicos  de la pantalla grande y chica.

Con el correr de los episodios, aprenderemos más sobre la pareja protagónica y por supuesto también sobre los numerosos secretos que esconde la familia Vega. ¡Y vaya si esconden secretos! Infidelidad, traición, adicciones… nombren el pecado y habrá un Vega que sea culpable de el. Y otros Vega alegremente dispuestos a ocultarlo, aunque la vida de una niña pueda depender de que la policía lo sepa. Y ya que hablamos de policías, hay que mencionar al comisario Rafael Vidal (Vicente Romero) que al principio parece que es corrupto y en ocasiones innecesariamente violento, pero luego resulta que solo estaba un poco cabreado porque los de la ciudad metieran las narices en su caso, aunque es un buen policía. Los guionistas habrán visto en Rafa algo que yo no vi, pero a mí me parece que alguien que golpea a un civil solo porque le resultó un poco fresco y vende fotos de la escena del crimen a los periódicos, no es precisamente un dechado de virtudes, por mas graciosos que sean sus comentarios.

Pese a todas esas fallas, la serie logra mantener al espectador pendiente, principalmente por el conocido método de arrojarle a la cara sospechoso tras sospechoso. El desenlace es probablemente el punto más flojo de la trama, aunque funciona muy bien en el aspecto dramático puede resultar un poco difícil de creer.

SEGUNDA TEMPORADA (2015): LA DESAPARICIÓN DE CATHERINE LE MONNIER

La segunda temporada de Bajo Sospecha trae un nuevo misterio y algunos cambios en el elenco. La acción se traslada a un hospital, del cual ha desaparecido la doctora francesa Catherine Le Monnier (Leticia Dolera). Como Catherine es hija de una importante diplomática, su desaparición puede terminar en un incidente internacional y allí irán para tratar de evitarlo Víctor y Laura… pero… esperen un momento…

LAURA NO ESTÁ

Bueno, en realidad, allí va Víctor, porque en esta temporada no contaremos con la presencia de Blanca Romero, que había sido apaleada por la crítica debido a sus escasas dotes actorales en la entrega anterior. La explicación que se da para su ausencia no podía ser más clara: «Laura no formará parte de la misión» dice el comisario Casas (Lluís Homar). Y pese a haberse pasado toda una temporada tirándole los perros, Víctor no hace más preguntas. No, si los hombres son todos iguales. El que sí está de regreso es Vidal, que de ser el comisario de Cienfuegos, se ha transformado quién sabe a santo de qué en parte del equipo… pobre Víctor, le dejaron el Romero equivocado.

Menos mal que se las va a arreglar bastante bien en el hospital, porque justo da la casualidad de que supo cursar la carrera de enfermería antes de ser policía. Una vez infiltrado, se encontrará con que no es el único trabajando de incógnito: la policía francesa tiene al doctor Alain Juillard (Hugo Becker) metido en el asunto. Qué bueno esto de tener más de una profesión. Ambos grupos, el español y el francés, deciden colaborar en la investigación. Al menos de palabra, porque en la práctica, Alain y Víctor se pasaran gran parte de los episodios ocultándose cosas, estorbándose mutuamente y poniendo en peligro la resolución del misterio por ego o chauvinismo. Y lo mismo harán sus jefes, el ibérico Casas y la francesa Sophie Leduc (Mar Sodupe) que cuando no se están mirando como si se murieran de ganas de arrancarse la ropa con los dientes, se pelean como perro y gato por ver quién manda.

Así y todo, nuestros Alain Delon Charles Bronson[1] de cabotaje se las arreglaran para destapar los distintos estofados que se cuecen en el hospital. Y no la tienen fácil. Entre persecuciones por los sótanos, reuniones en la terraza y llamadas telefónicas misteriosas, les toca atender algún paciente de vez en cuando, como para disimular. Pero tranquilos, que nadie llega a sospechar nada. Lo que yo si sospecho es que Alain y Sophie en verdad no son franceses… de otro modo no se explica por qué siguen hablando en castellano aún cuando no hay ningún español presente.

La resolución del caso no es, en este caso, tan poco creíble como en la temporada pasada y está muy bien hilvanada. Incluso resulta original.

VAMOS CERRANDO

Pese al tono quizá un poco socarrón que le he dado a esta nota, tengo que decir que la serie no está mal. En la primera temporada logra mantener un clima lo suficientemente interesante como para que se le pase por alto lo poco creíble del final y en la segunda, una vez superada la liviandad con la que los guionistas trataron los cambios en el elenco y la inverosímil forma en que los protagonistas se mueven por el hospital, uno se interesa por el caso. Y su resolución, como he dicho, me resultó muy satisfactoria.

Esta serie no tiene nada que hacer junto a policiales de mayor calidad como River (2015) o Marcella (2016) pero de todos modos se deja ver.

 

[1] Adiós al amigo (1968)

Tiene 45 años, es programador y lee ciencia-ficción desde que tiene memoria, aunque su primer libro "serio" lo leyó a los 12.

Comentar

Más en Series

Trending

CM! PODCAST

To Top

Desarrollado por Offshoot media