Buscanos en las redes sociales

Cómics

Padre Nuestro

El hombre primordial, interesante reedición de una serie de los noventa que acaba de publicar el sello Rabdomantes Ediciones, en una interpretación, de las tantas posibles.

Génesis

Allá lejos y hace tiempo, en Junio de 2005, el extinto sello Gárgola Ediciones relanzaba su antología de cabecera, Bastión, agregándole como subtítulo Unlimited. Combinando buen material nacional y de procedencia extranjera, la experiencia llegaría a totalizar seis números, antes de desaparecer de las bateas definitivamente.

Entre la segunda y última entrega del título se desarrollaría por episodios el cómic que nos ocupa, con guiones de Mauro Mantella y dibujos de Germán Erramouspe,  a razón de seis capítulos. Ese material habría quedado en el olvido, como una extraña y particular joya de nuestra historieta, de no ser por la gran labor de César Libardi, editor de Rabdomantes Ediciones, que acaba de agregarlo a su creciente y variado catálogo de publicaciones nacionales.

Algo más de diez años llevó la aparición del tomo único, de impecable edición y buen precio, que cuenta con 108 páginas en B/N, prologadas por Andrés Accorsi. Además de los seis episodios que recopilan la totalidad del relato, se incluyen unos cuantos extras imperdibles, con ilustraciones varias, bocetos del diseño de los personajes principales, reproducción de las portadas originales de Bastión Unlimited que protagonizó, agradecimientos, biografía de los creadores y hasta una pormenorizada explicación de los numerosos simbolismos religiosos y culturales estratégicamente distribuidos en la trama, página por página y viñeta por viñeta, a cargo del propio autor. Lo que se dice, todo un detalle, que el lector más atento seguramente sabrá apreciar.

Encuentro con el Diablo

El relato, en primera persona, gira en torno a Máximo Redland, un joven que padece síndrome de Down y carga con un triste historial de abuso sexual durante su niñez, que lo convirtió en portador de HIV. Su leve retraso evolutivo de desarrollo le permite, no obstante, trabajar en un sanatorio con pacientes que tienen diferentes enfermedades, ayudándolos en tareas de  integración entre ellos y con la sociedad. La joven enfermera Sofía no solo comparte un departamento con él, sino que es también promotora de los pocos cambios para bien que se han ido dando en su vida. Durante un control de rutina donde recibe malas noticias por parte de su doctora, un extraño sonido emitido por un equipo médico descompuesto termina generando su conversión, previo estallido de gran parte de la clínica donde trabajaba y se atendía.

Ahora tiene el aspecto, los poderes y habilidades de un superhéroe, luce en su pecho el símbolo del Aleph, primera letra del alfabeto hebreo -gran guiño a la literatura borgeana-, razón por la que comienza a actuar como tal. Pero lo que sigue está tan lejos de un comic mainstream norteamericano como cerca del abordaje que podemos encontrar en la extinta línea Vértigo, de DC, y marca el verdadero inicio de la trama. A partir de las diferentes interacciones con otros tres personajes, la misteriosa Evangelina Varona, el impredecible pastor mediático Stanley Dawnson y su perverso ayudante,  Nazareno, se suceden profundas e inteligentes reinterpretaciones del catolicismo, con énfasis en el relato del pecado original descrito en La Biblia y sus múltiples consecuencias sobre el devenir de la raza humana.

Diferentes miradas en torno al sexo, el amor, las muchas formas de exclusión social, teorías en torno a la reencarnación y la expiación de los errores, una interesante postura al respecto del papel de las religiones y los medios de comunicación en la sociedad,  oscuros manejos políticos, perversiones varias y una gran porción de machaca, son algunos de los sugestivos tópicos que transita la trama, de la que no conviene spoilear demasiado. Baste mencionar que plantea un saludable desencanto crítico en relación al devenir de la humanidad, con sólidos fundamentos. El final se ajusta muy bien al desarrollo previo, siendo inesperado, shockeante; conmovedor. Supone, incluso, una cuota de esperanza en medio del desalentador panorama presentado, pero lo más importante es que obliga a un segundo repaso, para registrar mejor los detalles.

Post-Crucifixión

El mayor mérito de esta serie breve es, sin lugar a dudas, esa sana, bienvenida intención de provocar al público, alejándolo de esa ‘zona de confort’ tan común en nuestra historieta, en la que a poco de haber iniciado la lectura de una obra, no resulta nada difícil adivinar lo que va a venir, sea uno lector avezado o no. Muy por el contrario, en este caso el texto mismo está estructurado a puro golpe de efecto. Uno más imaginativo que otro, sin margen para recuperarse de las sorpresas. Mauro Mantella, guionista con escasa producción en el último tiempo -lamentablemente-, demuestra tener mucho para decir, siempre desde una voz propia, distintiva, con un profundo conocimiento teológico puesto al servicio de la historia. Después, las influencias de Alan Moore, Grant Morrison, Neil Gaiman y hasta Garth Ennis están presentes, pero bajo la forma de recursos narrativos que componen un estilo de escritura muy personal, reconocible.

Del trabajo de Germán Erramouspe hay bastante para destacar, pero lo principal es el grado de profesionalismo demostrado en cada viñeta, siendo éste su primer trabajo en el medio. El dato no es para nada menor, como tampoco el hecho de salir airoso de las composiciones de página con la clásica grilla de nueve cuadros propia del cómic británico, donde su trazo reconoce varias influencias. El diseño de los personajes es más que correcto, cada uno mantiene su impronta distintiva sin importar su participación a lo largo de la trama. La expresividad y el retrato de la acción constituyen otro punto alto de su narrativa, logrando escenas memorables, que complementan muy bien el grado de violencia o las imágenes visuales que el argumento propone, mezclando incluso, logradas descripciones sensitivas y hasta algún que otro acertado toque de poesía.

Pasando en limpio, “El Hombre Primordial” es una opción por demás recomendable para todo aquel que busque ‘historieta de autor’ con un enfoque adulto al respecto de temáticas existenciales trascendentes. Su recopilación en libro no deja de representar una gran alegría en el contexto de nuestro vapuleado mercado editorial. A no dejarla pasar.

37 años, Licenciado en Comunicación Social. Comiquero por naturaleza, casi. Cinéfilo. Voraz lector, accidental escritor.

Comentar

Más en Cómics

Trending

CM! PODCAST

To Top

Desarrollado por Offshoot media