Buscanos en las redes sociales

Iron Fist: Kung Fu Panda… sin Pandas

Series

Iron Fist: Kung Fu Panda… sin Pandas

El cuatro miembro de Los Defensores llegó a Netflix. Lo conocimos y te contamos qué podés esperar de él.

Tras la decepción que significó Luke Cage, estaba esperando con ansias que la nueva entrega del universo Marvel/Netflix volviera a las raíces y recuperase la calidad que habían demostrado DareDevil y Jessica Jones. O que al menos, no fuera tan mala como su predecesora. Y no puedo decir que Iron Fist no haya cumplido al menos una de esas expectativas.

Puño

NO SÉ PARA QUE VOLVISTE

Iron Fist es la historia de Daniel «Danny» Rand (Finn Jones), un preadolescente millonario cuyo avión cae en las montañas del Himalaya cuando está volando a China junto a sus padres. Todos son dados por muertos, pero tras quince años de ausencia Danny reaparece para reclamar su puesto en la compañía y se encuentra con que los hijos del socio de su padre, Joy Meachum (Jessica Stroup) y Ward Meachum (Tom Pelphrey) no están dispuestos a reconocer sus derechos. No ayuda mucho a su causa el que diga haber pasado estos últimos 15 años en la ciudad de K’un-Lun, que se encuentra en otra dimensión y solo hace contacto con nuestro plano existencial cada 3 lustros. Danny ha pasado ese tiempo entrenando duramente para convertirse en el Iron Fist, el Puño de Hierro, Guardián de K’un-Lun y Enemigo Declarado de La Mano. Como cualquier seguidor de estas series sabe, La Mano tiene fuertes intereses en Nueva York, así que el conflicto está servido. Danny hace contacto con Colleen Wing (Jessica Henwick), dueña de un Dojo venido a menos que trabaja con jóvenes de la calle y quién pronto se convierte en su sidekick/interés romántico.

Completan el elenco un desfile de viejos conocidos: Madam Gao (Wai Ching Ho), la vieja dirigente de La Mano; Jeri Hogarth (Carrie-Anne Moss), la abogada empresarial que tuvo un importante papel en Jessica Jones y la infaltable Claire Temple (Rosario Dawson), a la que quizá deberíamos empezar a llamar «la enfermera/amante de Los Defensores».

LA KATANA Y EL CALEFÓN

Trheesome

La serie demora mucho en despegar, como si los guionistas no supieran a ciencia cierta qué historia quieren contar. O como si lo supieran, pero estuvieran haciendo tiempo porque después de todo, hay que rellenar 13 episodios de una hora, así que mejor hacemos unas cuantas fintas y arrancamos de veras en el octavo capítulo. Les juega en contra el hecho de que aquí prácticamente no hay «periplo del héroe» que narrar: sabemos desde un principio que Danny es el Iron Fist y lo que eso significa. El cómo llego a serlo son quince años de entrenamiento que se nos van mostrando a través de flashbacks cortos y bastante insustanciales.

En un principio creí que los escritores habían tomado una dirección riesgosa pero novedosa y ya que contaban con un héroe bastante estereotipado, se dedicarían a construir un enemigo interesante. Y que ese enemigo sería Ward Meachum, personaje que tiene muchísimo para dar de sí. Para empezar, no cuenta con ningún poder, más allá del que le brinda su fortuna (que es inferior a la de Danny, así que de entrada jugaría en desventaja). Súmenle problemas con su padre, varias adicciones y una relación conflictiva con su hermana, a la que ama profundamente pero con la que tiene diferencias éticas y prácticas y verán que Ward lo tiene todo para convertirse en un nuevo y mejorado Wilson Fisk. Y hubiera sido sencillamente hermoso poder estar ahí para verlo desarrollarse. Pero no fue ese el camino que tomaron y aunque juegan bien con los cambios de bando, haciendo que la frontera que separa a «buenos» y «malos» se corra constantemente, al final tenemos que conformarnos (al menos en esta primera parte) con villanos mucho más tradicionales, relacionados todos de una u otra forma con La Mano.

Las sorpresas son pocas, los giros de la trama se ven venir de lejos para cualquiera que tenga cierta experiencia en series. Lo mejor por lejos son las coreografías de pelea, lo que convierte a la serie en una historia entretenida sobre todo para quienes disfrutan de las artes marciales… aunque según he podido leer en internet, la mezcolanza de estilos, armas y vestimenta le ha puesto los pelos de punta a más de un experto. Parece que una luchadora de origen chino vestida como maestra de Aikido usando armas propias del karate y hablando del código del bushido es el equivalente de un gaucho tomando cachaça vestido de mariachi mientras monta una llama. Pero eso no debería ser motivo para descalificar a la serie, ni siquiera si uno es un conocedor: si en mi calidad de trabajador informático tuviera que dejar de ver series o películas por sus incoherencias relativas a la computación, entonces prácticamente no vería nada. Además, hay que tener presente que se trata de una adaptación del comic, por lo que estos errores podrían ser simple reflejo de las novelas gráficas.

Entre las actuaciones no hay nada particularmente destacable, el elenco cumple sin que nadie logre sobresalir. La serie fue muy criticada desde el preestreno, pero según la consultora Parrot Analytics (que se dedica a medir la audiencia de Netflix, dado que la plataforma no divulga esa información) ha tenido muy buenos números entre los usuarios… claro que según esta misma consultora, el orden de popularidad es Luke Cage, Iron Fist, Jessica Jones y Daredevil. Números que no parecen coincidir con lo que se palpa «en la calle».

Con respecto a este castigo de la crítica especializada, Finn Jones tiene una teoría: «Creo que el mundo ha cambiado muchísimo desde que estuvimos grabando la serie. Interpreto a un superhéroe blanco americano multimillonario junto cuando ese arquetipo es el enemigo público número uno, especialmente en EEUU.» dice el actor que diera vida a Ser Loras Tyrell en Game of Thrones «Grabamos la ficción antes de las elecciones y creo que es muy interesante ver cómo esa percepción, ahora que Trump está en el poder, lo hace todo más difícil para un blanco con privilegios». Lo cual demuestra una vez más que haría muy bien en quedarse callado fuera del set.

¡PARÁ LA MANO!

Familia

En resumen, la serie es entretenida y si bien no alcanza el nivel de sus «Hermanas Mayores» al menos no es tan mala como Luke Cage. Creo que hay que considerarla más que nada un puente entre las series individuales y la serie coral The Defenders, que a fin de año reunirá a los cuatro héroes del universo Marvel/Netflix. Es también una historia que nos acerca a tener un mejor conocimiento de La Mano, a la que presenta como una organización fragmentada en facciones con diferentes políticas, que ocasionalmente pueden enfrentarse entre sí. Esto es importante, ya que Alexandra (Sigourney Weaver), villana de The Defenders, estará relacionada con La Mano y su lucha por hacerse con Cielo Negro. Y ya que hablamos de eso, los dejo en compañía de un bonito teaser, con todo y música de Nirvana, para que vayan paladeando lo que nos espera.

 

 

Tiene 46 años, es programador y lee ciencia-ficción desde que tiene memoria, aunque su primer libro "serio" lo leyó a los 12.

Comentar

Más en Series

Trending

CM! PODCAST

To Top

Desarrollado por Offshoot media