Buscanos en las redes sociales

Un ‘camino del héroe’ bien pensado

CINE

Un ‘camino del héroe’ bien pensado

No te pierdas las impresiones de Mariano Sicart en torno al último éxito en cines de DC.

LEGO Batman: La película (The Lego Batman Movie, Estados Unidos-Dinamarca/2017). Dirección: Chris McKay. Guión: Seth Grahame-Smith, Chris McKenna, Erik Sommers, Jared Stern y John Whittington.

 

Funciona a muchos niveles

Una de las características que suelo reivindicar a la hora de expresar mi fanatismo por el justiciero de Gotham es la inacabable potencialidad intrínseca del personaje, que lo hace plausible de múltiples y variados abordajes. Sus raíces pulp lo emparentan con el policial y el suspenso, pero también con la aventura. El desarrollo empresarial del sello que lo publica, DC Comics, hizo que se fuera integrando con el transcurso de las décadas a su comunidad superheroica, convirtiéndolo en un miembro fundamental, pese a no tener poderes y preferir las sombras al contexto operacional diurno. Los innumerables equipos creativos que lo trabajaron, fueron llevándolo por diferentes subgéneros, con mayor o menor suerte, según el caso, pero logrando consolidar esa capacidad manifiesta de complejidad y adaptabilidad a diferentes entornos e historias.

Lejos del medio impreso, el héroe tuvo un paso en falso durante los sesenta, de la mano de la popular serie de televisión en clave de comedia y acción, que protagonizaron Adam West y Burt Ward, como el dúo dinámico, de la cuál le costaría casi una década recuperarse, editorialmente hablando. La gran pantalla lo tuvo como protagonista en siete oportunidades entre 1989 y 2012, donde dos grandes directores, Tim Burton y Christopher Nolan, plasmaron su particular visión del mito, conformando en mayor o menor medida a los fans de todo el mundo; y un tercero, Joel Schumacher, desaprovechó dos veces la oportunidad de hacer algo mínimamente interesante más allá de una reivindicación de la estética pop de los sesenta, con un desfasaje de tres décadas.

En el medio, la gran serie animada de los noventa, un hito sin precedentes que constituye al día de hoy la adaptación de mayor fidelidad del encapuchado y su entorno fuera de los comics. Después, un dudoso coprotagonismo mal orquestado desde lo artístico y comercial, en el malogrado ‘Batman Vs. Superman’, de Zack Snyder, y unos cameos menores pero bastante más rescatables en el flojo ‘Suicide Squad’, de David Ayer, ambos films estrenados el año pasado. Y cuando todo parecía perdido, con el hombre murciélago manejado por gente que se empeña en mostrarlo en su faceta más oscura, con un impostado clima de realismo cuya razón de ser obedece a diferenciarse de la competencia, sin nunca encontrarle el tono justo -acaso porque primó la visión del estudio en lugar de la de un director competente-, llegó ‘Lego-Batman: La película’.

Nuevamente la animación, volviendo a demostrar que es un medio que le sienta más que bien al detective, aunque esta vez la adaptación tenga que ver con la parodia, humor apto para todo público, que la emparenta con la serie animada de los estudios Filmation, de 1977. El resultado no decepciona, por el contrario, sorprende al espectador por aprovechar argumentalmente una de las mayores contradicciones que arrastra el protagonista, la gran cantidad de personajes de apoyo que ostenta, pese al asumido carácter de luchador solitario contra el crimen. El desarrollo y posterior resolución que derivan de ese planteo, simplificación mediante, involucran tanto a amigos como a enemigos, con el Joker como principal instigador, aunque Alfred Pennyworth, Bárbara Gordon y Richard Grayson cumplen roles secundarios fundamentales.

El carácter de la cinta es autorreferencial, exacerbando tópicos existentes en los cómics, como el enorme ego de Bruce Wayne, con un tratamiento que busca siempre la obtención del gag, o al menos la sonrisa cómplice, mediante dobles sentidos y referencias a todas las épocas. Sobre este mecanismo se construye una trama simple, sí, pero no del todo lineal, puesto que reserva varios giros inteligentes conforme avanza, sostenida por una animación eficiente y un correcto casting de voces. Asimismo, el desarrollo de Robin y Batgirl peca de cierta simplificación, y el hecho de que el payaso apele a otros villanos reconocidos provenientes del séptimo arte, alojados en la ‘zona fantasma’, para su plan, es una licencia simpática, pero que bien podría haberse evitado en pos de otorgar mayor relieve a la galería de enemigos del murciélago, cuyos miembros están realmente desaprovechados.

Con todo, lo cierto es que la producción representa un soplo de aire fresco para los seguidores del señor de la noche, lograda muestra de uno de los tantos, posibles, abordajes que se pueden hacer de tan complejo personaje, utilizando el humor y la aventura como nexo entre dos redituables franquicias. En definitiva, un particular ‘camino del héroe’, bien pensado y dirigido por el debutante Chris Mc Kay, que no hay que dejar pasar en la gran pantalla. Disfrute asegurado, para propios y extraños.

Continue Reading
Publicidad
También te puede interesar...

36 años, Licenciado en Comunicación Social. Comiquero por naturaleza, casi. Cinéfilo. Voraz lector, accidental escritor.

Comentar

Más en CINE

Trending

CM! PODCAST

To Top

Desarrollado por Offshoot media