Buscanos en las redes sociales

Central Mutante ::.

3%: La distopía no es solo brasilera

Apps

3%: La distopía no es solo brasilera

3% es la primera producción original de netflix hecha en Brasil y definitivamente merece la pena verla. ¿Por qué? Lee la nota, que al igual que la serie, es corta y entretenida.

El 25 de noviembre de este año, Netflix puso a disposición de sus usuarios una producción original de origen carioca (la primera en esta plataforma) titulada 3%; un thriller de ciencia ficción ambientado en un Brasil del futuro en el que el 97% de la población vive sumido en la miseria, en el continente, mientras que el privilegiado 3% restante habita una isla en la que se disfrutan todas las comodidades y desde la cual ejerce el poder. Para decidir quiénes van «al otro lado» y quienes se quedan «de este lado», al cumplir los 20 años todos los ciudadanos que se hayan registrado oportunamente pasan por una serie de pruebas denominadas «El Proceso». Solo quienes superen esta intensa evaluación tendrán derecho a convertirse en «Auténticos Seres Humanos», mientras que el resto será devuelto a la población general para continuar con sus miserables vidas… si es que sobreviven: aunque la evaluación no es física sino psicológica y de inteligencia, muchos de los candidatos mueren.

Sin duda, la apuesta está emparentada con otros mundos distópicos de la pantalla como Los juegos del Hambre (The Hunger Games, 2012) o Maze Runner: Correr o morir (Maze Runner, 2014) aunque logra diferenciarse de estos productos, sobre todo porque no presenta un panorama sociopolítico en blanco y negro, sino plagado de grises.

General

PONME A PRUEBA

Entre la población continental, el Proceso tiene un cariz casi religioso. Sus creadores, un hombre y una mujer conocidos como «La Pareja Fundadora» son venerados; los niños son aleccionados desde muy temprana edad en la importancia del Proceso como única vía de escape a una vida de miseria y se los entrena para que desarrollen las capacidades que (se espera) les permitirán pasar.

Pero no todos están de acuerdo con esta rígida e inflexible meritocracia: existe un movimiento clandestino autodenominado La Causa, que intenta terminar con ella. Con qué la reemplazarían en caso de lograr su objetivo es una de las cosas que no queda del todo claro.

En esta primera temporada, la trama sigue las vidas de la 104ª generación de candidatos que se presenta al Proceso. Michele Santana (Bianca Comparato, que interpretara a Betânia en Avenida Brazil), Fernando Carvalho (Michel Gomes), Rafael Moreira (Rodolfo Valente) y Joana Coelho (Vaneza Oliveira) son algunos de los principales. No se encariñen con todos los protagonistas. Si bien esto no es Juego de Tronos, hay que tener en mente que el título se debe a que solo el 3% de los candidatos logra llegar hasta el final y como se ha dicho, las muertes no son infrecuentes. Del lado de los «funcionarios» están (entre otros) Ezequiel (João Miguel), actual director del Proceso; Aline (Viviane Porto) y Cássia (Luciana Paes).

A medida que se sucedan las pruebas, iremos conociendo el pasado de los candidatos y también el de algunos funcionarios, principalmente Ezequiel. También descubriremos que la sociedad supuestamente idílica de El Otro Lado no está exenta de mezquindad y rivalidades políticas y que algo similar sucede entre los miembros de La Causa. Como les decía antes: grises.

3porcento

LADO A LADO

La producción es realmente impecable. Si bien no hay grandes efectos especiales (que por otra parte no son necesarios) la ambientación es muy buena y logra sumergirnos en el mundo ficticio propuesto, tanto en las escenas que suceden en la miseria de la ciudad como las que transcurren en el centro en el que se realizan las pruebas. Las actuaciones son buenas y muy parejas. El argumento en líneas generales está bien, aunque la trama tiene ciertos detalles traídos de los pelos. Por ejemplo, el «registro», un implante que todos los ciudadanos que se inscribieron para participar de El Proceso tienen detrás de la oreja. Dicho implante se utiliza para determinar su identidad y también para enviarles avisos sonoros (en el primer episodio vemos como es usado para guiar a los candidatos hasta el lugar en el que se realizarán las pruebas), pero no se lo emplea para perseguir a la delincuencia o controlar de ninguna manera a la población, recurriendo para esto a una extensa red de cámaras… que no parecen demasiado útiles, dada la relativa libertad con la que se mueve La Causa. Además, el implante es extremadamente simple de remover y aunque la cicatriz sea perfectamente visible, dos de los candidatos tienen «registros falsos» y nadie se ha molestado en hacer la sencilla comprobación ocular que los pondría inmediatamente en evidencia. Puede argumentarse que, a fines del Proceso, es irrelevante que un registro sea falso: el candidato capaz de intentar esa jugada estaría demostrando una iniciativa y capacidad de supervivencia que lo hacen merecedor de pertenecer al 3%… pero también es un brutal agujero de seguridad, un riesgo demasiado grande para correr.

De todos modos, como espectadores no estamos aún en optimas condiciones para juzgar el universo ficticio presentado, ya que es muy poca la información que se desprende de estos primeros ocho episodios. La historia se centra en el proceso en sí, sin dar detalles de cómo ni por qué fue instaurado. Aunque al inicio se hable de que «El mundo se divide en dos sectores», ni siquiera sabemos si este sistema social se limita a Brasil o si el resto de los países tiene sus propias versiones. En realidad, la situación del mundo fuera de las fronteras brasileñas no se menciona ni una sola vez en toda la serie. Si tenemos en cuenta que hay una única ciudad en la que vive en 3% y que esta fue creada por La Pareja Fundadora, se podría deducir que estamos en una Tierra post apocalíptica en la que solo una parte de Brasil está habitado, pero es una mera conjetura sin bases sólidas.

El final nos deja con toda la idea de que la serie va a continuar: algunos de los protagonistas han pasado, otros no y seguramente la próxima temporada se desarrolle «entre ambos lados», dándole a su creador y showrunner Pedro Aguilera la posibilidad de explayarse más acerca de esta interesante y sociedad y respondiendo, esperemos que satisfactoriamente, las preguntas latentes.

Quiero terminar diciendo que sin duda 3% es una de las series más interesantes que se han estrenado este año. Pero como digo siempre: no me crean… mírenla y juzguen ustedes mismos.

 

Continue Reading

#culturanerd - Periodismo de corte fantástico

1 Comentario

Más en Apps

Trending

CM! PODCAST

To Top

Desarrollado por Offshoot media