Buscanos en las redes sociales

El año cero del murciélago

Cómics

El año cero del murciélago

La última actualización de los inicios del caballero oscuro, gestada por Scott Snyder y Greg Capullo en las páginas de ‘Batman’, que ECC está publicando en nuestro idioma, analizada por Mariano Sicart.

Casi media década atrás, en Septiembre de 2011, DC Comics reiniciaba su continuidad editorial en una jugada pergeñada por el nefasto Dan Didio, que llevó por título New 52. Las publicaciones fueron relanzadas con nueva numeración bajo la cuestionable premisa de ‘mantengamos solo lo que vende’, imitando lo peor de Marvel Comics durante los noventa, que casi conduce a la quiebra a la ‘casa de las ideas’. Ensayo y error, con terribles movidas en varios conceptos y personajes, un claro ejemplo de ello lo constituyen las cuatro series de la Liga de la Justicia (Justice League, Justice League Internacional, Justice League Of América, y Justice League United), de las cuáles solo la primera sigue en las bateas. La necedad de los editores, siempre pensando en aumentar cifras de venta,  llevó a redoblar la apuesta vía Convergence, DC You y la próxima Rebirth, que seguramente será más de lo mismo.

Al margen del factor económico, en el apartado artístico algunos equipos creativos conformados para aquel reboot arrojaron resultados interesantes. Tal es el caso de la dupla conformada por Scott Snyder y Greg Capullo en ‘Batman’. El guionista, de acotado pero digno paso por la continuidad previa del encapuchado en ‘Detective Comics’, y el dibujante titular de ‘Spawn’ tras la partida de Todd Mc Farlane, arrancaron con buen pie en Gotham City. Después de una gran primer saga que lo enfrenta a ‘La Corte de los Búhos’, y se extiende hasta el número 12, cuyo único punto criticable es el toqueteo que se le hace al pasado familiar de los Wayne, con la vedada, léase clara, intención de darle un hermano a Bruce, fueron por más. El logrado arco titulado ‘La muerte de la familia’, números 13 a 17, sacudió el status quo de la batfamily, distanciando a los aliados, por lo que consideraron un error de juicio de su mentor en torno a un episodio del pasado que involucró al Joker, nada menos.

Los difíciles comienzos

Los datos oficiales indican que el arco argumental ‘Year Zero’ se inicia en el número 21 de la serie, extendiéndose hasta el 33 -con un paréntesis vinculado a un evento editorial en el 28-, pero lo cierto es que el verdadero inicio tiene lugar en el número 0 -publicado tras el 12- que en su momento no tenía que ver con nada, pero adquiere significación al leerse en el contexto de la saga. Antes de la publicación, hubo un gran revuelo entre los fans y la crítica norteamericana especializada en torno a si esta historia venía a invalidar al notable ‘Year One’ (1986-1987), de Frank Miller y David Mazzuchelli.

02-Los difíciles comienzos

El problema surgió porque en Batman, a diferencia del resto de los principales personajes de DC que fueron relanzados bajo la consigna New 52, no se borró de plano la continuidad previa, debido al gran aporte que significó la etapa de Grant Morrison al frente de la franquicia, tanto en la faz creativa como comercial.

Por entonces, Snyder, nuevo arquitecto de los títulos del murciélago, aclaraba en diversos reportajes que en su aproximación al inicio del personaje no iba a invalidar Año Uno, pidiendo tiempo y asegurando que ambas sagas podían coexistir sin demasiadas tensiones internas, algo que terminó siendo falso, por razones de las que daremos cuenta más abajo. Aclaración al margen, el arco argumental surge por expreso pedido de los editores al guionista, con la intención de que el héroe también viese sus orígenes actualizados según los lineamientos implementados para el nuevo Universo DC, lo que vendría a explicar ciertas inconsistencias contextuales.

Es que parte de los acontecimientos que hacen ruido en relación a la continuidad posterior a la célebre obra escrita por Miller, no han sido explorados por Snyder, prueba de ello es el pasado ligado a la prostitución de Selina Kyle, o el rol de la familia Falcone en Gotham City, por ejemplo. Por no hablar de Harvey Dent en su época de Fiscal. Sí se han tomado en cuenta que Bárbara Gordon ahora sea hija biológica de Jim Gordon, algo que se requería para el título de ‘Batgirl’, o la edad de su otro hijo, James Gordon Jr., devenido en villano por decisión del propio guionista. En definitiva, lo único a lo que se apuntó desde un primer momento es a adecuar la franquicia según los cambios editoriales impuestos para los títulos satélite del justiciero. En su defensa, podemos mencionar que gran parte de los tópicos que Year Zero decidió obviar, fueron abordados con dispar suerte en ‘Batman Eternal’. Pero ese es otro tema.

Había una vez en Gotham City    

Se complica delimitar el presente propuesto de la trama. El inicio-desenlace de la historia tiene lugar seis años atrás, con Gotham sumida en el caos, convertida en poco menos que un páramo, con su gente apenas sobreviviendo y desafiados diariamente por El Acertijo, amo y señor de todo, quien proclama en ese momento el año cero de la ciudad. En la vereda de enfrente, Batman, James Gordon y Lucius Fox representan la resistencia, tratando de recuperar el control de la urbe. Ahora bien, ¿cómo se llegó a esa situación? Para descubrirlo hay que ir más atrás en el tiempo, cinco meses antes, cuando Bruce Wayne, de 25 años, al que todos creen muerto, regresa al lugar donde nació. En esta instancia tiene lugar el extenso flashback que representa el nudo del relato, con el millonario tratando de encontrar la mejor forma de llevar adelante su cruzada.

La principal amenaza entonces está representada por la banda de Capuchas Rojas, concepto extrapolado de ‘La Broma Asesina’ (1988), de Alan Moore y Brian Bolland, pero retrabajado con buen tino por parte del guionista. Antes el jefe era el chivo expiatorio, ahora es el cerebro de la agrupación -nadie conoce su identidad-, mientras que sus miembros son agentes durmientes, reclutados entre gothamitas de clase alta, coaccionados por diversos medios y seleccionados por sus talentos según la necesidad de cada golpe. La serie de robos que llevan adelante tiene que ver con la obtención de diferentes tecnologías, desde armamento hasta elementos capaces de afectar la climatología, sin que nadie sospeche para qué van a utilizarse. Bruce, empleando diferentes identidades, tratará de enfrentarlos, fallando una y otra vez.

En el frente personal, deberá enfrentar los reproches de Alfred Pennyworth, feliz por su regreso, pero no del todo de acuerdo con la forma y los motivos por los que decide enfrentar el crimen, lidiar con su tío materno, Philip Kane, a cargo de Industrias Wayne -para lo que cuenta con la asesoría de Edgard Nygma-, que intentará convencerlo de hacer público su regreso y retomar las riendas del conglomerado familiar, y las sospechas del capitán James Gordon, sobre su accionar tras la vuelta. Durante este tramo tienen lugar algunos momentos interesantes, vinculados a instancias previas y posteriores a la muerte de sus padres, que ayudan a comprender ciertas reacciones del joven e inexperto heredero. El descubrimiento de la cueva en su niñez, las escapadas de la mansión para vagar por la ciudad, algunas charlas con su padre y, no podía faltar, la noche en que decide adoptar la figura del murciélago como símbolo.

La suerte está echada  

En los párrafos anteriores la idea fue spoilear lo justo y necesario, para comprender de qué trata el enfoque propuesto por los autores para el héroe. ¿Es Year Zero, traducida por ECC como ‘Origen’, un mal comic?. La respuesta es no, en absoluto, entretiene y cumple a medias con el objetivo propuesto. Tal parece que Snyder se quedó a medio camino entre contar una historia que reinterprete algunos tramos icónicos de Batman, y la intención de perfilar mejor a personajes secundarios clásicos sobre los que incidirá definitivamente a futuro -Alfred, Gordon-, con la intención de volverlos interesantes a los ojos de la nueva generación de lectores. En el apartado ‘enemigos’, es obvio el relieve que intenta dar a El Acertijo, posicionándolo como un verdadero estratega del crimen, pero me resultó mucho más interesante la vuelta de tuerca operada sobre la banda de Capuchas Rojas, aunque no se indague demasiado sobre el origen del Joker.

En definitiva, la saga es buena, pese a que le sobren algunos números. El dibujo de Capullo cumple sin descollar. Igualmente, no creo que sea una trama que se ubique en la historia grande del personaje. No nos engañemos, nadie pretendía lo contrario. Ahí están, para eso, además de los dos relatos destacados párrafos arriba, toda la obra de Jeph Loeb y Tim Sale, y muchos números de ‘Legends Of The Dark Knight’ (1989-2007), por mencionar solo algunos comics representativos de las primeras épocas. En definitiva, el pasado del detective de Gotham es un rompecabezas con piezas dispersas aquí y allá a lo largo del tiempo. Nosotros, los lectores, como parte fundamental de la consolidación del mito, somos libres de llenarlo e interpretarlo como más nos guste. Dejando de lado relanzamientos editoriales y modificaciones de continuidad varias.

Continue Reading
Publicidad

38 años, Licenciado en Comunicación Social. Comiquero por naturaleza, casi. Cinéfilo. Voraz lector, accidental escritor.

Comentar

Más en Cómics

Trending

CM! PODCAST

To Top

Desarrollado por Offshoot media