Buscanos en las redes sociales

El marciano: Stranger in a strange land

CINE

El marciano: Stranger in a strange land

The Martian (2011) constituye el debut como novelista del ingeniero informático estadounidense Andy Weir. Se publicó inicialmente en su página web, de allí pasó a Amazony finalmente fue editado en 2014 por Editorial Crown. Al año siguiente llegaba al cine de la mano de Ridley Scott. ¿Suena interesante? ¡Pasen y lean!

Tengo que confesar que, si no fuera por la película, probablemente nunca hubiera leído esta novela. Así que por una vez, las adaptaciones se han anotado un poroto.

ROBINSON DE MARTE

El marcianoThe Martian (2011) constituye el debut como novelista del ingeniero informático estadounidense Andy Weir. Se publicó inicialmente en su página web, al igual que sus cuentos; de allí pasó a Amazon, dónde podía descargarse por tan solo 99 centavos y rápidamente integró la lista de más vendidos, para finalmente ser editado en 2014 por Editorial Crown, alcanzando el número 12 en la lista de best sellers del New York Times. Al año siguiente y de la mano nada más y nada menos que de Ridley Scott, la historia llegaba al cine con el título de Bring him back (Tráiganlo de regreso) y con Matt Damon en el papel principal.

La trama se centra en la suerte del astronauta Mark Watney, quién llega al planeta rojo como parte de la tripulación de la nave Ares III. Una tormenta de arena pone en peligro la continuidad de la expedición al punto que la misión se cancela. Mark resulta desaparecido y se lo presume muerto, por lo que la Ares emprende el regreso a La Tierra sin él. Pero Mark está vivo y seremos testigos de sus denodados esfuerzos por permanecer en ese estado, mientras espera un rescate que quizá nunca llegue… o lo haga demasiado tarde.

HOUSTON… TENEMOS UN PROBLEMA

El Marciano no es otra cosa más que una historia de supervivencia extrema, en un entorno de ciencia ficción. Podríamos sacar al protagonista de Marte y abandonarlo en el Himalaya, el desierto del Sahara o la Selva Amazónica y conseguiríamos resultados similares. Eso le resta un punto a los ojos de alguien como yo, que prefiere las obras de ciencia ficción más «puras». Pero lo cierto es que la acción transcurre en la superficie de Marte lo que obliga al autor a conocer el entorno, los detalles de una misión como la que se describe en el libro y las especificaciones técnicas de los equipos utilizados. Y pasarse página tras página poniendo al lector al tanto.

Es por eso que los primeros capítulos del libro están plagados de descripciones científicas. Nuestro héroe resulta ser todo un «manitas», si se me perdona el galicismo. Una suerte de MacGyver, que conoce al dedillo el funcionamiento de los equipos con los que cuenta y tiene la audacia (y la desesperación) necesarias para modificarlos. Abundan los párrafos que a un lego como yo le suenan a «¿saben cómo funciona un transpondedor de oclusión? Es así: el parsimonio ingresa al transpondedor, es oclusado mediante la repentina inyección de ilecturina y convertido en peróxido de hipotenusia. Ahora bien, si modifico el calorímetro bascular del traje y lo pego con cinta industrial, podría lograr revertir la oclusión.» Es como ver un largo episodio de Cazadores de mitos, solo que mucho más aburrido.

Por supuesto, hay quienes disfrutan de esta clase de ciencia ficción (conocida como hard) pero yo no soy uno de ellos. Aunque para quienes sí lo sean, también hay malas noticias: parece ser que la ciencia empleada no es del todo correcta. Como ya dije, no soy un experto pero husmeando en la red descubrí que hay detalles como «el uso de nitrógeno en escafandras de presión, el funcionamiento de los generadores de radioisótopos, los pormenores de los lanzadores chinos, los procedimientos de actividades extra vehiculares o los métodos de acoplamiento en órbita» que no coinciden con la realidad. También hay «algún que otro pequeño error referente a la descripción de Marte, pero […] el único punto flaco en este sentido es la tormenta de polvo que al comienzo de la novela deja varado a Watney en el planeta rojo; lamentablemente, incluso los vientos marcianos más fuertes no tendrían efectos tan espectaculares.»[1]

CRÓNICAS MARCIANAS

The martian

Hasta el momento, les he descrito una novela que no califica enteramente como ciencia ficción, pero que de serlo, debería ser considerada ciencia ficción dura, salvo que gran parte de los detales técnicos, incluyendo el episodio que desencadena la trama, no son correctos. Entonces ¿Es un mal libro? La respuesta quizá los sorprenda:

NO ES UN MAL LIBRO.

Si bien los primeros capítulos parecen extraídos de un texto de divulgación científica, en cuanto los dejamos atrás nos adentramos en una aventura interesante y bien contada. Las constantes amenazas de muerte que pesan sobre la cabeza del protagonista quizá no nos mantengan «al borde del asiento» pero sin duda son el aliciente, la zanahoria que nos hace avanzar página tras página, para ver cómo se sale de cada nuevo y mortal entuerto.

Pero sin duda lo que hace de esta una buena novela, es su protagonista. Mark Watney es un personaje carismático, cuya «marca de fábrica» es un sentido del humor a prueba de todo., incluso de naufragios con posibilidad casi cierta de muerte. Es imposible no empatizar con él y en eso consiste el 75% del atractivo de la novela. El 25% restante lo aportan lo dramático de la situación y su contraste con el tono ligero en el que escribe Weir.

En resumidas cuentas, estamos ante una novela que se lee de un tirón, y que aun teniendo defectos, es mucho más que recomendable. Pero por favor… no me crean… simplemente léanla y juzguen ustedes mismos.

[1] Extraído de la siguiente página: http://danielmarin.naukas.com/2015/06/08/libro-el-marciano-the-martian/

Continue Reading
Publicidad

Tiene 46 años, es programador y lee ciencia-ficción desde que tiene memoria, aunque su primer libro "serio" lo leyó a los 12.

Comentar

Más en CINE

Trending

CM! PODCAST

To Top

Desarrollado por Offshoot media