Buscanos en las redes sociales

Kryptonita: un buen puntapié inicial que debería perfeccionarse.

CINE

Kryptonita: un buen puntapié inicial que debería perfeccionarse.

Cristian Oliva reseña el film de Nicanor Loreti basado en la popular novela de Leonardo Oyola.

Hay cierta premisa que, creo de manera sincera, legitima y bien intencionada, esta tratando de instaurarse respecto a la nueva cinta del director Nicanor Loreti llamada “Kryptonita”. La misma, remite al carácter fundacional  que se intenta insuflar a la cinta respecto a un genero del que, claro esta, el cine argentino no esta acostumbrado a explotar (la malograda “Mengano” es el único film con un  superhéroe autóctono que se me viene a la mente en este preciso momento). Y creo que esto, en mayor o menor medida, termina finalmente jugándole en contra al momento de evaluar la película.

En todo caso lo bueno y loable del cine de Loreti es que es la prueba más fehaciente de que existe un tipo de cine, ya sea de ciencia ficción o terror (por solo citar algunos ejemplos), que puede pensarse, tomar forma, plasmarse y finalmente estrenarse comercialmente. El logro no es para menos, más si tenemos en cuenta el éxito que viene cosechando la cuarta película del director al día de la fecha.

Kryptonita es un buen filme argentino, y quizás lo sea independientemente del país de origen de la producción, sin embargo tiene notorios errores que lejos lo posicionan de la condición de “bisagra” que escuche numerosas veces por estos días. Mencionarlos, insisto, no significa ir en contra del producto sino acentuar la idea de que Kryptonita debería ser un buen puntapie inicial para un género que cuenta con todas las condiciones para perfeccionarse.

Nicanor Loreti tiene un genuino amor por los géneros, por eso no debería sorprendernos las claras reminiscencia estéticas a cintas como Sin City de Robert Rodriguez. Sin ir más lejos, Kryptonita nos habla desde un primer momento del encierro, tal y como lo hicieron los personajes de John Carpenter en “Asalto a la prisión 13” de 1976. Los de aquí si bien son ladrones que resisten el asedio de la policía, lo hacen en un hospital perdido de Isidro Casanova. El particular grupo, como la gran mayoría ya sabe gracias, entre otras cosas, a la fantástica movida propagandística del film, es una suerte de versión algo retorcida de muchos de los superhéroes más conocidos de DC (Superman, Batman, Flash, la Mujer maravilla, etc.).

La premisa, basada en la popular novela de Leonardo Oyola, es cuanto menos original e inteligente presentando unas criaturas nobles y queribles. Lo bueno es que la novela consigue autoridad y vuelo propio principalmente por su trabajo sobre lo local y por fundir de una manera casi imperceptible mundos tan dispares como el fantástico y sobrenatural con el trasfondo social propio de cualquier barrio del país.

Loreti consigue plasmarlo solo por momentos, cometiendo el error de abusar del recurso del diálogo excesivo propuesto por actuaciones muy dispares que van, desde las correctas hasta las lamentables, como el caso de Pablo Rago. La travesti Lady Di, que luce como La Mujer Maravilla, interpretada por Lautaro Delgado, consigue las mejores secuencias dramáticas siendo la interpretación más alta del reparto. En segundo orden de importancia esta Ráfaga, en la piel del actor Diego Cremonesi.

Kryptonita es un film con una propuesta estética válida y original que, sin embrago, se vuelca casi de manera exclusiva hacia el diálogo. Lo triste es que el mismo en ningún momento fluye, presentando varios momentos tediosos con conversaciones demasiado prolongadas que terminan sepultando el ritmo y vuelo de la película. Situaciones que son por demás notorias si tenemos en cuenta los escasos 80 minutos con los que cuenta el film.

Es preciso mencionar que el grueso de los diálogos abusan, también, de la solemnidad y la seriedad, algo que sorprende en una cinta del mismo director de Diablo. Sencillamente la película no se permite jugar con los personajes en ese aspecto, algo que el propio Palomino supo hacer muy bien con su rol protagónico en la opera prima del director. Kryptonita se apoya demasiado en sus personajes, muchos de los cuales no consiguen estar a la altura de las interpretaciones requeridas, acentuando  de esa manera, la falta total de equilibrio entre acción y diálogo.

Pese a esto, la cinta parece no haber traicionado nunca a sus espectadores, consiguiendo erigirse en un filme de género preciso y eficaz a fuerza de un puñado de personajes que recogen el espíritu de la novela. Al fin y al cabo, lo más interesante del film es que ha conseguido el requisito más importante para que el género crezca: la presencia del público.

Continue Reading
Publicidad

Su título reza que es periodista, casi un 007, pero es lo de menos. Lo verdaderamente importante es que todavía sueña con lo que va a ser cuando sea grande.

Comentar

Más en CINE

Trending

CM! PODCAST

To Top

Desarrollado por Offshoot media