Buscanos en las redes sociales

La Última Risa: Reseña de Joker

Cómics

La Última Risa: Reseña de Joker

Una de las novedades de fin de año de ECC Sudamérica fue Joker, la novela gráfica escrita por Brian Azzarello e ilustrada por Lee Bermejo. A un mes de su aparición en el mercado local, Álvaro de la Iglesia te cuenta sus impresiones.

Una de las novedades de fin de año de ECC Sudamérica fue JOKER, la novela gráfica escrita por Brian Azzarello e ilustrada por Lee Bermejo. A un mes de su aparición en el mercado local, te cuento mis impresiones.

Pocas veces un cómic tan prometedor me sometió a tal nivel de ambigüedad: la promesa dio paso a los interrogantes, y finalmente caí en esa oscura región donde críticos y reseñadores nunca quieren estar: el país de la duda, el país de los grises. Es por eso que divido la reseña en dos, para una mejor comprensión de mi propia valoración acerca de dicho material.

El vaso medio lleno.

joker-rw234kjldfjldf01Es indudable que Joker es un cómic impactante, y lo es en buena parte porque en el reconocemos al Joker tal cual como Azzarello quiere que lo reconozcamos. Ese es un triunfo incuestionable del guionista. Nos impone su visión del personaje que, dicho sea de paso, no es graciosa ni romántica (ni siquiera bufonesca), sino lisa y llanamente brutal. Aquí no hay lugar para el payaso ataviado de gala que va por la vida haciendo bromas y envenenando gente desde ingeniosas flores-trampa en las solapas del saco violeta.

Aquí el Joker es una especie de pistolero que busca recuperar su imperio criminal tras una larga internación en Arkham. Es un Joker decididamente cinematográfico (que recuerda al interpretado por Heath Ledger en 2008, aunque preferimos no sumarnos a la polémica de cual se basó en cual, teniendo en cuenta que esta novela gráfica se publicó originalmente el mismo año en que estrenó la película de Nolan).

Éste Joker pulveriza el siniestro glamour que el personaje tuvo en manos de otros autores. Ostenta el título del Príncipe Payaso del Crimen, no por pintoresquismo sino porque otros villanos igual de despiadados le temen. Dos Caras, el Pingüino (e incluso El Acertijo) aparecen y se rinden al terror que éste impone.

Sólo hay una cura posible para semejante mal, así como sólo las terapias agresivas para el cuerpo pueden contra ciertos cánceres de las sociedades modernas. Esa es la reflexión que nos brinda Azzarello en las páginas finales, y así se asegura de justificar una aparición de Batman a lo grande, realmente monumental.

Y si a este retrato de veras impresionante le agregamos el dibujo de Lee Bermejo, entonces ésta novela gráfica se termina de vender a todos. El ilustrador residente en Italia sólo se guarda para algunas páginas sus colores pasteles, su plástica y particular tratamiento de la luz (ese que también vimos en Batman: Noel). En la mayoría, lo vemos más compenetrado en narrar desde un dibujo y color más convencional (apoyado por la paleta de Patricia Mulvihill), si “convencional” es un término que puede achacársele a este ilustrador brutal y por momentos hiperrealista. Si te gusta Lee Bermejo, sabrás porqué sólo sus dibujos valen un cómic.

El vaso medio vacío.

Dijimos que Joker es un cómic impactante por las características a las que hicimos referencia, sin embargo no es –al menos a mi modo de ver- un gran cómic. El argumento de Azzarello es simple (no faltará quien diga que esa simpleza contribuye a un mejor enfoque sobre el perfil psicológico del protagonista), demasiado para uno de los mejores escritores de la industria, creador de 100 Balas -quizá la mayor mitología criminal jamás vista en la historia del noveno arte. 100 balas estaba repleta de personajes, de giros impactantes, y aquello subyacía sobre una gran idea de fondo que se iba destapando de a poco.

Joker es curiosamente chata (aún para ser una novela gráfica y no una colección regular) y tiene algunas lagunas: el Príncipe Payaso sale de Arkham dispuesto a recuperar su imperio a sangre y fuego. ¿Cómo es que lo dejan salir por la puerta, si está tan perturbado como siempre, o más? El guión no lo explica. ¿Era necesario dejar por el piso las figuras otros villanos para confirmar al Guasón como el peor de todos? Para mí, claro está, es un desacierto por parte del guionista. Finalmente, ¿qué contiene la misteriosa valija que el Acertijo le entrega al Joker en el garage? Si tiene respuesta, me la perdí.

Me la perdí tratando de encontrar “algo más” en una historia con poco peso, y donde se recurre al poco sorprendente recurso de narrarlo todo desde el punto de vista de uno de sus matones, y no desde el Joker mismo, lo que a mi juicio hubiera dado pie a algo más jugoso.

Recomendamos a Joker, por supuesto. La recomendamos a los fanáticos de Batman y de toda su mitología. La recomendamos a los fans de Lee Bermejo y a todos los que disfrutan el cómic por su impronta visual. La recomendamos a quienes se sientan atraídos por la figura de este siniestro criminal, y también por quienes sientan gusto por cómics realmente violentos.

Eso no me quita la sensación de que Azzarello es capaz de más.

joker-rw234kjldfjldf02

34 años, fotógrafo. Lee cómics desde los 10, y en este campo se autodefine como un "orgulloso exponente de la generación Perfil".

1 Comentario
  • Tata

    Lo tengo nuevito para leer, gracias al Pancho.

Más en Cómics

Trending

CM! PODCAST

To Top

Desarrollado por Offshoot media