Buscanos en las redes sociales

El secreto de sus ojos

Cómics

El secreto de sus ojos

Llamado a intervenir en sucesos claves del universo Marvel desde hace cincuenta años, el Watcher fue asesinado durante la reciente saga Original Sin. Su muerte y las consecuencias, análisis y opinión.

Quiero ver, quiero ser, quiero entrar

originalsin222kjjkljsdkljksldjk01

“Pecado Original”, el evento Marvel Comics del último año, fue una miniserie bimensual compuesta de ocho capítulos que se publicaron entre Marzo y Octubre de 2014, con textos de Jason Aaron y dibujos de Mike Deodato Junior. Para la edición local,Ovni Press la compiló en dos tomos. A estos libros se le pueden sumar los Tie-In de “Avengers” y “Deadpool” editados aparte, lectura complementaria, no obligatoria.

La macrosaga pretende ser muchas cosas a la vez. Con dispares resultados.

Considerada en su funcionalidad intrínseca al universo Marvel, supone una elegante solución a problemas editoriales que han sido generados por el paso del tiempo, que vienen de arrastre, por el solo hecho de los muchos lustros de continuidad con que cuenta la casa de las ideas. Vale decir, actualización de conceptos y personajes.

Es también, la primera vez de Jason Aaron, un gran guionista que realizado no pocos aportes a dicho panteón superheroico, en comandar esa gran saga anual superpromocionada que concita la atención de todo el fándom comiquero bajo el remanido slogan de que ‘cambiara todo lo conocido de una vez y para siempre’, premisa cada vez menos creíble, que no por ello pierde efectividad.

Por último, pero no menos importante, es un interesante cruce de géneros, de esos que sería saludable ver con mayor frecuencia en el comic mainstream. Propone un crimen de características cósmicas con graves implicancias para todos los héroes y villanos del universo 616. Policial superheroico, seria una definición precisa.

Pupilas lejanas

originalsin222kjjkljsdkljksldjk02Hace eones, una raza de seres extraterrestres cabezones, poseedores de un nivel de poder que bien podría definirlos como Dioses, enfrentó un dilema en torno a otra especie inferior, primitiva, los habitantes del planeta ProsilicusIkor, padre de Uatu, postulaba que el fuerte debe ayudar al débil, puesto que de nada sirve la grandeza si no se comparte. Esa noble consideración chocaba con el pensamiento de Emmu, otro de los miembros del Concejo encargado de tomar esa crucial decisión, que pensaba que ellos nada debían a quienes no estaban a su altura. La resolución finalmente fue tomada, y favoreció a los escasamente desarrollados Proscilicanos, que fueron beneficiados con el avance de la energía nuclear, lo que permitió a su civilización evolucionar rápidamente.

Paralelamente, la tarea que se autoimpuso el Concejo prosiguió en otros puntos de la galaxia. Para cuando retornaron a la ubicación donde su peregrinar comenzó, encontraron el planeta devastado. Sus restos radioactivos, sin rastros de vida, como resultado de una guerra en la que se utilizó como arma aquel adelanto científico que ellos habían obsequiado. Aquello puso en vergüenza a la familia de Ikor, y la lección fue aprendida por todos los integrantes del Concejo, nunca mas utilizarían sus vastos conocimientos para influir en el destino de otros, bajo ninguna circunstancia. Solo se abocarían a una labor de observación.

El universo entero no tendría secretos para el encargado de llevar a cabo esta tarea, que no fue otro que Uatu, el Vigilante, quien de esta forma compensaría aquel error de criterio cometido por su progenitor, devolviendo el honor perdido a la familia. Desde entonces, su presencia se ha hecho sentir en cientos de momentos emblemáticos de la continuidad, convirtiéndose en una especie de historiador galáctico, que también colecciona souvenirs de cada acontecimiento digno de registrarse. Su base de operaciones, ubicada en la Luna, posee un vasto arsenal con el que héroes y villanos soñarían, pero la mayor fuente de su poder reside en sus ojos, que grabaron todo lo que el Observador ha visto en su larga vida. Lo bueno y lo malo. Secretos que incomodan.

Este prólogo es lo que se presenta al lector en “Original Sin 0”, obra de Mark Waid en guión y Jim Chieng-Paco Medina en dibujos, ofreciendo un racconto de la vida del antiguo personaje, retocando convenientemente los hechos narrados por Stan LeeLarry Lieber en “Tales Of Suspense 53”, del año 1964, su primera aparición, desde la perspectiva del joven y entusiastaNovaSam Alexander.

Sus ojos se cerraron

originalsin222kjjkljsdkljksldjk03

Thor volvía de Asgard hacia Midgar, cuando su travesía fue interrumpida por un rastro de sangre, proveniente del satélite natural de nuestro planeta. Allí halló el cadáver del Watcher, con un disparo en la sien, y sin sus ojos. La torre de observación estaba semidestruida, faltando también parte de su arsenal. Llamado de alerta Avenger mediante, un reducido grupo de superhéroes se hizo presente en la escena del crimen. Iron-ManBlack WidowCapitán AmericaWolverine y Nick Fury, exdirector de SHIELD. Steve Rogers solicita al retirado Coronel que se haga cargo de la investigación, para poder encontrar a los responsables de ese deceso.

Desde las sombras, un misterioso hombre que no se muestra, lleva a cabo una selección de superhéroes de diversa extracción, convocándolos a la acción y dividiéndolos en equipos según sus particulares habilidades. Así es como Emma Frost, la mutante telépata miembro de los X-MenAnt-Man, el vengador capaz de disminuir su tamaño corporal hasta limites microscópicos, yBlack Panther, el protector de Wakanda, son enviados a algún lugar dentro de las profundidades de la Tierra. Con la ayuda de los Moloides, descubren un cementerio de gigantes y monstruos con cuerpos yaciendo desde hace mucho tiempo, cuya existencia era totalmente desconocida, además de restos de munición de energía Gamma.

El Dr. Strange y Punisher, otra dupla curiosa que termina siendo un acierto en manos de Aaron, llegan a una extraña dimensión, donde ubican cadáver de un Rey Bestia del mundo antiguo, de 26 metros de largo, a quien la vida le fue quitada con una enorme bala de radiación Gamma. El tercer grupo de tareas, compuesto por Bucky Barnes, El Soldado del Invierno, un paranoico Moon Knight, el puño de Khonshu, y Gamora, hija de Thanos y guardiana de la galaxia, siguen unas lejanas coordenadas que los conducen directamente a un los restos de un misterioso planeta viviente, fulminado a tiros con balas de radiación Gamma. Dado que los grupos no mantienen comunicación entre sí, nadie advierte el parámetro común. A excepción del excompañero del Capitán América, que se separa de sus compañeros en busca de respuestas.

Paralelamente, una numerosa coalición de superhéroes rastrea hasta el Manhattan a un particular trío de villanos, en posesión de parte de la tecnología saqueada del santuario del Watcher. Ellos son el sociopata millonario Dr. Midas, su hija Obliette, conocida como Exterminatrix, experta en las muchas formas de dar muerte con cualquier tipo de armamento, y El Orbe, un psicópata algo desequilibrado clase B, con un enorme ojo en lugar de cabeza, quien dice, era visitado en sueños por el Observador, no se sabe con que finalidad. Todos ellos secundados por las bestias conocidas como Sin-mente, los seguidores deDormammu, que ahora manifiestan cierto grado de inteligencia.

Durante el fragor de la batalla, El Orbe saca un as de la manga, uno de los ojos de Uatu, que al ser expuesto a los superhéroes, los confronta con secretos de su existencia que ignoraban, generando un enorme trauma en los presentes. Y numerosos Tie-Inde diferentes series, en una interesante movida editorial.

De allí en mas, la acción se precipita hacia un satélite en orbita terrestre donde confluirán todos los destinos. La incógnita sobre quién designó los grupos será develada a los héroes -y al lector-, dando lugar a una impactante serie de sucesos que acabaran por dilucidar los sorprendentes eventos previos a la muerte del Vigilante, determinando también, la elección de quien será su sucesor en la tarea que durante tanto tiempo llevase a cabo en soledad.

 Miradas

Puesto en comparación con otros eventos anuales recientes, de Marvel y de otras editoriales en general, el cómic resulta, por lo menos, interesante. Su punto de partida era seductor, sin lugar a dudas. Un ser infinitamente poderoso aparece muerto sin ningún motivo aparente, lo que determina una investigación al estilo CSI como pocas veces se ha visto, al menos en un entorno de capas y mallas.

El trabajo de Aaron, escritor que ha dado sobradas muestras de su talento en obras de autor -“Scalped”-, como en terrenos mainstream -“Wolverine”“Nick Fury”-, funciona en un principio, al presentar el suceso sobre el que girará la trama posteriormente con espectacularidad y grandilocuencia. Suma, también, el aporte de Deodato, que ha mejorado bastante desde sus tiempos en “Wonder Woman”, con una personal puesta en página, fluidez en su narrativa, aunque con algunas carencias en la composición de los rostros y la expresividad de los personajes.

El declive comienza a poco de arrancar, cuando no se presentan correctamente los posibles sospechosos del asesinato, con lo cual se hace demasiado evidente quién ha sido responsable de acabar con el extraterrestre. Como lector, tener esa sospecha al segundo, tercer acto de la serie, y confirmarla bastante antes del último numero, lleva a cierto desagrado que conspira contra la estructura del tipo de relato propuesto, algo que termina volviendo densa la lectura. Falla imperdonable, que podría haberse solucionado con una menor extensión de números. La vuelta de tuerca que se intenta sobre el final al respecto de el-los perpetradores del crimen, tampoco sale del todo bien, puesto que no se entienden las causas por las cuales Uatu permitió que aquello suceda. Está claro que al momento de su deceso sobrellevaba su tarea con enorme pesar, pero ello no basta, creo, para dejarse matar de la forma en que lo hizo.

En definitiva, Aaron sale del desafío bien parado a medias, cumple con lo que se le pide editorialmente, entregando no pocos buenos momentos y una bomba de hechos desconocidos que serán -bien o mal- explorados posteriormente, en lo que es la verdadera jugada detrás de la movida editorial, pero traiciona la esencia de la historia que el lector esperaba.

En este punto se hace complicado no spoilear, pero considero que si el asesino hubiese verdaderamente hallado la muerte, la saga hubiese ganado un plus que elevaría su calidad en tanto obra artística. A favor del guionista podemos mencionar la correcta selección de los grupos protagonistas, seres de diversa extracción que manejó correctamente en lo que respecta a sus interacciones durante el desarrollo del relato, además de dos arriesgadas movidas de sucesión, la ya mencionada del Observador, y la del asesino en su oculta misión previa de protección a la Tierra, que, a propósito, cuesta creer que haya podido llevar adelante durante tanto tiempo sin que nadie haya sospechado nada.

Lo que se dice, un injerto de retrocontinuidad algo fallido, bajo la poco sutil premisa de que ‘el fin justificaría los medios’. O, casi lo mismo, Marvel volviendo a los convulsionados tiempos de “Civil War”. Veremos qué depara el futuro.

originalsin222kjjkljsdkljksldjk04

Continue Reading
Publicidad

37 años, Licenciado en Comunicación Social. Comiquero por naturaleza, casi. Cinéfilo. Voraz lector, accidental escritor.

Comentar

Más en Cómics

Trending

CM! PODCAST

To Top

Desarrollado por Offshoot media