Buscanos en las redes sociales

De como descubrí a Daniel Craig y con él a Bond

CINE

De como descubrí a Daniel Craig y con él a Bond

Dí con Layer Cake allá por el 2006. El film había estrenado dos años antes y estoy casi seguro que, por lo menos aquí en Argentina, fue directo al video. Lo encontré revolviendo dvds en un ya extinto videoclub de barrio que curiosamente quedaba en el centro. Quizás por eso no funciono, quebró y liquido.

Allí compre quince títulos, entre ellos Layer Cake y el Gigante de Hierro y más tarde con la quiebra de Blockbuster otros 100.

Los dueños la sufren, sin embargo la palabra quiebra surte en mi persona el mismo efecto que la bóveda llena de dólares de tío rico: mientras unos pierden nosotros ganamos y sin el mínimo atisbo de culpa nos regodeamos con ello.

Layer Cake es una “de crimen ingles” con mucho de la Snatch (2000) de Guy Ritchie y que marcaba el debut como director de un por ese entonces desconocido Matthew Vaughn (actualmente es conocido por ser el director de Kick ass y X men first class).

Director e interpretes eran tan ignotos que la publicidad de su portada rezaba un típico slogan: “de los productores de…”.

En esos momentos Pierce Brosnan se despedía de la inmensa franquicia de James Bond. Lo había hecho bien en cuatro oportunidades (GoldenEye, Tomorrow never dies, The World Is Not Enough y Die Another Day) pero el público, la crítica y la taquilla requerían un cambio: un nuevo Bond, uno mucho más joven. Pierce devolvió gentilezas y de manera ironica personifico/parodio la decadencia de un agente con ansias de retiro en otro film chiquito pero inmenso: The Matador (2005).

En Layer Cake Daniel Craig personificaba a un traficante de drogas culto, elegante y  del que nunca llegamos a conocer su verdadero nombre. Lo llaman XXXX.

Mi hermano compartia el film conmigo la primera vez que lo vimos. En determinado momento y en cierta escena en la que Craig sostenía un arma el oprimió “pause”. Me miro, lo señalo y me dijo: “che, dicen que este es el próximo Bond”.

 

 

Por Cristian Oliva.

Su título reza que es periodista, casi un 007, pero es lo de menos. Lo verdaderamente importante es que todavía sueña con lo que va a ser cuando sea grande.

Más en CINE

Trending

CM! PODCAST

To Top

Desarrollado por Offshoot media