Buscanos en las redes sociales

Central Mutante ::.

Una de Stallone: Crítica de The Expendables 2

CINE

Una de Stallone: Crítica de The Expendables 2

Los indestructibles 2 (The Expendables 2, Estados Unidos/2012). Dirección: Simon West. Con Sylvester Stallone, Jason Statham, Jean-Claude Van Damme, Dolph Lundgren, Jet Li, Chuck Norris, Bruce Willis, Arnold Schwarzenegger, Randy Couture, Liam Hemsworth, Scott Adkins y Nan Yu. Guión: Richard Wenk y Sylvester Stallone. Fotografía: Shelly Johnson. Música: Brian Tyler. Edición: Todd E. Miller. Diseño de producción: Paul Cross. Distribuidora: Alfa Films. Apta para mayores de 16 años.

 

Las razones para ver “Expendables 2”, una cinta que ya desde su peculiar título nos indica que es literalmente desechable, responden básicamente a dos razones que sutilmente reproduzco a continuación:

– La ves porque simplemente no tenes ni el más mínimo atisbo de gusto cinematográfico o…

– Tenes unos cuantos años y extrañas profundamente la sencillez propia del cine de acción de los 80. Digamos: ausencia total de buenas actuaciones y un inexistente guión.

El público al que apunta el film comandado por el “abuelo” Silvester Stallone  es claro. Es el mismo al que no le importa el festin de años y botox que desborda el conjunto de sus protagonistas y que solo quiere adrenalina, testosterona y explosiones varias (un combo perfecto). Sly lo sabe y su público también. Y ese es el pequeño gran secreto de esta humilde superproducción: la complicidad que mantiene en todo el metraje con el espectador.

The Expendables 2 es un film simple sin más pretensiones que las de entretener y pasar un buen rato. Es un cortito bien dado al menton: puro cine de acción violento y eficaz. Una cinta de las de antes, de las que veías sin necesidad de que alguien te la explique y carente del siempre presente After effect. Que paradoja del destino que comparta cartelera con la nueva de Bourne estandarte de esta nueva forma de presentar este género cinematográfico.

Más allá de que la cinta no evidencia notorios cambios respecto a aquella estrenada en 2010, cumpliendo la premisa de no tocar nada si es que funciona, presenta ciertas características que la ponen apenas por encima de su antecesora.

En esta oportunidad Stallone abandona la silla de director y cede la responsabilidad a un experimentado Simon West encargado entre otras cosas de Con Air, Tomb Raider y El mecánico. Y no lo hace del todo mal, entendiendo a la perfección los clichés y el cierto tono de autoparodia que muestra el film a lo largo del ancho de su metraje.

La cinta mantiene el reparto original, y si bien algunos pasan desapercibidos (el caso de Crews y Couture) notamos al resto menos desaprovechado respecto a la primera parte. Incluso Jet Li, que tan solo aparece unos breves minutos al comienzo, despliega su impronta durante unos minutos.

Pese a que los cameos no pueden disimular una evidente torpeza, lo hacen con soltura recurriendo al chiste fácil y al latiguillo de turno. Claro que algunos se repiten hasta el hartazgo (tal el caso de Don Arnold con su “I´ll be back”).

Sin embargo, y aca nos ponemos serios, si hablamos de personajes no podemos dejar de mencionar al señor Van Damme. El belga confecciona en sus no más de 20 minutos al frente de la cámara un villano maravilloso y soluciona así el punto más flojo de su antecesora. Brinda un malvado que tiene un perfecto equilibrio entre la pantomima,  lo bizarro y la seriedad. JCVD demuestra que entiende cuando es momento de bajar un cambio, poner freno y tomarse las cosas bien en serio (o tanto como se lo permita este blockbuster).

Lo demás, y los 10 minutos iniciales del film son un gran presagio, serán explosiones; con mayor o menor estilo, con más o menos ideas, pero explosiones al fin.

¿No hay reproches? Si los hay. Y es que queda un sabor reticente acerca de lo que hubiese ocurrido si el film se tomase a si mismo un poco mas en serio. Hay un escenario en particular (una réplica de una ciudad estadounidense desierta) que es casi de antología, una belleza a punto de ser arruinada por el paso del hombre. Es quizás el punto de inflexión en el film, el momento en que Sly tuvo la oportunidad de decidir que camino tomar. Y eligio volver a la parodia.

Y aquí detenemos el análisis, si es que esto se le parece, porque es imposible analizar los sentimientos. Y el film traza su camino, claro esta, de la mano de la nostalgia. Y lo importante es que el público responde.

Los indestructibles no esta mal, incluso como mencionábamos, es mejor y más llevadera que la primera y como aliciente presenta un villano como dios manda.

No hay razones más que las expuestas. Lo cierto es que volvemos al cine, a este tipo de cine, por una simple razón: crecimos y envejecimos tal y como lo hicieron estos dinosaurios.

 

 

Continue Reading

Su título reza que es periodista, casi un 007, pero es lo de menos. Lo verdaderamente importante es que todavía sueña con lo que va a ser cuando sea grande.

Más en CINE

Trending

CM! PODCAST

To Top

Desarrollado por Offshoot media