Buscanos en las redes sociales

Conociendo al padre del errante: Charla abierta con Robin Wood

Cómics

Conociendo al padre del errante: Charla abierta con Robin Wood

“La vida es hermosa incluso cuando uno es pobre, como lo fue en mi caso, pues siempre hay una flor en el jardín, una chica bonita y una buena canción”

 

La charla se desarrollaba en el marco de la Crack Bang Boom, tercera convención internacional de cómics cita en la ciudad de Rosario. Lo hacia específicamente en el Centro Cultural Bernardino Rivadavia y en un horario paralelo al epicentro de la muestra que se daba cita en el CEC. Llegamos apurados, pensando quizás que la charla no podía extenderse demasiado, que el público no acompañaría y que la misma seria amena, sencilla e íntima (casi un unplugged).

Nos equivocamos fulero.  Fue amena y sencilla…pero lejos estuvo de ser íntima. La sala estaba atestada de gente, presentando una mixtura generacional increíble. Niños de 8 a 10 años presenciaron junto a padres y abuelos una conferencia que se extendió mucho más allá de la hora y media que tenia pautada. Anécdotas exquisitas, aplausos hasta el hartazgo y una predisposición absoluta para que cada uno de los presentes tuviera la oportunidad de llevarse un souvenir, un recuerdo, una forma de plasmar su infancia y mantenerla viva.

Solo pocas personas son capaces de despertar esa gran empatia, solo algunas. Una de ellas es Robin Wood.

 

Quien es Robin Wood:

Escritor y guionista nacido en 1944 en un pueblito de Paraguay. Sus propias palabras rezan que no concluyo 5to grado. Descendiente de irlandeses, su madre decide llamarlo Robin Wood (un gran augurio, previendo que las aventuras serian el fuerte de su vida).

La pobreza fue el atenuante en sus primeros años de vida, tanto en Paraguay como en Argentina (país al que llego cuando era apenas un niño). Con 11 años Wood trabaja en la construcción y pasa de orfanato en orfanato viviendo en condiciones lamentables.

Sus ansias de ser historietista lo cruzan en la Escuela Panamericana de arte con un joven dibujante empleado de la editorial Columba, con quien formaría, mas tarde, una dupla antológica. Hablamos de Lucho Olivera.

Es Olivera quien lo incentiva a escribir guiones ya cansado de las historias que hasta ese momento plasmaba en la editorial. Wood cumple y le entrega cerca de cuatro historias, sin embargo no cuenta con tiempo, ni dinero suficiente para afrontar los gastos que le ocasiona la escuela de arte y termina dejándola. De esta manera se entrega a su vida rutinaria, a su trabajo en un la fabrica y a sus jornadas laborables de 10 horas.

Un día de lluvia torrencial, según cuenta el propio Wood, da con la tapa de Dartagnan número 135 (de octubre de 1966), sin saberlo con el sumario y con él con su firma que  acompañaba la historia titulada “Aquí la retirada”. Fue el comienzo de un gran vínculo con Editorial Columba. El público solicitaba más guiones mas historias y Wood comenzó a escribir como nunca la había hecho.

Así nos regala: Nippur de Lagash (quizás el personaje que encierra mayores rasgos en común con el escritor), Gilgamesh, Dago, Mark, Pepe Sánchez, Savarese, Dennis Martin y otros tantos, la mayoría de ellos desconocidos pues no están publicados en castellano.

Un dato curioso es que la gran fama con la que cuenta el autor se asienta, por lo menos aquí en Argentina, en publicaciones que ya han dejado de existir. Resulta inevitable entonces no retrotraernos a su época en la Columba. La editorial le da la posibilidad de concretar su sueño, y el de muchos, y parte en un buque de carga hacia Europa con el afán de recorrer el mundo. Mientras tanto escribió (con una Olivetti bajo el brazo) historias que diariamente envio por correo. “Yo no había visto mis historias publicadas, yo viajaba y enviaba guiones….un día después de cinco años volví y me encontré con el boom…un boom llamado Robin Wood”.

 

Robin Wood cara a cara con su público:

En ese impactante cuadro y frente a esa horda de fanáticos, el afamado escritor respondió a un sin fin de preguntas. El tema destacado, sin dudas, fueron sus personajes. El autor los caracterizo de la siguiente manera:

“Siempre intente que mis personajes fueran reales en primer lugar y humanos en segundo plano. Que contaran con sentimientos, que tuvieran humor. Pues como en la vida siempre hay una línea muy fina entre los buenos y los malos”.

Central mutante presencio tan importante acontecimiento y es por eso que les entrega el siguiente fragmento. Dale play!

 

Su título reza que es periodista, casi un 007, pero es lo de menos. Lo verdaderamente importante es que todavía sueña con lo que va a ser cuando sea grande.

Más en Cómics

Trending

CM! PODCAST

To Top

Desarrollado por Offshoot media